El Gobierno dice que 10 millones de personas se vacunarán en menos de 3 meses: la Sputnik V, entre la esperanza y la desconfianza

“Apenas toque suelo argentino” se empezará a distribuir y aplicar, confirmó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. En Rusia la población civil se mantiene cautelosa.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, aseguró hoy que “apenas toque suelo argentino” la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus se empezará a distribuir y aplicar, y ratificó que el contrato con el laboratorio de ese país dispone una entrega antes de fin de año, aunque todo depende de que se cumpla con ese envío en tiempo y forma.

”Estamos describiendo con mucha transparencia los contratos que ha firmado la Argentina para adquirir las vacunas. El contrato por la vacuna Sputnik V tiene tres fechas de entrega: una más pequeña en diciembre, una en enero y otra en febrero. Eso es lo que hemos firmado, y depende de que el envío llegue este mes”, afirmó Cafiero en diálogo con radio Mitre.

El jueves, al anunciar la firma del acuerdo con Rusia, el presidente Alberto Fernández ratificó que está prevista la vacunación de 300 mil personas antes de que termine el año, a lo que se sumarán 5 millones en enero y otros 5 millones en febrero. Cafiero explicó hoy que “si la vacuna llega en diciembre se manda directamente a los centros de vacunación” y, en ese marco dijo que el Gobierno tiene “buenas expectativas, por eso viajaron técnicos de la Anmat, que van a revisar la documentación y despejar cualquier tipo de duda que surja”.

Una comitiva del Gobierno argentino, encabezada por la viceministra de Salud Carla Vizzotti y la asesora presidencial Cecilia Nicolini e integrada por técnicos de la Anmat, viaja hoy a Rusia para definir esos detalles. ”Pensemos que la Anmat tiene un prestigio internacional similar a los organismos similares de EEUU o del Reino Unido”, remarcó. En ese punto, volvió a puntualizar que “en esto es esencial confiar en la calidad que tiene la Anmat para poder definir cuáles son las vacunas para los argentinos, lo ha hecho durante años con mucho éxito”.

Cafiero insistió con que “no hay una fecha precisa de cuándo empezamos a vacunar, será cuando lleguen al país las vacunas, pero nosotros tenemos una fecha de entrega en el contrato con el laboratorio ruso para diciembre”. Respecto del plan de vacunación, explicó que “tenemos ya todo el dispositivo preparado para empezar la distribución e inmediatamente se puede empezar a aplicar”. Consideró además que “hay que tener en cuenta que en la Argentina tenemos un camino bastante allanado una vez que la vacuna toque nuestro suelo, porque tenemos gran experiencia en campañas de vacunación”.

En esa línea estimó que por ello “habrá más celeridad porque la sociedad argentina tiene la costumbre de ir a vacunarse, en otros países no es así”, aunque admitió que “hay que tener en cuenta que esta vez el operativo es a una escala muy grande”.

Dudas en Rusia

Rusia empezó el pasado 5 de diciembre a vacunar contra el coronavirus al personal de salud, trabajadores sociales y docentes en la capital, Moscú, donde se abrieron 70 centros especiales para inmunizar a la población. Sus creadores anunciaron el mes pasado una tasa de eficacia del 95%, según los resultados provisionales, y que la vacuna sería más barata y fácil de almacenar y transportar que otras.

Esta semana ya se lanzó en ese país la primera fase de vacunaciones masivas pero no tuvo la adhesión esperada.

Las razones se basan tanto en la historia de Rusia de cautela ante las autoridades como en las teorías conspirativas que circulan por Internet y los negacionistas de la pandemia, lo que refleja gritos de protesta similares contra las vacunas en los Estados Unidos, Alemania y otros lugares.

Las autoridades rusas tampoco ayudaron a su causa emitiendo mensajes confusos sobre si los vacunados deben evitar el alcohol durante semanas.

No confío en eso”, dijo la estudiante de ingeniería mecánica Lia Shulman, de 21 años, “porque siempre mienten. Si el gobierno te dice que hagas algo, debes hacer lo contrario”.

No quiero que me vacunen ni mis padres”, continuó Shulman. “La mayoría de mis amigos son iguales”.

Sputnik V: características de la primera vacuna que se aplicará en la Argentina

Basada en una tecnología que ya demostró seguridad y eficacia en otras vacunas como la del ébola, la Sputnik V, desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Rusia y que Argentina comenzará a aplicar antes de fin de año, tuvo una eficacia superior al 95% a los 21 días de la segunda dosis en la prevención de la infección por coronavirus, según resultados preliminares de sus estudios de fase 3.

La Sputnik V es una vacuna que utiliza una plataforma (o tecnología) llamada de “vectores no replicantes”. Los vectores son virus que se modifican genéticamente para que no tengan capacidad de reproducirse en el organismo (y por tanto inocuos) y se usan para transportar material genético del virus del que se quiere inmunizar.

En este caso, la Sputnik V usa adenovirus humano como vector y, a diferencia de otras candidatas, utiliza dos adenovirus (uno diferente en cada dosis) para provocar una mayor y más duradera respuesta en el sistema inmunológico.

A esos adenovirus se le “agrega” una parte de la proteína espiga (o spike) que pertenece al coronavirus. ”Los vectores de adenovirus son virus modificados genéticamente de la gripe común que no pueden reproducirse en un cuerpo humano. Cuando se usa la vacuna Sputnik V, el coronavirus en sí no ingresa al cuerpo ya que la vacuna solo contiene información genética sobre parte de su capa de proteína externa (la proteína espiga)”, explicaron sus desarrolladores.

Y describieron que “esto elimina por completo la posibilidad de infectarse como resultado de la vacunación y al mismo tiempo provoca la respuesta inmune estable del cuerpo”. Alexander Ginzburg, director del Gamaleya, aclaró ayer en relación a trascendidos que decían que no se podía tomar alcohol tras la aplicación de la vacuna que “no estamos hablando de una prohibición total del alcohol durante la vacunación. Sólo estamos hablando de una limitación razonable de consumo hasta que el cuerpo haya formado su respuesta inmune a la infección de coronavirus”.

”Del mismo modo, no se recomienda tomar medicamentos que supriman el sistema inmunológico en un plazo de 42 días mientras se establece la inmunidad al coronavirus. Todas estas son recomendaciones estándar para la vacunación a fin de lograr la máxima eficacia”, añadió y recordó que “los médicos recomiendan no beber alcohol durante 3 días después de cada inyección”. El 24 de noviembre, el Centro Gamaleya y el RDIF anunciaron los resultados positivos del segundo análisis de datos provisionales de los ensayos clínicos de fase 3, doble ciego, aleatorizados y controlados con placebo.

La evaluación de la eficacia se llevó a cabo entre 18.794 voluntarios 28 días después de recibir la primera dosis (7 días después de la segunda dosis) de la vacuna o placebo sobre la base de 39 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 31 se dieron en quienes habían recibido placebo y 8 en los inoculados con la vacuna.Como la relación entre el grupo placebo y el grupo vacunado es de 1 a 3, sobre esa cantidad de casos, la Sputnik V demuestra una eficacia del 91,4% siete días después de la segunda dosis.

No obstante, “los datos preliminares sobre los voluntarios en el día 42 después de la primera dosis (equivalente a 21 días después de la segunda dosis), cuando ya han formado una respuesta inmune estable, indican que la tasa de eficacia de la vacuna está por encima del 95%”, informó el Centro Gamaleya.Una ventaja de la Sputnik V sobre otras candidatas es que la forma liofilizada (seca) de la vacuna se puede almacenar a una temperatura de +2 a +8 grados Celsius, lo que hace más sencilla la logística para su traslado y almacenamiento.

En la actualidad, la vacuna continúa su estudio clínico fase 3 con más de 40 mil voluntarios en Rusia y también se están realizando ensayos de estas características en Bielorrusia, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela y otros países, así como la fase 1-2 en la India.El 11 de agosto, la Sputnik V fue registrada por el Ministerio de Salud de Rusia y en septiembre la vacuna se administró por primera vez a un grupo de voluntarios de las “zonas rojas” de los hospitales de ese país.

”La observación de 10.000 voluntarios vacunados adicionales que representan a médicos y otros grupos de alto riesgo bajo el uso civil de la vacuna fuera de los ensayos clínicos también confirmó la tasa de eficacia de la vacuna de más del 90 por ciento”, informaron en un comunicado.

El 4 de septiembre la revista The Lancet publicó un artículo de investigación sobre los resultados de los ensayos clínicos de fase I y fase II de la vacuna que no mostró eventos adversos graves y una respuesta inmune efectiva de los vacunados. Los suministros de vacunas para el mercado mundial serán producidos por los socios internacionales de RDIF en India, Brasil, China, Corea del Sur y otros países. Desde el sábado Rusia comenzó una campaña de vacunación con la Sputnik al personal de salud, trabajadores sociales y docentes en la capital, Moscú, donde se abrieron 70 centros especiales para inmunizar a la población.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA