domingo 28 de febrero de 2021

Sólo suscriptores
Ginés González García: "Mendoza tiene una ocupación de camas muy, muy caliente, y espero que lo puedan seguir manejando"
Sociedad

Ginés González García: “Creo que octubre va a ser un mes muy duro para Mendoza en cuanto a contagios de coronavirus”

En una entrevista con Los Andes, el ministro de Salud de la Nación responde las críticas, dice que sin la larga cuarentena todo sería peor y tiene esperanzas en cuanto a la época de vacaciones.

Ginés González García: "Mendoza tiene una ocupación de camas muy, muy caliente, y espero que lo puedan seguir manejando"
Sólo suscriptores

Con más de siete meses en este suelo, la pandemia provocada por el Sars-Cov-2 se ha extendido más de lo esperado por toda la sociedad. Inclusive para el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien ha estado en el centro de la escena desde que apareció el primer contagiado en Buenos Aires. “Yo no creí que fuera a durar tanto. Todos creímos que como había sido un flash en Europa, aunque ahora volvió, la pandemia iba a ser más corta. Pero acá viene siendo muy extensa”, admitió.

Su tarea durante este tiempo ha estado centrada en la coordinación de estrategias, acompañamiento de las provincias, entre otros aspectos del manejo de esta crisis sin precedentes. En comunicación con este diario, el funcionario evaluó la situación actual tanto del país como de Mendoza, habló de las críticas que ha recibido, la futura llegada de la vacuna, el impacto en la economía, entre otros aspectos cruciales para los argentinos.

-El viernes la Argentina se convirtió en el país con más muertes por coronavirus por millón de habitantes en un día. ¿Qué opinión le mereció la noticia?

-Dijeron eso, más muertos en un día, pero lo que pasó es que se cargó una cosa que se encontró en dos o tres meses. A mí me preocupa más que el número global, que cada muerte es una tragedia. La Provincia de Buenos Aires hizo una revisión y encontró 3.500 casos, pero en otras provincias también han encontrado. Obviamente son muchas tragedias, pero no cambió el sistema de decisión a medida que pasaban las cosas.

-¿Cómo ve la situación actual en el país? ¿Fueron efectivas las medidas?

-Argentina tuvo distintos momentos según los lugares. Evidentemente la política fue muy firme de entrada para hacer lo que debíamos hacer: preparar el sistema, distribuir los casos en el tiempo. Eso se fue logrando. Evitarlo iba a ser muy difícil. Esto es una pandemia, un virus único. Es la mayor tragedia del último siglo. Trabajamos duro y transitamos hasta llegar a un momento como el de ahora, en el que estamos en un leve descenso en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Hace un mes y medio que la pandemia está más en el resto del país.

- ¿Qué autocrítica hace?

-La crítica más habitual que me hicieron algunos con intención política fue la cuarentena estricta. Pero en realidad cerrar como cerramos para mí fue fundamental, sino la hubiéramos pasado muy mal. Lo que pasa es que nadie valora lo que no sucedió. También está el tema de los test, que tanto se dijo. Si se miran los países que tienen más testeos que Argentina por habitante, están peor. Países como Estados Unidos, Brasil, Colombia, entre otros. El test no es lo que resuelve el tema. El tema es que en esos lugares los test eran privados: era un negocio.

-¿Cree que se podría haber actuado diferente para evitar el impacto tan fuerte en la economía?

-Yo creo que honestamente el impacto económico lo tiene todo el mundo, está todo destrozado. Hay que mirar dónde están Estados Unidos y Brasil con ciudades abiertas. Entonces no se le puede echar la culpa al cierre del impacto económico. El impacto económico es el virus. Por eso es una ecuación difícil, a veces se usa como excusa para decir por qué no funciona la economía. Yo entiendoque la gente esté enojada, porque le va mal, está cansada, está obviamente con dificultades económicas, pero hay que cuidarnos. Una pequeña parte de la sociedad se ha puesto como anti cuarentena, ha quemado barbijos y eso es como pegarse un tiro en el pie.

- ¿Cómo evalúa la situación de Mendoza?

-Yo estoy muy preocupado, Mendoza tiene una ocupación de camas muy, muy caliente, y espero que lo puedan seguir manejando. Se lo he dicho al gobernador, hablo mucho con la ministra. Todos los insumos que nos han pedido se los hemos mandado. Estoy trabajando con todas las provincias argentinas y es un orgullo trabajar así. Desde el principio dije que acá no me gustaba que se metiera la política, sino que lo que hay que hacer es política sanitaria.

-¿Qué augura para el futuro de la pandemia? ¿Ya pasó el pico?

-Nunca dije mucho la fecha del pico, porque es una adivinanza. En el fondo no depende del virus, sino de cómo se comporta la sociedad. El problema serio del AMBA ya pasó. No se fue el virus ni mucho menos, pero lo peor ya pasó. Me parece que Córdoba, Mendoza y Santa Fe van a tener un mes duro en contagios. Ojalá me equivoque y sea más blando, pero hay que estar muy atentos y no bajar los brazos. Después de eso vamos a empezar a acercarnos a un camino. En la segunda quincena de octubre van a estar aprobados un par de tratamientos importantes que son investigaciones locales. La vacuna va a estar recién a principios del año que viene, estamos negociando con los proveedores.

-¿Y cuáles son las expectativas para el verano?

-Hay que ser positivo y tratar de que el verano tenga sus vacaciones como les gusta a casi todos los argentinos. Estamos trabajando incluso con turismo, para promover un turismo distinto, más al aire libre, turismo de sierra y montaña que tienen más capacidad que el de playa. El turismo y la oferta de Cuyo y de Mendoza van a presentar menos riesgo que en otros lugares.

Los salarios de los médicos

A la par del crecimiento del interés, la prevención y el tratamiento de la Covid-19, han bajado drásticamente las consultas por otras patologías que también pueden causar la muerte, como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares. Es un panorama reconocido por el ministro Ginés González García. “Seguramente hay una demanda retenida porque cayó la cantidad de pacientes. La gente tiene miedo y no se acerca”, reconoció. Por eso recomendó a la población realizar los controles y manejar la prevención. “Ahí hay una cuestión cultural: la gente cree que en los lugares de salud hay más riesgo de contagio, y tenemos que luchar para que eso no suceda”, consideró. En cuanto a la remuneración de los médicos, manifestó: “Se dio un incentivo a 700.000 personas, lo que es mucho. Pero nada es suficiente porque se están rompiendo el alma. No dejamos de valorarlos, ni de tratar de incrementar su ingreso, a todos los trabajadores de la salud, incluso a los privados”.

Acompañamiento a las provincias

Para Ginés González García, el país entró en una nueva etapa en la que la situación del Covid-19 está nacionalizada. “En este momento hay 12 provincias de Argentina donde está el Ministerio de Salud trabajando codo a codo con las autoridades. En Mendoza seguramente lo haremos también”, adelantó.

Este trabajo se realiza a través de grupos de entre 15 y 20 personas que se trasladan a los lugares con distintos propósitos.

“Algunos van para hacer análisis epidemiológicos, otros aportan su experiencia en gestión de camas. También van porque nos piden desesperadamente terapistas, enfermeros y kinesiólogos, aunque de estos no hay un número excesivo porque es un recurso limitado y que tarda 5 años en formarse”, añadió.

En este marco mencionó las brigadas que están circulando por el país con el programa Detectar Federal. Una estrategia que apunta a hacer una búsqueda de casos en terreno, identificación y aislamiento para frenar la evolución de la pandemia.


Por las redes