Los Villegas, la increíble familia de Lavalle que sigue sumando abanderados

El "record" de los Villegas: 11 hermanos fueron abanderados
El "record" de los Villegas: 11 hermanos fueron abanderados

Once de un total de 12 hijos de Patricia y Carlos, que asistieron o asisten a la Escuela Albergue Maestro Pablo Pizzurno, situada en San José, Lavalle, fueron o son abanderados. El récord y el esfuerzo. La historia.

Para Carlos y Patricia Villegas, que viven en una zona rural de San José, en pleno secano de Lavalle, la Escuela Albergue Maestro Pablo Pizzurno es su segundo hogar. Sin embargo, representa mucho más que un colegio: fue el lugar donde sus 12 hijos crecieron, estudiaron y se desarrollaron como personas.

Los Villegas tienen una historia muy particular que rodea a esta escuela. Una historia difícil de igualar: de sus 12 hijos, 11 fueron –o están—en el cuadro de la bandera.

“Sí, puede parecer extraño, pero es así. Ni mi esposo ni yo hemos podido estudiar y fue algo que siempre deseamos para nuestros hijos. Somos una familia humilde, de escasos recursos, y en algunos casos se nos hace cuesta arriba que puedan continuar en la universidad, pero al menos en la primaria y secundaria todos han sobresalido”, destaca Patricia, en diálogo con Los Andes.

Lo cierto es que este año le tocó debutar a Juan Gabriel, el anteúltimo de los hijos, que acaba de finalizar séptimo grado de la primaria. Precisamente Javier, el menor, que va a segundo grado, aún no tuvo ese honor y es el único que resta de sus 11 hermanos en portar la bandera u oficiar de escolta.

La historia no termina allí: Rubén, que también fue abanderado y alumno de lujo –hoy de 30 años— pertenece al plantel de docentes de la misma institución donde estudió y fue durante 2022 maestro de su hermano Juan Gabriel y uno de los que más luchó para que esos niños pudieran viajar a Tunuyán de viaje de fin de curso. Finalmente se consiguió con ayuda de la comunidad.

“Todos nuestros hijos, gracias a Dios, han sacado siempre excelentes promedios y han sido elegidos mejores compañeros, mejores alumnos y con mejor asistencia. Estamos muy orgullosos”, amplió, para destacar: “Desde hace muchos años somos colaboradores en la cooperadora. Hay mucho por hacer en la escuela y desde que nuestros hijos concurren nunca dejamos de ayudar para que siga progresando.

Con un emotivo acto de fin de curso realizado días atrás Juan Gabriel portó la bandera y se convirtió en el hijo número 11 en tener ese honor. La lista de hijos sobresalientes, muchos de los cuales ya no viven con Patricia y Carlos, son: Víctor (33), Leonardo (32), Rubén (30), Diolinda (28), Belén (27), Andrea (24), Rocío (22), Candela (19), Carolina (16), Guadalupe (15), Juan Gabriel (13) y Javier (9).

Padres e hijos, todos juntos.
Padres e hijos, todos juntos.

“Nos hemos puesto siempre a disposición de ellos y han estado albergados durante sus estudios porque nuestra vivienda está muy lejos de la escuela. Fue un esfuerzo “Sí, es un esfuerzo, pero todos lo han hecho por igual y sin quejarse”, reconoció Patricia en una entrevista anterior, para agregar que los mayores ya se han independizado y tienen sus familias. Patricia y Carlos ya son abuelos.

Siempre comprometidos con el establecimiento, era y es frecuente acompañar a sus hijos a los actos como escoltas o abanderados. “Es un orgullo, porque mi esposo y yo no hemos tenido esa posibilidad y hemos apostado a ellos”, insistió.

Días atrás, el curso de Juan Gabriel cobró notoriedad pública porque necesitaban afrontar el viaje de ida al polideportivo de Tunuyán para pasar unos días como egresados de séptimo. “No hay recursos y necesitamos la colaboración de la comunidad”, había pedido Rubén, maestro y hermano del egresado abanderado.

Se trataba de un total de 10 alumnos que hicieron un llamado a la solidaridad a través del propio docente y de Patricia. El traslado era desde el propio establecimiento, situado en el km 976 s/n de San José, Lavalle, hasta el centro de Tunuyán.

Finalmente, el sueño pudo hacerse realidad para los estudiantes (Rosalinda, Lautaro, Catalina, Luis, Rubí, Darío, Gilda y Luciana, además de Juan Gabriel).

“Un enorme agradecimiento para quienes lo hicieron posible, el primer lugar para los simpatizantes de Gimnasia y Esgrima de Mendoza, Carlos Molina, Oscar Valdivia, Fernando Romano, Gastón Fernández, Adriana Fernández, Matías Ervins, Martín Cavagnaro, Walter Quiroga y también a la Municipalidad de Lavalle, en especial a Gerardo Vaquer y al albergue municipal de Tunuyán que hospedó a los niños”, enumeró Patricia. También mencionó a su hijo Rubén y a la seño Yésica, quienes formaron parte del contingente.

“Compartieron días inolvidables, momentos únicos que pudieron vivirse gracias a una cadena de solidaridad”, aclara la mamá, que seguirá trabajando en pos de esta humilde escuelita del secano lavallino aunque sus hijos sigan creciendo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA