Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días

Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.
Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.

El 8 de noviembre, y luego de una milagrosa recuperación que demandó un año y medio, el ejemplar macho del águila coronada que había sido rescatado moribundo en el Este mendocino regresó a su hábitat. Durante los últimos días lo fotografiaron y filmaron, y su estado y evolución son óptimos.

El martes 8 de noviembre pasado, “Rainbow Warrior” volvió a volar. Si se tiene en cuenta el estado en que había sido rescatado -casi de casualidad- este ejemplar juvenil macho de águila coronada en mayo de 2021, este regreso a los cielos puede bien llegar a considerarse un milagro. Pero lo importante es que la magnífica ave regresó a su hábitat, y a poco más de 20 días de esta emotiva liberación y reintegración, ya se ha reincorporado a su rutina normal.

De hecho, hace unos días, personal a cargo del monitoreo del águila coronada lo observó posado en lo alto de los algarrobos en una zona de jarillal y médanos, aproximadamente 4 kilómetros al Noroeste de donde había sido liberado (en la zona de la Reserva de Ñacuñán, en el departamento de Santa Rosa).

Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.
Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.

“Esta es una buena señal, ya que nos habla de su experiencia previa en la naturaleza, destreza de vuelo y uso del ambiente. El seguimiento intensivo continuará al menos por un mes y es importante destacar que participamos cooperativamente de este trabajo además de los miembros del departamento de Fauna Silvestre de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, los técnicos del Ecoparque de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, guardaparques de Ñacuñán, voluntarios de la Fundación Caburé í y alumnos de la escuela de la zona” resaltó el responsable del Departamento de Fauna Silvestre de Mendoza, Adrián Gorrindo.

Además, explicó que el avistaje y el seguimiento por medio de la tecnología VHF - un transmisor que se le colocó y permite conocer su posición, así como también observar su comportamiento hasta determinar que se encuentra seguro e integrado al monte mendocino- se realiza todos los días. Las primeras fotografías se pudieron tomar a través de cámaras trampa (cámaras fijas ubicadas en el lugar), mientras que confirmaron que “Rainbow Warrior” ha podido alimentarse durante estas primeras semanas de un suplemento de dieta que se deja en el lugar –para reforzarlo-, aunque también ya ha comenzado a disputarle carroña a caranchos y águilas moras de la zona.

En tanto, las fotografías y los primeros videos registrados durante el último avistaje fueron filmados por el propio Gorrindo.

La nueva vida del águila rehabilitada

El ejemplar de águila coronada fue bautizado como “Rainbow Warrior” por el personal que estuvo a cargo de su recuperación durante el año y medio que transcurrió desde su rescate y hasta su liberación.

El 5 mayo de 2021, dos productores de la zona de Ñacuñán (Santa Rosa) la vieron tirada al costado de la ruta 153, prácticamente sin poder moverse e intentando -sin éxito alguno- levantar vuelo. Tras este fortuito y milagroso rescate, el por entonces pichón de águila coronada atravesó un riguroso y extenso proceso de rehabilitación, que incluyó múltiples operaciones y ejercicios en el Ecoparque de Buenos Aires y toda una rutina hasta que quedó comprobado que el ave estaba lista para regresar a su hábitat.

Lo primero que se hizo luego de que los productores hallaran al ave y dieran aviso a los guardaparques de Ñacuñán fue activar los protocolos. Y es que el águila coronada se encuentra en peligro de extinción y existe una población global de menos de 1.000 individuos adultos, con una tendencia decreciente. La pérdida de hábitat, la persecución directa, el ahogamiento en tanques de agua y la electrocución en tendidos eléctricos son algunas de las amenazas que padecen las águilas coronadas.

Del operativo inicial para asistir al águila participaron, en un principio, personal de Fauna, de Recursos Naturales, del Ecoparque de Mendoza y de la ONG Acción Salvaje. Precisamente en el Ecoparque local recibió la primera atención y luego se trasladó al ejemplar al centro de SOS Acción Salvaje en San Carlos.

Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.
Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.

En esa primera revisión se determinó que el ave tenía una fractura de mandíbula, lo que le impedía alimentarse por sí sola y ello había derivado en que se encontrara muy débil y en un avanzado estado de desnutrición y de deshidratación.

En simultáneo a estas primeras intervenciones, se activó la red de rescate para la especie, por lo que las autoridades y referentes locales se pusieron en contacto con los referentes del Programa de Conservación y Rescate de Aves Rapaces (PCRAR) del Ecoparque de Buenos Aires y del Centro para el Estudio y Conservación de Aves Rapaces de la Argentina de la Universidad Nacional de La Pampa (CECARA). La Fundación Caburé í y el Iadiza (que colabora con la estación biológica y junto a Recursos Naturales gestiona el área protegida) también participaron de todo el procedimiento.

Dada la gravedad de la lesión, el águila fue derivada al Ecoparque de Buenos Aires con la intención de realizarle una inédita cirugía con el objetivo de reconstruir su mandíbula. “Después de la cirugía, el águila coronada salió bien y -a partir de allí- se siguió con los controles con rayos X. Pasó al recinto externo del hospital y allí empezó la rehabilitación, tanto de la fractura en sí como de la musculación y coordinación (estaba muy debilitada). Más si tenemos en cuenta que había llegado con menos de la mitad de su peso normal”, destacó en agosto del año pasado el director del PCRAR Andrés Capdevielle a Los Andes, quien siguió de cerca todos los movimientos y avances del ejemplar durante toda su recuperación.

La fractura en el pico suponía, además, otro problema: no podía cazar y alimentarse siguiendo su dieta característica. De los entre 2,5 y 3 kilos que debería haber pesado un ejemplar de su condición, inició el proceso de recuperación pesando solamente 1,5 kilos y en un estado de desnutrición avanzado.

Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.
Fotos y video: así está “Rainbow Warrior”, el águila que volvió de la muerte y fue liberada hace 20 días. Foto: Dirección de Recursos Naturales Renovables.

La reconstrucción del pico fue un procedimiento inédito para un ejemplar de águila coronada. Se le alineó la mandíbula con unos clavos junto a unos tutores (que luego de un tiempo se extrajeron). Si no se le realizaba esta operación, la mandíbula del ejemplar no hubiese quedado alineada con la parte de arriba, por lo que se habría producido un sobre crecimiento del pico y ello habría dado lugar a que el pico adopte la forma de una tijera, lo que le hubiese impedido comer durante toda su vida.

Durante los primeros meses, el macho de águila coronada recuperó su peso y casi que lo duplicó hasta llegar a 2,8 kilos. También la alimentación se fue recuperando paulatinamente.

“Fue un año y medio más que intenso. Primero se le reconstruyó el pico, luego se le detectó un problema en la visión, por lo que se trabajó en esa rehabilitación también. Y cuando ya estuvo lista, se la trajo para la liberación. De hecho, se esperó a que pasara el invierno, ya que es un animal que se alimenta de la caza de reptiles y es en esta época del año -con calor- cuando mayor disponibilidad de presas hay”, agregó Capdevielle el mismo día de la liberación.

La majestuosa águila coronada liberada en Mendoza se llama Rainbow Warrior. Su especie está en peligro de extinción.
La majestuosa águila coronada liberada en Mendoza se llama Rainbow Warrior. Su especie está en peligro de extinción.

En cuanto a la rehabilitación, todo el proceso constó de vuelos de musculación para recuperar fuerza y evaluación de su maniobrabilidad, precisamente a raíz de su visión afectada. Se la hizo participar de vuelos con obstáculos y también se evaluó su comportamiento natural ante otros individuos de la misma especie.

Luego de la primera etapa de recuperación clínica y física, se dio inicio a pruebas de caza, ya que, al ser un individuo muy joven, no se sabía cuánta experiencia había tenido en la naturaleza antes del accidente. Para ello se utilizaron señuelos de armadillos y serpientes, con la intención de observar su reacción ante estas presas naturales. Y según destacaron desde Recursos Naturales, los resultados fueron muy satisfactorios, ya que el individuo reconoció y utilizó los métodos de caza propia de la especie para estas presas, de las cuales se alimenta naturalmente en el monte.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA