Luego de que incendios arrasaran 85.000 hectáreas en Mendoza, aumentan el número de brigadistas

Desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables explicaron que se incrementó la inversión para combatir los siniestros. Nos encontramos en temporada de “alto riesgo”.

A fines de noviembre se registró el último gran incendio, esta vez fue en el cerro Peral, de El Challao.
A fines de noviembre se registró el último gran incendio, esta vez fue en el cerro Peral, de El Challao.

Casi 85.000 hectáreas fueron arrasadas por incendios forestales en Mendoza en lo que va del año. Ante el avance de las llamas, propiciadas por la angustiante sequía instalada hace tiempo, aunque muchas veces fomentadas por acción intencional del hombre, se decidió incrementar los recursos y el personal para hacerles frente.

Desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables, a cargo de Sebastián Melchor, explicaron a Los Andes que se ha incrementado la inversión para el Plan Provincial de Manejo del Fuego para combatir con mayor efectividad estos siniestros. En lo que va de 2023, se han quemado casi 85.000 hectáreas con un promedio de 80 incendios en el año. Puntualmente fueron afectadas por focos ígneos 84.839 hectáreas, un 92% más que en el periodo anterior, según estadísticas del Plan Provincial de Manejo de Fuego (PPMF).

Urgente: se desató un incendio en inmediaciones del Cerro Arco.
Urgente: se desató un incendio en inmediaciones del Cerro Arco.

Encabezando un penoso listado de siniestros se encuentra el incendio ocurrido en General Alvear en agosto pasado. El del 30 de octubre en la zona de El Challo y el reciente en la ruta provincial 13, en la zona del cerro Las Chilcas completan el “top 3″ del ránking.

“Los números en lo que va del año son mayores al mismo período de 2022 y esto también se debe a las condiciones climáticas actuales, ya que el año pasado hubo mayor cantidad de precipitaciones y mantuvo la humedad necesaria”, explicó Melchor.

“Este año se acentuó la sequía y las precipitaciones níveas en la montaña no alcanzaron para lograr niveles óptimos de humedad en el suelo”, diferenció el funcionario. Es que el año pasado se perdieron 44.000 hectáreas en 178 hechos.

Ante estos números preocupantes, Melchor reconoció que “se han incrementado en un 30% los brigadistas temporarios del Plan Provincial de Manejo del Fuego para esta temporada”. Detalló que “se han invertido más de mil millones de pesos en las bases con que cuenta el Plan en Mendoza, realizando a nuevas las de La Paz y Ñacuñán”.

El director de Recursos Naturales también comentó que han hecho una fuerte inversión en equipamiento ignífugo, en kits de prevención y en vehículos (10 camionetas), pero que los problemas de la macroeconomía nacional han retrasados dichas compras.

Los incendios más graves de 2023

En lo que va de este año, hubo incendios forestales en Mendoza que generaron tensión por la cantidad de hectáreas afectadas e, incluso, de personas evacuadas.

A comienzos de año, precisamente el 17 de enero, una tormenta eléctrica generó un incendio forestal de unas 20.000 hectáreas en General Alvear, siniestro que también afectó a partes de San Luis y La Pampa.

Entre los siniestros más graves que hubo se encuentra el que se dio en el marco de un Zonda virulento a fines de octubre. El 28 y 29 de ese mes se quemaron cerca de 6.000 hectáreas luego de un incendio registrado en El Challao provocado de forma intencional, según las autoridades, y en el piedemonte de Luján de Cuyo.

En aquel evento, y debido al avance de las llamas, se tuvo que evacuar a unas 90 personas que residen El Challao y a unas 82 en Luján, focos que llevaron a un trabajo conjunto entre brigadistas, bomberos, Policía y Defensa Civil.

También en octubre un incendio forestal afectó la zona de La Asunción, en Lavalle, donde se quemaron unas 600 hectáreas. En este siniestro actuó un camión hidrante del Plan Provincial de Manejo del Fuego, el helicóptero Halcón 1 de la Policía, una topadora D8 de la Dirección de Hidráulica y elementos de acción rápida.

El 31 octubre, los brigadistas y bomberos lograron controlar el fuego en una finca de calle Las Turberas, en zona de El Carrizal, donde se quemaron unas 20 hectáreas de campo, afectando también a los árboles del lugar.

Y el reciente evento producido en sobre la ruta 13, a la altura del puesto Las Chilcas en el cerro Vizcacha, se quemaron unas 3.000 hectáreas, de acuerdo a las primeras estimaciones de Defensa Civil. Este incendio forestal mantuvo en alerta a las autoridades y equipos de emergencia y para combatirlo se tuvo que recurrir al helicóptero del PNMF, un helicóptero Halcón de la Policía, brigadistas, bomberos y personal de seguridad.

La solicitud a Nación

Entendiendo que Mendoza atraviesa la temporada de alto riesgo de incendios y ante la sequía reinante en todo el territorio, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial le realizó un pedido formal al Ministerio de Ambiente de la Nación, que conduce Juan Cabandié. Se fundamenta en que los índices de peligro de incendios (combustible disponible) de Mendoza han superado al máximo histórico

Se solicitó al organismo nacional un avión hidrante de descargas de tolva controladas con capacidad de tanque de agua de 3.000 litros o mayor. Este medio se encontraría emplazado en Luján de Cuyo, en el aeroclub La Puntilla, en apresto permanente, teniendo como zona de cobertura el Gran Mendoza y la zona Este.

También se pidió el envío de un helicóptero con capacidad para traslado de personal de cinco pasajeros más tripulación y un ataque de incendios de 800 litros o superior. Este medio se encontraría emplazado en San Rafael, puntualmente en la base Monte Comán para dar cobertura a General Alvear, San Rafael, Malargüe, Santa Rosa y La Paz, zonas con mayor riesgo de incendios por causas naturales y con mayor distancia a cualquier cuartel de bomberos.

El Índice Meteorológico de Peligro para Incendios Forestales muestra una “disponibilidad absoluta para la combustión de los combustibles vegetales muertos en contacto con el suelo de diámetros medianos y gruesos como así también de las dos últimas capas subterráneas compactadas (BUI), lo cual permite y facilita el desarrollo de grandes incendios”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA