sábado 8 de agosto de 2020

Vista del Hotel Potrerillos Ignacio Blanco / Los Andes
Sociedad

El turismo no factura desde hace 120 días y no sabe cuándo lo va a volver a hacer

Los 15 representantes del sector turístico expusieron ante la comisión de Turismo de la Cámara de Diputados la cruda realidad que enfrentan a causa de la parálisis total de su actividades y la incertidumbre sobre el futuro de una actividad que emplea en la Argentina a 650 mil personas.

Vista del Hotel Potrerillos Ignacio Blanco / Los Andes

Graciela Fresno, de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra), que agrupa a 15 mil hoteles y a 35 establecimientos gastronómicos (el 95 por ciento, pymes), y que además es la organización que firma el convenio colectivo para la actividad, señaló que “el 65 por ciento de los hoteles y el 75 por ciento de los establecimientos gastronómicos prevé su cierre definitivo si no hay una ley de emergencia con medidas concretas y rápidas para salvar al sector”.

“El sector desde hace 120 días que no factura y no sabe cuándo lo va a volver a hacer, porque el turismo, del que depende la hotelería y la gastronomía, es una actividad que hoy se encuentra prohibida. Porque las fronteras están cerradas. Y eso hace que en nuestro sector solo un 40 por ciento de los hoteles que Fehgra representa pudieran pagar los sueldos en estos meses en forma total; y un 30 por ciento de la gastronomía”, dijo.

Fresno señaló que “el 70 por ciento de los establecimientos no pudo pagar alquileres, que son de valores altísimos” y que “el 65 por ciento no pudo pagar los servicios”, además de que “el 80 por ciento no pudo pagar los impuestos en su totalidad”.

“El turismo es un sector especial, porque podrían decirnos ‘hay otros sectores afectados por la pandemia’ y tendrían razón. Pero a diferencia de lo que ocurre con sectores, como el industrial, que cuando se levante el aislamiento van a poder producir al cien por cien de su capacidad instalada, nuestros establecimientos no lo podrán hacer porque tendrán las limitaciones propias de la ‘nueva normalidad’, de convivir un virus que no va a retroceder hasta que no exista una vacuna”, planteó la dirigente.

Al igual que otros representantes del sector, señaló la necesidad de una ley que otorgue “previsibilidad” y, en este sentido, planteó una serie de medidas: “la eliminación de las contribuciones patronales, el no pago de impuesto a las Ganancias, IVA y Débitos y Créditos Bancarios; créditos a tasa cero para recomponer capital de trabajo y reactivar al sector, la eliminación del IVA al turismo nacional, y tomar a cuenta del impuesto a las Ganancias los gastos hechos en turismo”.

Fresna también cuestionó indirectamente al proyecto del oficialismo al señalar que “no puede supeditarse el otorgamiento de las medidas que hoy necesita el sector para la supervivencia de las empresas a que los empleados realicen cursos de capacitación”, que es justamente lo que establece la iniciativa del Frente de Todos, acompañada por opositores aliados. “Es importante en otro momento, pero no en el actual. No podemos, en forma genérica, fomentar, promover, establecer sin concretar medidas específicas para el sector”, agregó.

“Hoy las empresas que representamos se están muriendo. Necesitamos las herramientas para salvarlas. No podemos pensar en medidas para el futuro que no va a existir si no nos damos cuenta de que necesitamos hoy instrumentos para que la empresa viva cuando esto se termine”, dijo.

Antes, Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), resaltó que el sector “viene reclamando la emergencia desde el 13 de marzo”, una semana antes de que se inició el aislamiento en todo el país.

Cuestionó el plazo de seis meses establecido en el proyecto del oficialismo y que se discrimine entre empresas chicas y grandes, que también generan mano de obra y atraviesan la misma parálisis económica.