sábado 19 de junio de2021

Historia y particularidades de la variante británica que llegó a Mendoza
El crecimiento de los contagios hizo que las personas busquen realizarse más los test para saber si están contagiados. El PCR es uno de los análisis más utilizados.
Sociedad

Historia y particularidades de la variante británica que llegó a Mendoza

El gobierno local informó ayer que fue detectado un caso en la provincia. Cuáles son sus características y cuál puede ser su impacto.

Historia y particularidades de la variante británica que llegó a Mendoza
El crecimiento de los contagios hizo que las personas busquen realizarse más los test para saber si están contagiados. El PCR es uno de los análisis más utilizados.

Finalmente, luego de ser presentada en sociedad y para todo el mundo en diciembre, la variante del Reino Unido del virus Sars CoV-2, ya está en Mendoza.

“El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deporte informa que, como resultado de la vigilancia epidemiológica que se realiza en nuestra provincia para detectar variantes del virus Sars-CoV-2, el Instituto Malbrán informó a las 10.55 de esta mañana, a través de SISA, la existencia de muestras positivas para las variantes de Manaos P1 y Reino Unido B.1.1.7.”, señaló ayer en un comunicado el gobierno. Se trata de un caso detectado en Luján de Cuyo.

La variante fue detectada por primera vez en el condado de Kent (al sureste de Londres) a principios de diciembre. Por aquel entonces los casos de Covid-19 se dispararon en el Reino Unido. La explicación es que se estima que es entre un 40% y un 70% más contagiosa que la original y así lo anunció por aquel entonces el primer ministro británico Boris Johnsosn, intentando alertar al mundo sobre lo que venía.

Se diseminó rápidamente a otros países de Europa y luego al resto del mundo, que se arremangó para darle batalla al nuevo embate en el agotado y sensible terreno hospitalario.

El 17 de enero se supo que había pisado suelo argentino: el Consorcio interinstitucional para la Secuenciación del genoma y estudios genómicos de Sars CoV-2, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, la había detectado en un viajero argentino que había llegado desde Frankfurt a finales de diciembre de 2020.

Por el momento, la experiencia indica que efectivamente tiene más capacidad de infección lo que explica el marcado incremento de casos. Sobre lo que no hay certezas es de que sea más letal. De todas formas, al implicar que más personas tengan la infección son más quienes pueden presentar cuadros graves y por ende, esto impacta en la demanda y saturación del sistema sanitario. Eso es lo que ha ocurrido en Europa donde ha causado estragos.

“Parece claro que el virus se transmite más, lo cual significará más casos, más presión hospitalaria, más ingresados en las UCI y, por desgracia, más fallecimientos. Aunque no cause más letalidad en los infectados, va a producir más muertos que un virus que se hiciera más agresivo, pero siguiera teniendo la misma tasa de contagio”, explicó a fines de enero al medio español 20 minutos, el director del centro de neurovirología de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López Guerrero.

“La variante se define por la presencia de un conjunto de 14 mutaciones que dan lugar a varios cambios en los aminoácidos y a tres supresiones. Algunas de estas mutaciones pueden influir en la transmisibilidad del virus en los humanos”, informó la Organización Mundial de la Salud.

Por su impacto, es una de las variantes consideradas de preocupación junto a otras como las conocidas como de Sudáfrica y la de Manaos. Esta última es la otra que ha sido detectada en Mendoza, en particular en General Alvear y algunos distritos de San Rafael. A ella también se le atribuye mayor contagiosidad.

Los investigadores han detectado mutaciones en la zona de la proteína de la espícula, la que utiliza el virus para entrar en su receptor.

El otro punto esencial de la cuestión es si las vacunas son eficaces frente a esta nueva variante. Por el momento, y aunque se sostiene que deben hacerse más estudios, en general los especialistas consideran que sí, que en el último de los casos, en algún grado protegen.

En ocasiones se ha sostenido su eficacia con mayor certeza, como es el caso de la opción de Pfizer y BioNTech que se ha señalado que muestra una alta capacidad para neutralizar las variantes del virus que surgieron en Brasil, Reino Unido y Sudáfrica, pero no se usa en Argentina.

En febrero la Universidad de Oxford informó que el inoculante que desarrolló junto al laboratorio AstraZeneca tiene una efectividad similar contra la variante del coronavirus B.1.1.7 del Reino Unido que frente a las anteriores. Esta vacuna sí se usa en nuestro país.

En diciembre se afirmó otro tanto de la alternativa rusa: “Confirmamos que, de acuerdo a nuestros datos, Sputnik V será tan efectiva contra la nueva cepa de coronavirus hallada en Europa como contra las cepas existentes”, dijo el director del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kiril Dmitriev.

También se ha advertido que modificar las formulaciones para adaptarlas no sería tan complicado.