Fernández: “Ninguna sociedad concreta su destino con el odio como común denominador”

En el acto por el 9 de julio, el Presidente estuvo rodeado de gobernadores, empresarios y sindicalistas. Se mostró dialoguista y conciliador, tras semanas de alta tensión con el sector privado por el caso Vicentin.

“Otra Argentina empieza hoy”. Con esa frase cerró el presidente Alberto Fernández un extenso discurso expresado en el acto central por el 9 de Julio en la quinta de Olivos, con el que pidió el fin de las disputas ideológica internas, del odio y las divisiones para “reconstruir” la Argentina a medida que vaya llegando la “nueva normalidad” pospandémica.

Rodeado de los referentes empresarios más importantes del país, uno de los dos líderes de la CGT y de todos los mandatarios provinciales en pantallas gigantes vía videoconferencia, Fernández ofició el relanzamiento de administración a 212 días de haber asumido en la Presidencia, sucediendo a Mauricio Macri.

El jefe de Estado presentó a los gobernadores uno por uno. A su derecha tenía sentado al presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pellegrina. A su izquierda, a Carolina Castro, la primera mujer que en la historia ocupa un lugar en el Consejo Directivo de la Unión Industrial Argentina (UIA).

También estaban allí, en Olivos, Miguel Acevedo, presidente de la UIA; Adelmo Gabbi, titular de Bolsa de Comercio; Eduardo Eurnekian, de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios; Javier Bolsico, de la Asociación de Bancos Argentinos; Nestor Szczech, de la Cámara Argentina de la Construcción; y Héctor Daer, secretario general de la CGT.

Fernández se esforzó por dar un mensaje de “unidad nacional”, como cuando leyó su primer discurso ante la Asamblea Legislativa el 10 de diciembre pasado. Y aprovechó el acto para incursionar en un avance de la iniciativa que impulsará su Gobierno en las próximas semanas: el Consejo Económico y Social para que lo ayude a administrar la crisis que dejará la pandemia.

“Yo rescato algo que como país fuimos capaces de hacer: estuvimos todos asediados por un virus que ponía en jaque a nuestros pueblos. Y todos, todos, estuvimos de acuerdo en que había que preservar la salud y la vida de la gente antes que nada. Todos estuvimos de acuerdo en eso”, dio el jefe de Estado al defender las medidas sanitarias decididas, en medio de la polémica que sigue generando la implementación de la cuarentena.

Fernández dijo que desde el gobernador de Jujuy en el norte hasta el de Tierra del Fuego en el sur y desde el gobernador de Mendoza en el oeste hasta el de Buenos Aires en el este, “todos entendieron que no había un dilema, una disyuntiva, que lo que había que hacer era preservar la vida”.

Lo que viene

Fernández dijo que la Argentina del mañana tampoco se construye en el despacho del Presidente, sino con todos los que lo acompañaron en el acto en representación de la sociedad. “Las mujeres de la industria, los hombres de la industria, el campo, del comercio, de la construcción, de las finanzas, todos  unidos tenemos que construir la Argentina que se viene porque lo que tenemos que entender es que el odio y la división nos dejaron en el lugar donde nos quedamos”.

“A mí me duele ver el odio, venga de donde venga, porque nos posterga, nos paraliza y nos pone en el peor lugar como seres humanos. La Argentina que viene tiene que ser distinta como el mundo debe ser distinto”, dijo Fernández, quien en las últimas semanas protagonizó fuertes tensiones con el sector agropecuario por la intención oficial de expropiar Vicentin, una de las naves insignias de la agroexportación que está en concurso de acreedores.

Fernández se mostró conciliador y dijo que en el futuro los que trabajan tienen un rol central. “Valoro mucho lo que han hecho los hombres del sindicalismo argentino por sobrellevar este presente. A todo el sindicalismo le doy las gracias por haber entendido la fragilidad de este tiempo”, afirmó. Así, agradeció la flexibilidad sindical para aceptar recortes de salarios y no salir a las calles ante los despidos masivos que se están registrando por el quiebre de empresas.

Según el Presidente, “entre todos, los que invierten en las empresas y el campo, los que trabajan en el campo y en las empresas, en servicios y en el comercio, entre todos vamos a poner de pie a este país. No es verdad que no tengamos futuros y menos cierto es que no tengamos ideas, porque este presente nos permitió ver las cosas en su real dimensión. Y ya tenemos mucho más claro por qué nos pasaron cosas que nos pasaron y por qué no podemos volver a cometer errores que cometimos en el pasado”.

De patriotas y odiadores

Tras unas palabras con las que el gobernador de Tucumán, Juan Manzúr, expresó que no hay divisiones entre los gobernadores ante la pandemia a pesar de los distintos partidos políticos a los que pertenecen, Fernández hizo pasar un video en el que niños y niñas leyeron el acta de la Independencia que se firmó el 9 de julio de 1816.

Fernández habló de hombres y mujeres que han marcado la historia nacional como Manuel Belgrano, Martín Miguel de Güemes, José de San Martín y Juana Azurduy. Destacó el “coraje y la valentía” que tuvieron para luchar contra los colonizadores para lograr la independencia del país.

“Si ellos hubieran estado angustiados, se hubieran quedado paralizados frente a la vuelta del imperio. Ellos tuvieron coraje, fueron valientes, estaban convencidos”, dijo al mostrar una diferencia con Macri, quien el 9 de julio de 2016, desde la Casa de Tucumán, afirmó en su discurso en el acto central, que “los patriotas debían haber sentido una gran angustia por tener que separarse de España”.

Fernández se diferenció de aquello al sostener: “Por momentos lo que uno quisiera es poder tener la templanza y el coraje que ellos tuvieron esos patriotas para afrontar un tiempo tan difícil como el que hoy nos toca vivir en la Argentina. Yo siempre rescato a esos hombres y mujeres, sus ideales, sus convicciones, su coraje. Nosotros vivimos hoy un tiempo difícil, pero en estos momentos debemos ser como esos hombres. Debe ser el coraje lo que nos llena el alma, no la angustia”.

El Presidente dijo este jueves que este 9 de julio sea para todos “la inyección de fuerza que se necesita para poner de pie a la Argentina”.  Y agregó: “Entendamos que ninguna sociedad concreta su destino en el medio e insultos, de divisiones y fundamentalmente teniendo al odio como común denominador. Yo vine aquí para terminar con los odiadores seriales. Y a abrir los brazos para que todos nos unamos en busca de ese destino común”.

“No vengo a instalar un discurso único. Yo sé que hay diversidad, y celebro y propicio la diversidad de todo tipo, de género e ideológica, en la Argentina. Lo que necesito es que esa diversidad sea llevada adelante con responsabilidad, no mentir, decir la verdad y respetarnos. El primero que quiere eso es el Presidente de la Nación. Y es otra vez el compromiso que asumo públicamente con ustedes”, dijo Fernández.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA