La fase 1 no logró disminuir las juntadas y temen que suban los casos de coronavirus en Mendoza

Especialistas opinan que un confinamiento puede volver a aplicarse para bajar los contagios porque el que pasó no fue significativo. Foto: Mariana Villa / Los Andes
Especialistas opinan que un confinamiento puede volver a aplicarse para bajar los contagios porque el que pasó no fue significativo. Foto: Mariana Villa / Los Andes

Especialistas apuntan a las reuniones sociales como impulsoras de contagios, aunque el impacto se verá en 10 días. La movilidad aumentó 24% en zonas residenciales.

Nueve días de restricciones fuertes pasaron y mañana todo dará marcha atrás. Es decir que se volverá a las normas para prevenir contagios de Covid-19 que regían hasta el pasado viernes 21 de mayo. Ante este panorama, es inevitable preguntarse respecto de la eficacia de las medidas observando, además, que se incrementaron los encuentros sociales, algo que se buscaba desalentar.

Todavía lejos de poder establecer un balance de lo que fue la fase 1, concepto en el que coinciden los consultados para esta nota, desde el Gobierno local ya adelantaron que mañana “inexorablemente” se volverá al esquema de restricciones y habilitaciones vigentes previamente a esta medida. Además, respecto a la evaluación del impacto que ha tenido este cierre temporal, en el Ejecutivo consideran que el balance se debe hacer dentro de unos 10 días, cuando se pueda evidenciar si ha habido una baja en cuanto a la cantidad de contagios.

En cuanto a nuevos positivos y muertes fue una semana dura y se mantuvo la positividad alrededor del 35%, es decir, tres veces más de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud. También se informó que se produjeron 42 víctimas fatales en la provincia en una sola jornada, el mayor número de fallecidos desde que inició la pandemia y se registró la mayor cantidad de vidas perdidas en siete días, con 202 muertes.

Más movilidad ciudadana

Para el doctor Rodolfo Torres, coordinador médico de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Mendoza (Aclisa), la fase 1 no va a tener un impacto significativo en Mendoza. De hecho, aseguró que no le extrañaría ver un aumento en la curva porque donde está el problema de los contagios es, justamente, donde no se cumplieron las restricciones, es decir, en las juntadas domiciliarias familiares.

Sucede que a partir del informe “Mobility Report Argentine”, Aclisa logró determinar que hubo un aumento de 24% en la movilidad ciudadana en zonas residenciales respecto al período de cinco semanas desde el 3 de enero hasta el 6 de febrero de 2020, es decir, antes de la pandemia. Además, si se toma en cuenta el 7% que arrojó este estudio respecto a la semana del 14 al 20 de mayo, resulta llamativo el incremento atendiendo a que se buscaba reducir esta actividad con la fase 1.

“Tenemos una altísima cantidad de gente que no respetó las restricciones. Hubo impacto en la actividad laboral, en los supermercados o parques, pero en las juntadas familiares se llegó a un récord histórico. Hubo un 24% más respecto a la semana basal (las de enero y febrero antes mencionadas) previa a la pandemia. Pero no se puede poner un policía en la puerta de la casa de cada familia, así que va más allá de la medida gubernamental”, estimó el especialista.

De hecho, si se repasan los datos del reporte, se observa que en la semana del 21 al 27 de mayo, la movilidad hacia tiendas y ocio disminuyó 64%. Para los supermercados y farmacias bajó 24%, en parques -68%, en estaciones de transporte -54% y en lugares de trabajo -57%.

“La fase 1 no va a tener un impacto significativo. No me extrañaría ver un aumento en la curva porque subió la circulación donde está el problema. Es allí donde se relajan las medidas de prevención porque no hay barbijo o hay abrazos. No ocurre lo mismo en la escuela o en un negocio. Es decir, disminuimos donde no hay problemas y aumentamos donde sí los hay. Y esta medida tiene sentido si la gente respeta”, resaltó Torres.

Desde su perspectiva, haría una restricción de la movilidad cuidando la actividad escolar y laboral pero restringiendo la circulación nocturna y del fin de semana.

Es efectiva si se acata

La infectóloga Victoria Codina explicó que volver a fase 1 es una medida que se ha tomado en muchos gobiernos del mundo y que siempre ha funcionado en la medida en que la población la respete. “Cuanto menos respeto hay con estas medidas es menor el impacto. Creo que la movilidad de la gente disminuyó aprovechando el fin de semana. Lo que hay que hacer entender es que la medida es mejor cuanto más acatamiento hay”, dijo la especialista, y agregó que de 10 a 14 días se verán los resultados.

Codina aclaró que lo que se busca es disminuir tanto la cantidad de casos como la velocidad de contagios, que en los últimos días fue alarmante e impactó no sólo en la transmisión del virus sino en los casos y en las muertes. “Se busca cambiar esta tendencia, pero tampoco se pueden tomar estas medidas durante un tiempo prolongado porque luego nadie acata. Yo considero que va a haber un impacto, que la curva se va a estabilizar”, pronosticó.

Aseguró que, si efectivamente esto ocurre, debería volverse a tomar esta medida, sobre todo si la suba de casos es similar. “Podrían repetirse estas restricciones en algunos meses. Y la disminución de circulación debe ser absoluta”, cerró Codina.

Atender casos particulares

Juan Carlos Videla, presidente de la Cámara de Servicios de Emergencia y vicepresidente de la Federación de Emergencias, contó que la semana fue extremadamente dura y que todavía se viven las repercusiones de las anteriores. De todas maneras, señaló que este es el peor momento desde que empezó la pandemia, aunque desconoce si será el último.

“Aún no se ha tomado el nivel de conciencia para la situación sanitaria. Estamos colapsados en la atención domiciliaria y hospitalaria. Hay problemas de recursos, tanto de camas saturadas como de personas para atenderlas”, explicó Videla y agregó que también hay problemas de insumos.

Además, detalló que hay cada vez más demanda de oxígeno, que sigue siendo muy requerido y que al haber personas más jóvenes ocupando camas, el tiempo de permanencia en ellas es más largo porque, debido a la edad, el paciente resiste más. “Lamentablemente también es más probable que una cama se desocupe porque se muere el paciente que porque se recupere”, dijo con preocupación.

Respecto de continuar con restricciones duras, Videla cree que hay que apuntar a tomar decisiones en casos puntuales y no generalizar. “Cada lugar tiene una situación distinta y las medidas generales son, justamente, generales. Hay que tomar medidas de acuerdo a cada lugar y, donde no haya colapso, se puede seguir perfectamente con la actividad económica”, opinó.

Más de 7.000 casos en plena cuarentena estricta

Para analizar lo que ocurrió la semana de fase 1 hay que remitirse a los partes diarios del Ministerio de Salud provincial. El sábado 20, día en que inició el periodo de restricciones más duras, se procesaron 3.202 determinaciones de las cuales 2.102 fueron negativas. Se registraron 1.100 nuevos positivos (34%) con 28 víctimas fatales. El domingo, se procesaron 1.987 determinaciones: 1.289 fueron negativas, 698 positivos (35%) y perdieron la vida 28 personas.

En tanto, el lunes se procesaron 1.891 determinaciones de las cuales 1.241 fueron negativas, 650 fueron nuevos contagios (34%) y fallecieron 23 personas. El martes se procesaron 1.697 determinaciones, de las cuales 1.110 fueron negativas, hubo 587 contagiados (34.5%) y 25 fallecidos. El miércoles se procesaron 3.078 determinaciones, de las cuales 2.008 fueron negativas, hubo 1.070 nuevos positivos (35% de positividad) y 27 fallecidos.

El jueves, uno de los peores días en cuanto a fallecidos, hubo récord de 42 personas. Se procesaron 3.426 determinaciones, que arrojaron 2.209 negativos y 1.217 contagios, o sea que la positividad fue de 35,5%. En tanto, el viernes se procesaron 3.115 determinaciones, de las cuales 2.050 fueron negativas y hubo 1.065 nuevos positivos (34%). Los fallecidos fueron 27. Así, de sábado a viernes se registraron 6.978 contagios y 175 muertos.

Además, respecto de las muertes, desde Aclisa – la asociación que nuclea a las clínicas privadas de Mendoza- informaron que esta semana por primera vez hubo más de 200 fallecidos por Covid-19 en siete días ya que hubo 202 decesos. De ellos, 24,41% eran personas mayores de 80 años mientras que 13,61% tenía entre 70 y 79 años y son los dos segmentos en los que la enfermedad tiene mayor impacto. A pesar de eso, detallaron que bajó la ocupación de camas en el sector privado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA