viernes 23 de abril de2021

Antena
Turismo

Desarrollo económico de Malargüe

Por Gustavo Miras, presidente de la Cámara de Comercio del departamento

  • jueves, 3 de diciembre de 2020
Antena

Se ha dicho que “la historia permite el conocimiento del pasado, facilita la comprensión del presente y pone a disposición de los hombres experiencias y conocimientos que les permiten hacer proyecciones del futuro.

Es por eso, que me voy a permitir realizar un breve repaso histórico de nuestras principales actividades economicas departamentales.

Los ríos y arroyos malargüinos permitieron la formación de numerosos oasis. La principal actividad económica que se desarrollaba en territorio Malargüino era la ganadería extensiva, explotada por antiguos pobladores desde fines del siglo XVII. Luego les sucedieron los puesteros. Sin embargo, su verdadera actividad productiva comenzó con los remates de tierras públicas efectuados a partir de 1904, en que algunos terratenientes decidieron ofrecerlas en arrendamiento o en administración. Los animales silvestres como el zorro, el puma y los perros cimarrones, siempre fueron temidos por los puesteros. Sus ataques al ganado provocaban grandes pérdidas.

Esta actividad también era ejercida en los cascos de las primeras estancias, como así también el cultivo de cereales, legumbres, bulbos y forrajes. La agricultura se vio favorecida especialmente después de 1887 en que se le asigna a la Orteguina la concesión de regadío para diez mil hectáreas con aguas del Rio Atuel.

La producción ganadera estaba compuesta de vacas, caballos, ovejas y chivos.

La presencia del Rio Grande definió un sector muy marcado, donde los poblados cercanos a su cauce, sumados a la presencia de microclimas favorecieron la actividad agrícola.

Otro importante sector lo define el Rio Malargüe, cuyas aguas riegan estancias cercanas y proporciona el líquido, elemento escencial para las necesidades de la población del departamento

He aquí, un antes y un después de La erupción de “El descabezado” de 1932 que produjo efectos inmediatos en pobladores, tanto de la villa como de las localidades rurales, perjudicando la actividad agrícola y ganadera.

A principios de la década del ’40, las necesidades de aprovisionamiento de combustible sólido de la industria nacional y los requerimientos europeos originados en el conflicto bélico, impulsaron la extracción de la asfaltita en territorio malargüino. El interés por la minería se orientó a otros minerales como el manganeso, plomo, hierro, fluorita, uranio.

En Los Molles, gozaban de mucho prestigio las aguas termales, debido a sus propiedades curativas. Allí se construyeron los primeros hoteles que ofrecían comodidades para el turista, los que al principio, estuvieron habilitados solamente en verano.

A partir de la década del ’40, luego de la habilitación de los puentes sobre la ruta 40, se hizo notable el tránsito de turistas rumbo al sur. Las grandes distancias, el tiempo de viaje, y las comodidades de los vehículos de la época, exigían una parada para hospedarse. La Inauguración del Hotel de Turismo por parte del gobierno provincial, a fines de 1952, tuvo por objeto responder a esa demanda.

El aumento de la población en la entonces Villa Cabecera y hoy ciudad de Malargüe trajo aparejado la constitución de clubes y otras entidades intermedias, entre ellas la La Cámara de Comercio que hoy tengo el honor de presidir.

Es asi como vamos viendo la diversificación de la matriz productiva del Departamento. Siendo parte fundamental, sus ríos, tierras, minerales, y edificios relacionados al turismo

Habiendo hecho este repaso histórico, ahora quisiera realizar un breve análisis económico, recurriendo simples comparaciones, que por tediosas que parezcan, siempre son buenas para sacar algunas conclusiones.

Analizando los departamentos más y menos viables, en el sentido de la riqueza que generan para eventualmente mantener a sus habitantes, en los extremos aparecen Malargüe y Las Heras: si se independizaran los 18 municipios y cada uno tuviese que solventarse con sus propios recursos, un malargüino tendría casi un 900% más que un lasherino. A esta conclusión se llega dividiendo el PBG de ambos territorios por su respectiva cantidad de habitantes.

Nuestra Cámara de Comercio, la institución local que en varias oportunidades ha convocado a todos las empresas y comercios, socios y no socios, para discutir temas como minería, petróleo, salud, educación, cultura, turismo, problemas económicos y sociales. que impulsa una vez más, el desarrollo minero metalífero en Mendoza. Nosotros salimos nuevamente a decirle al resto de nuestros comprovincianos que queremos minería metalífera en Malargüe ¡déjennos hacerla, sabemos cómo, sin perjudicar a nadie!

Nuestras esperanzas nuevamente están puestas en la culminación y Explotacion del Proyecto Potasio Rio Colorado, Ex Vale, hoy con sus activos en poder de la provincia, emprendimiento que derramo en todo el sur y el resto de la provincia mano de obra genuina, me anticipo para aquellos faltos de memoria, que ahora no empiecen con el relato de que el nuevo proyecto no va a generar mano de obra y riqueza para todo el sur mendocino, dejen los intereses particulares y mezquindades de lado. El panorama es optimista en el Valle de Uco, donde el departamento más viable, San Carlos (4°), gracias al valor agregado que genera la minería en ese departamento, una paradoja teniendo en cuenta la oposición de sus habitantes a la actividad a gran escala.

En el sur, Malargüe es la excepción, mientras que General Alvear (8°) y San Rafael (10°), se ubican muy por debajo del departamento más austral de la provincia. ¿De qué viven en Alvear y San Rafael? Servicios, muchos de ellos vinculados a la actividad agroindustrial y a la industria petrolera de Malargüe.

Soñamos con seguir siendo el Malargüe sostenible y sustentable que siempre lo hemos sido.

Nos alegra que el proceso de licitación de Portezuelo de viento siga avanzando. Apoyamos desde esta Cámara la realización de la presa para la generación de energía y las demás obras complementarias. Consideramos que una vez licitada y comenzada la obra Portezuelo, como hoy está formulada, llegará el tiempo de plantear la discusión respecto del trasvase del río Grande al Atuel, que es necesario, que estamos dispuesto a darla, pero repito, en el momento adecuado, que no es hoy.