Le hizo el “cuento del tío” a un jubilado belga, le robó 31.000 dólares y un policía lo descubrió

Ocurrió en Retiro. El delincuente le había hecho creer al hombre de 78 años que había secuestrado a su hijo. El efectivo sospechó de la situación al ver la entrega de la bolsa con el dinero y lo detuvo.

La empleada doméstica del jubilado le entregó la bolsa con los 31.000 dólares al supuesto remisero enviado por el secuestrador.
La empleada doméstica del jubilado le entregó la bolsa con los 31.000 dólares al supuesto remisero enviado por el secuestrador.

Un delincuente logró robarle 31.000 dólares a un jubilado belga en el barrio porteño de Retiro bajo la modalidad “cuento del tío”, al asegurarle que su hijo había sido secuestrado. Afortunadamente un policía que vigilaba la zona sospechó de la situación, al ver que una empleada doméstica entregaba una bolsa mientras este esperaba estacionado en doble fila, por lo que decidió accionar y lo detuvo.

La víctima, un jubilado de 78 años, juntó todos sus ahorros, los metió en una bolsa y le pidió a su empleada que se los entregara al supuesto remisero que había enviado el secuestrador, quien esperaba en la puerta del edificio ubicado en la calle Posadas al 1100 de Retiro.

El jubilado colocó sus ahorros en una bolsa que entregó al supuesto secuestrador.
El jubilado colocó sus ahorros en una bolsa que entregó al supuesto secuestrador.

Pero fue entonces que un efectivo de la Policía de la Ciudad vio la situación y le llamó la atención como la mujer le entregaba la bolsa a un hombre que esperaba dentro de un Renault Logan gris, por lo que sospechó que se trataba de una maniobra extorsiva y mandó a pedir refuerzos.

Según detalló Clarín, cuando la Policía detuvo al delincuente, este declaró ser remisero y que lo habían enviado al edificio para trasladar un paquete hasta una farmacia ubicada en Juan B. Justo y Nazca.

Sin embargo, la mujer que entregó el dinero contó a los policías que su patrón le pidió que pusiera esos ahorros en la bolsa y se la entregara a un auto que estaba por estacionar, porque habían secuestrado a su hijo.

Finalmente, quedó esclarecido que se trataba de un engaño. Por lo que el chofer del auto quedó detenido y se llevó a cabo la entrega de las pertenencias del jubilado. La causa pasó al Juzgado Nacional Criminal y Correccional N° 41.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA