El pase sanitario genera debate y Mendoza mantiene su decisión de no aplicarlo

Médicos, profesionales de la salud y especialistas en inmunización de la provincia se mostraron a favor y en contra del pedido de pase sanitario. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Médicos, profesionales de la salud y especialistas en inmunización de la provincia se mostraron a favor y en contra del pedido de pase sanitario. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Quienes se expresan a favor creen que empujará a muchos a vacunarse y completar esquemas. En cambio, otros creen que puede generar rechazo y que no puede exigirse dado que la vacuna no es obligatoria.

El gobierno nacional insiste con la implementación del pase sanitario pero el gobierno provincial se mantiene firme en su negativa a aplicarlo y ayer volvió a plantarse.

En el encuentro del Consejo Federal de Salud, que reunió el lunes a los ministros del área de todas las jurisdicciones, la ministra de Salud de la Nación Carla Vizzotti, insistió con el tema. Incluso fue más allá: prometió tenerlo listo esta semana.

Sin embargo, ya en la reunión de la semana pasada, cuando se propuso, había generado un fuerte debate entre los presentes sobre si es adecuado o no implementarlo. La nueva reunión, no hizo cambiar de idea a las autoridades del gobierno local que se mantienen en la postura de no aplicarlo. Así lo expresaron ayer desde el Ministerio de Salud al ser consultado por este medio.

En Casa de Gobierno consideran que no puede exigirse dado que la vacunación no es obligatoria. Pero a nivel nacional creen que es necesario ejercer cierta presión para convencer a quienes no se vacunan, especialmente a las 7 millones de personas que no han completado el esquema.

“Sabemos que las vacunas están con aprobación de emergencia y que falta completar etapas de investigación, eso hace complicado establecer la vacuna como obligatoria”, se posicionó la ministra de Salud de Mendoza, Ana María Nadal, ni bien terminó la reunión de la semana pasada.

Luego se tomó la decisión definitiva: “La vacuna no es obligatoria en nuestro país, es una facultad de cada una de las personas vacunarse o no y en la medida que no sea obligatoria no tenemos en la provincia facultades para establecer restricciones de circulación o de ingresos a algunos lugares y tampoco facultades constitucionales para imponer la obligatoriedad; en la medida que no sea obligatoria imponer un pase sanitario es obligar a la gente a vacunarse y si no estaríamos afectando su libertad de circular en la provincia”, argumentó el gobernador Rodolfo Suárez.

El ministerio nacional ha aclarado que las provincias tendrán potestad de adecuar y ampliar la aplicación del pase sanitario de acuerdo a sus particularidades y en ello se ampara Mendoza.

En cambio, la provincia de Buenos Aires lo exigirá desde el 21 de diciembre. Varios países europeos lo incorporaron y ayer lo anunció el estado de Nueva York.

Puntos de vista

Nación definió que el pase será solicitado para asistir a eventos masivos de más de mil personas en espacios abiertos y cerrados; en eventos de menos personas en lugares cerrados (salones bailables, boliches) y para viajes grupales. Aplicará para mayores de 13 años y comenzará a regir 20 días después de la publicación de la decisión administrativa.

Las autoridades nacionales creen que fomentará la vacunación en quienes no tienen interés. Con la variante Delta ganando territorio y la amenaza de Ómicron, se advierte que es la protección necesaria para evadir cuadros graves.

Mientras tanto se solicitará contar con una sola dosis. “Creo puede ser favorable, históricamente las pandemias se han podido controlar gracias a la vacunación”, opinó el doctor Ricardo Miatello, pediatra, ex director de Hospitales de la provincia y quien está trabajando en la campaña de vacunación a nivel municipal. “

Si en Argentina hemos tenido un veranito epidemiológico bastante largo ha sido gracias a la vacuna, yo sé que sirven porque como médico me testeo para saber que tengo las defensas adecuadas y me han dado resultado, tengo un buen nivel de defensas”, argumentó. Se manifestó preocupado porque las personas han ido abandonando los cuidados preventivos y no cree que implementar el pase pueda resultar contraproducente.

“Si la gente mantiene la conducta de tener las vacunas en tiempo y forma, todos generarían defensas y estaríamos bastante más cubiertos ante la enfermedad o, si somos más negativos, al menos no caeremos internados, haremos un cuadro leve y no necesitaremos terapia, ya tenemos la experiencia de la última ola cuando costaba encontrar respiradores y camas”, recordó.

Señaló que hay que mirar los países que ya han tenido varias olas y donde se ha implementado el pase y a quienes no quisieron se los confinó cuando fue necesario. Porque dijo que de otro modo hay personas que se vacunan y toman recaudos y otros que no se vacunan, no se preocupan y andan por la calle sin cuidados. “Estamos a mitad del camino y no podemos dejar de vacunarnos”, convocó ante la posibilidad de avanzar en el control del impacto del virus.

La epidemióloga Raquel Martin no cree que el pase vaya a estimular la vacunación sino que tendría un efecto contrario: “Genera bronca y en la bronca hay rechazo, creo que cuando algo se impone, no se realiza”. Además, no cree que haga falta, cree que hay que producir anticuerpos e inmunidad de rebaño. “No se si la gente tiene la suficiente conciencia de la situación”, opinó y señaló que hay que estimular las medidas preventivas de cuidado individual para evitar contagios.

Cuando se ha querido comparar la situación argentina con la europea o la de Estados Unidos se ha expresado que es bien diferente. De hecho, la misma ministra Vizzotti así lo ha destacado. Se advierte que en el país hay buena adhesión a la vacunación y los grupos antivacunas no son tan fuertes como en los países del Norte. La funcionaria ha dicho que el país debe adaptarse a su realidad.

Walter Vázquez, director del hospital Español se manifestó a favor del pase. Resaltó la efectividad de la vacunación al expresar que desde hace semanas no llegan casos graves al nosocomio. “Es muy importante que se pida el pase dado que va a estimular a que se vacune más gente y se ha demostrado ampliamente que a mayor vacunación menor cantidad de casos y sobre todo menos graves”, explicó.

Luego agregó: “El segundo punto es que los empleadores deberían pedir a quienes tienen atencion al público tambien una especie de pase, desconozco si existe una ley que permita o impida esto pero estoy seguro que cada empleador puede hablar y estimular a que se vacune por el bien del empleado y de quienes acuden al lugar, que no sea discriminador sino que actúe como un brazo sanitario más”.

Aclaró que no se trata de que no trabaje el que no se vacune, “se trata de aunar esfuerzos de sectores diferentes para lograr que se vacune la mayor cantidad de gente”, consideró el médico. Desde su punto de vista, pedir el pase sanitario, si se analiza más finamente, podría ser visto como discriminatorio: “pero no me parece mal porque estamos en pandemia y la salud de uno es la salud de todos”, concluyó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA