En 30 años, la pobreza en el Gran Mendoza nunca bajó del 20%

Foto: Ignacio Blanco /  Los Andes
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Hace 15 años que no se puede volver a la marca más baja desde 1991. El mayor índice se registró en el primer semestre de 2003: 54%.

Los datos son contundentes y terribles. Desde que se mide la pobreza en el Gran Mendoza, registro que comenzó en 1991, el porcentaje nunca pudo bajar del 20% que se marcó en el segundo semestre del 2006, hace 15 años, según los números del Indec siempre referidos a población.

Obviamente que no contamos los datos de pobreza desde que se intervino el Indec (2007-2015), cuando se alteraban los datos de inflación y por lo tanto impactaba en el indicador de pobreza, siempre tendiendo a la baja. Para darnos una idea de lo grosera que era la manipulación, en el primer semestre de 2011 la pobreza en el Gran Mendoza era del 1% y en el primer semestre del 2013 llegaba al 0,3%. Lamentablemente, ni el Estado ni las facultades, como la de Ciencias Políticas o la de Ciencias Económicas, han tenido voluntad de reconstruir las series de ese período para tener datos más aproximados sobre lo que pasó con la pobreza.

El dato más elevado de pobreza se registró en el primer semestre de 2003, cuando llegó al 54%, y ahí se reflejaban las consecuencias negativas de la devaluación de 2002, cuando salimos de la convertibilidad. Pero gracias a la apreciación del peso también la economía volvió a crecer y así fue como el PBG de Mendoza tuvo tasas positivas durante seis años: 16% en 2003, 15,8 en 2004, 4,6 en 2005, 7,7 en 2006, 4,1 en 2007 y 2,3 en 2008. Por eso la pobreza fue bajando, al menos hasta 2006.

Pobreza en Mendoza -
Pobreza en Mendoza -

Cuando el Indec volvió a medir pobreza, en 2015, apareció la realidad. El Gran Mendoza tenía en el segundo semestre de 2016 a 33,5% de la población bajo la línea de la pobreza, 15 puntos más que aquellos 20,3 del segundo semestre del 2006, la última confiable durante el kirchnerismo.

Sabemos que la inflación, entre otros factores, es la máquina que genera pobres. Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, en diálogo con Los Andes, explicó también que Mendoza “no controla las variables macro económicas que generan pobreza”. Agregó que se pueden crear incentivos para empresas o créditos pero “no van a compensar los efectos destructivos” de la macro.

Algo similar señala Diego Santamarina, profesor de Economía de la Facultad de Humanidades y Ciencias Económicas de la UCA Mendoza: “Los problemas estructurales tienen que ver con las medidas económicas del país: tipo de cambio, inflación, crecimiento”.

Tan solos

Hay mucha gente que voluntariamente se ha involucrado con el problema de la pobreza.

Matías Taricco, de la Pastoral Social, dice sentir tristeza: “Vemos generaciones que están atadas a la ayuda y eso nos genera una lucha interna porque somos impotentes de ayudar. Si hay una familia que por dos o tres generaciones está vinculada a la asistencia nos desalienta, pero a la vez esa ayuda no puede dejar de estar”.

Taricco también cuenta que advierten un deterioro vincular. “Tienen deteriorada la autoestima y el vínculo con los demás”, explicó.

Sobre este punto, Mauricio Hadad, presidente de Cáritas, agrega: “La pobreza te va dejando solo y sin vínculos. Hay muchos vínculos rotos, la familia está complicada y cuando se dividen es peor. Los pobres se sienten solos, sin saber a quién recurrir y esa es la pobreza vincular”.

Gabriela Carmona tiene 40 años y es celadora. A los tres días de que comenzara el aislamiento por la pandemia instaló el comedor y merendero El Hornerito en El Algarrobal, Las Heras. Empezó con 50 personas y hoy atienden a 1.000 los martes y jueves.

“Me impacta ver que viene gente que es de clase media y llegan porque no tienen qué comer. También es fuerte ver la cantidad de niños que piden comida porque están en la calle. Un chico de 14 años vino, le pregunté si iba a la escuela y me dijo que estaba en cuarto grado, siendo que debería estar en la secundaria. La gente se ofrece a pelar papas a cambio de un paquete de fideos, no estamos bien y no se ve la realidad. No tenemos persona jurídica, no nos ayudan empresas grandes, para nosotros cada comida es un desafío”. Terrible lo que dice, y como ella cientos más.

Gabriela también ve de cerca la realidad de los punteros, el condicionamiento de la asistencia a cambio de militar causas políticas.

Hacia dónde vamos

Los factores macroeconómicos influyen y mucho, y están fuera del alcance de los gobiernos provinciales. Pero también las distintas administraciones locales han tenido siempre algunas herramientas para atacar el problema. Discutir seriamente el modelo de provincia, más allá del modelo de poder, puede ser un gran paso (ver página 20).

Con la última medición de pobreza, correspondiente al primer semestre de 2021, el Gran Mendoza ocupa el décimo puesto en el ranking nacional, el mismo lugar que tenía en el primer semestre de 2020. La pobreza está en el 43,7% en el Gran Mendoza, en San Luis llega al 44,3 y en San Juan al 36,2, más de 7 puntos menos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA