jueves 28 de enero de 2021

SUTE y ATE marchaban juntos, ahora se enfrentan por la oferta salarial 2021 del Gobierno provincial.
Política

El SUTE no cede a las presiones y amenaza con no iniciar las clases

Por vía de la grieta con ATE y Celadores, el Gobierno espera torcer el brazo del gremio docente que se mantiene firme en el rechazo a la oferta salarial del Ejecutivo.

SUTE y ATE marchaban juntos, ahora se enfrentan por la oferta salarial 2021 del Gobierno provincial.

La relación entre el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) y el Gobierno Provincial es cada vez peor. Ayer hubo una nueva dilación en la negociación paritaria -no salarial-, las representantes gremiales advirtieron con dureza que “no habrá inicio de clases” y dejaron en claro que ya están preparando esta medida de fuerza para febrero. De esta manera, a pesar de la presión realizada por gremios como ATE y Sucend (celadores), quienes piden que se reconsidere y acepte la oferta, la posición del sindicato docente sigue firme. Según sostuvo a Los Andes Laura Espeche, secretaria de Acción Social del SUTE, comenzó la convocatoria a los trabajadores docentes “para sumarse y preparar el no inicio del ciclo lectivo 2021”.

Desde el Gobierno no hubo explicaciones y se espera el decreto del gobernador Rodolfo Suárez otorgando un aumento por decreto, pero sin el bono no remunerativo de 54 mil pesos.

Espeche criticó al Gobierno Provincial, y lo acusó de tener una “mala voluntad en la paritaria”, teniendo en cuenta que, en esta reunión, habían “preacuerdos no salariales de los cuales no recibimos respuestas”, tales como régimen de concursos, reglamentación de la ley de violencia de género y el pase a planta de cerca de unos 1.000 celadores.

Además, Espeche dejó en claro que no habrá algún tipo de reconsideración de la oferta del Gobierno provincial, y exigió una propuesta “superadora” para volver a discutirla en las bases. Según la gremialista, en el plebiscito el rechazo “fue unánime”, ya que los 18 mandatos departamentales votaron en contra de la oferta.

“No vamos a discutir otra vez la misma propuesta porque fue rechazada de manera unánime. Se hicieron asambleas y plenarios y los 18, de manera unánime, votaron en contra. La mayoría de las escuelas se expresaron en desacuerdo de una propuesta a la baja que no contempla el año 2020, que hubo una inflación mayor al 30% y que no tuvo ningún aumento salarial”, agregó.

Dicha oferta constó, por un lado, por un aumento de un 20% en tres tramos (7% en marzo y julio, y el 6% restante en octubre), más un bono de $54.000 no remunerativo ni bonificable, distribuido en 12 cuotas ($4.000 por mes entre enero y agosto; $5.000 para septiembre y octubre; y $6.000 en lo que respecta a noviembre y diciembre).

Presión sindical

Otros gremios han presionado sobre el SUTE. Uno ATE, gremio conducido por Roberto Macho, y el Sindicato Unido de Celadores Educacionales No Docentes (Sucend), liderados por Miguel Sosa. Ambos han tenido reuniones en Casa de Gobierno con funcionarios del ministerio, y también comparten la idea de aceptar la propuesta del Poder Ejecutivo.

Macho, que el lunes estuvo en la sede del Ejecutivo, pidió la reapertura paritaria, pero además en conferencia de prensa disparó algunos dardos envenenados contra el SUTE, al expresar que los trabajadores docentes “quieren conocer y decidir la propuesta salarial”.

De la misma manera se expresó Sosa de Sucend, sindicato que realizó una concentración ayer por la mañana en la Subsecretaría de Trabajo, mientras se realizaba la reunión no salarial. En diálogo con Los Andes, criticó al SUTE y aseguró que los celadores “quieren el bono de $54.000”.

“Nos pareció bien lo que planteó el Gobierno, más en un momento en el que la situación está complicada. Desde el SUTE nunca nos representaron. Se han olvidado de los celadores, porque no han entendido que un trabajador no llega a fin de mes con $20.000 al mes. No queremos solo el 20% de aumento, necesitamos también del bono”, expresó a Los Andes.

Desde el SUTE aseguran que el Gobierno, ATE y Sucend, sindicatos que no tienen representación gremial en la paritaria docente, presionan en contra de la actual conducción del sindicato.

Ante las declaraciones de Macho, Espeche salió al cruce y lo catalogó como una “mano derecha del gobernador Suárez”.

“ATE no puede paritar en representación del SUTE ni discutir que se discuta la nueva propuesta. Entendemos que Macho milita una propuesta del Gobierno que lo único que hace es debilitar a su sindicato, y dice que habla en representación de sus afiliados. No sé si serán 800 o más, pero el SUTE tiene 25.000. Nosotros vamos a seguir defendiendo conquistas históricas, como son los aumentos en blanco. No puedo creer que se milite una suba en negro”, disparó.

Mientras tanto, desde el Poder Ejecutivo la postura es clara, y marcaron que no habrá un cambio de rumbo respecto de la propuesta, ya que, en primer lugar, aseguran que es la mejor que podían presentar en este escenario complejo en términos económicos y, por otro lado, atendiendo la situación que 14 de las 17 reparticiones del Estado, aprobaron la oferta.

No obstante, aún no se publica el aumento a través de un decreto –en la que dispondrá de la suba del 20% en tramos, pero no los $54.000-, y es probable que no salga tampoco en esta semana. El objetivo, en parte, es intentar torcer el brazo del gremio con una reconsideración de la oferta.

La próxima reunión entre el Gobierno y el SUTE será el 28 de enero, 11 días antes que los docentes tengan que volver a las aulas para terminar de preparar el ciclo lectivo 2021, que arrancará el 1 de marzo.