El testimonio de una mendocina varada en Alta Montaña: “La pasamos muy mal”

Cientos de personas quedaron varadas en la ruta internacional por un fuerte temporal de nieve y viento blanco. Gentileza
Cientos de personas quedaron varadas en la ruta internacional por un fuerte temporal de nieve y viento blanco. Gentileza

Una pasajera de colectivo que regresaba de Chile contó las dramáticas 24 horas que pasó junto a otras personas en la Alta Montaña y con temperaturas gélidas.

Fueron casi 24 horas, en algunos casos más, las que muchos turistas, conductores y camioneros tuvieron que quedarse sobre la ruta internacional a Chile con escasos víveres y racionando el combustible de sus vehículos para mantener el funcionamiento la calefacción y evitar el frío extremo de la Alta Montaña. Y es que casi 500 personas quedaron varadas debido a incidentes viales, demoras en la aduana y las imprevisiones de lo que podía generar un importante temporal de nieve y viento blanco.

Tras la larga espera, y luego de los intensos trabajos de Vialidad Nacional para despejar el camino, distintos agentes se abrieron paso entre la nieve para llegar a todos los vehículos que quedaron sobre la ruta 7 y asistirlos: tanto Gendarmería, como el Ejército, la Policía de Mendoza y personal municipal trabajaron en el lugar para asegurarse de que ninguna persona sufriera mayores problemas de los que ya tenía.

Sin embargo, quienes sufrieron en carne propia las penurias de quedar a la deriva en la ruta detallaron las horas de angustia en plena cordillera. María Julia es una mendocina que se encontraba en un colectivo que volvía de Chile, cuando el bloqueo en el camino y el temporal la sorprendió: “La pasamos muy mal”, confesó a Los Andes.

“Llegamos a las 13 del sábado y quedamos varados a 2 km de Las Cuevas, estuvimos ahí casi 24 horas. No teníamos para comer ni agua y tampoco compramos en la aduana porque la verdad es que nadie sabía que iba a pasar esto”, aseguró la mujer.

Luego relató cómo fue la primera etapa de la evacuación de los vehículos: “Las personas más jóvenes que íbamos en el bus bajamos y empezamos a caminar, pero quedaron gente mayor y con niños. Hubo algunos que se desmayaron, otros llorando; estuvimos socorriéndonos  entre nosotros”.

“Como a las 23 de anoche (por el sábado) apareció un gendarme y nos dio un paracetamol a cada uno y nada más. Estuvimos 24 horas varados en la montaña”, puntualizó la mujer, quien luego contó que pudo llegar a las instalaciones del Ejército y luego fue trasladada  Uspallata.

“Tuvimos asistencia mínima: fue mucho el caos, cuando empezamos a caminar vimos todo lo que había (por la cantidad de vehículos) y nos dimos cuenta de la dimensión. Camiones con las ruedas llenas de nieve, había mucho trabajo para Vialidad y Gendarmería”, describió en alusión a la magnitud de la situación y al tipo de contingencia que los organismos tuvieron que afrontar.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA