martes 7 de julio de 2020

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Sociedad

En Mendoza hay 10 casos de Covid-19 sin nexo y en 4 se cerró la investigación

De estos últimos probablemente no se sepa nunca cómo se produjo el contagio. Hay 6 activos y la búsqueda se extiende por 21 días. Cómo se hace.

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Las autoridades aseguran que en Mendoza no hay circulación comunitaria del virus Sars CoV-2, fundamentalmente porque en la gran mayoría de los 157 casos detectados de Covid-19 se ha identificado el nexo epidemiológico.

Sin embargo, hay 10 en los cuales no se ha encontrado y de ellos 4 en los que la investigación se dio por cerrada.

Lo usual es que, coordinada por el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, esta se realice por hasta 21 días, lapso durante el cual se buscan los contactos estrechos, se testean si tienen síntomas y se aíslan. Pasado ese periodo, y si no aparecieron otros positivos, se da por cerrada y queda la incertidumbre al respecto.

Sin nexo

Uno de los que permanecerá como una incógnita es del residente de 78 años del hogar Santa Inés de Ciudad. El hombre fue internado y recibió el alta pero pese a haberse realizado testeos a otros residentes y trabajadores del lugar nunca se encontró otro positivo en torno suyo.

Sobre quienes nunca se sabrá el origen del contagio son los dos infectados de Tunuyán: el chofer de colectivo y el albañil. En torno a ellos se tejieron conjeturas sin certezas y hubo rumores entre vecinos de la zona. Sin embargo, pese a los testeos, incluso en un centro de diálisis donde se atendía uno de ellos, no se dio con ningún portador del virus.

El cuarto al que no se le encontró vínculo es el curioso caso del hombre de Jaime Prats, en San Rafael. Tenía cáncer de pulmón y falleció pero en torno suyo no pudo encontrarse nadie con el virus y de hecho, no ha habido otros detectados en el departamento. Las autoridades lo han asociado al turismo, ya que creen que alguien podría haber pasado por el negocio que tenía.

En proceso

Además hay 6 casos más en proceso de investigación, algunos de ellos conglomerados activos que sigue dando casos positivos asociados a ellos.

Uno es el ya “célebre” caso 98. Disparó una serie de contagios que se vinculan a una fiesta de más de 20 personas realizada cuando no estaban autorizadas y sin medidas de prevención. Originalmente se pensó en el contagio de un camionero que habría llegado a la bodega de Maipú donde trabaja.

El caso implicó cambios en el escenario local: Luzuriaga, en Maipú, donde vive, se transformó en centro de atención ante la posibilidad de circulación comunitaria que hasta el momento fue descartada. El ministerio de Salud implementó cambios en la estrategia de abordaje con testeos entre vecinos pero además se generaron varias causas de investigación judicial.

Por ello el abordaje de la investigación se sigue por esta última vía sumada a la que realiza el área sanitaria y de ellas esperan que se desprendan más detalles. El hombre recibió el alta las últimas horas, sin embargo, sigue activa la cadena de contagios.

La comerciante de la tienda de ropa de Luzuriaga tampoco tiene un nexo claro. Está en la misma zona del caso 98 por lo que no se descarta una vinculación, aunque no hay certezas aún. Hay una línea de investigación asociada a la venta de estupefacientes y a un familia del lugar que provee al caso 98, que haría venta minorista.

Se ha supuesto una red: una chica que consume drogas ilegales dio positivo y se cree que se vinculó con gente que participó de la fiesta del caso 98. La vendedora es cuidadora de la hija de la primera chica y así se habría diseminado el virus.

Otra pata es la del empleado de la Pescadería del Jumbo de Luján. Originalmente se había asociado al caso 98 pero no hay certezas sobre esa línea. El hombre vive en una casa con 10 personas y se contagiaron todos, según se ha informado.

Los testeos realizados a allegados de la empleada del hogar para adultos mayores “Sagrado Corazón”, de Luján han dado negativo. Por ello aunque la investigación epidemiológica continúa, hasta ahora, es un cabo suelto.

En la misma situación está el contagio del profesor de Educación Física de Las Heras. Su novia dio positivo después de él y desde Epidemiología creen que el virus podría provenir del padre de la chica. Es que es transportista y viaja frecuentemente a Chile, donde hay circulación activa del virus. Se esperaba su regreso de ese país a la provincia para constatar pero aún no ha ocurrido.

También está en investigación un caso reciente surgido el fin de semana. Se trata de un hombre que llegó a la clínica de Cuyo con síntomas, dio positivo y está en plena investigación.

Si bien esos serían los 10 casos que las autoridades consideran sin nexo epidemiológico hay que agregar otro que quedó poco claro. Se trata del otro foco en Las Heras, el de la familia infectada que luego fue a un cumpleaños. Resultaron positivo la mujer de la familia que vive en el barrio Espejo, su esposo y uno de sus hijos. Ella se considera el caso 1 que habría contagiado al resto. Conllevó una exhaustiva investigación en la zona con análisis de alrededor de 420 personas. Se supuso que el contagio provendría del padre de la mujer que había estado en zonas críticas en Buenos Aires, sin embargo, el hombre dio negativo. Lo que se dijo en ese momento es que podría haberse negativizad , es decir, no tener suficiente carga viral cuando fue testeado.