Crisis en pediatría: hay médicos, pero eligen el sector privado o irse del país

Según el informe del Consejo de Deontología, al que accedió Los Andes, más de 100 médicos eligieron esta especialidad en los últimos tres años. Los servicios de subespecialidades en el Notti han perdido personal porque se jubilan o renuncian para trabajar en el privado, donde no están cubiertos todos los puestos y se paga más.

Hospital Notti
Pediatría en crisis

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Hospital Notti Pediatría en crisis Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

La crisis en el sistema público de salud de Mendoza no sólo está atravesada por el conflicto con los anestesistas, repercutiendo en más de 5.000 cirugías paralizadas en los últimos meses. También esta semana se denunció el vaciamiento en el plantel de recursos humanos del principal hospital pediátrico de la región y uno de los de referencia en el país, el hospital Humberto Notti.

La Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) advirtió que el Notti está perdiendo profesionales pediátricos y que los servicios están trabajando con menos personal en algunas subespecialidades. Entre las causas esgrimidas aparece la de que los médicos residentes no eligen hacer pediatría o, si lo hacen, emigran al sector privado en busca de mejores salarios.

El dato se contrasta con un informe del Consejo Deontológico de Mendoza, que establece que, en los últimos tres años, más de 100 médicos se especializaron en pediatría. Incluso la estadística se mantiene año a año: en, 2019 con 42 especializados en esta rama; 2019 con 37 y otros 37 en 2021.

Que hayan obtenido el aval para formarse como pediatras en el Notti –que es el centro formador para los médicos del sector privado, público y también del exterior– o en otros centros asistenciales, no significa que todos estos nuevos profesionales los absorba la salud pública o que se queden en el país.

La lógica misma del proceso de apertura de residencias en pediatría se mueve en función de lo que demanda el mismo sistema y los directores de los hospitales son los que cada año piden la apertura de las plazas.

Así lo explicó el titular del departamento de certificaciones del Ministerio de Salud, Juan Diego Pocognoni: “El Ministerio de Salud hace un expediente electrónico donde le solicita a cada sede formadora que detalle la cantidad de plazas de especialidad de pediatría y clínica, o las subespecialidades que quieren llamar a concurso para cada año. Ese expediente llega al Ministerio de Salud, se analiza y el número final lo definen la ministra de Salud y el subsecretario de Planificación”.

“No podemos soslayar el impacto de la crisis económica en el país y que las nuevas generaciones se que reciben de médicos, en lugar de hacer una residencia, se van a recorrer el mundo. Ese factor también hay que tenerlo en cuenta, porque la planificación a futuro que antes hacía un estudiante de medicina, ahora ha cambiado”, aseguró

Esto repercute directamente en que se abran plazas para pediatría en nosocomios como el Notti o el Perrupato (en San Martín), pero que haya mermado la presentación a las residencias. Por ejemplo, el año pasado se solicitaron 20 lugares para residencias de pediatría en el Notti y sólo se cubrió la mitad.

De todos modos, Pocognoni consideró que el número de los residentes que obtienen la especialización se ha mantenido y aclaró: “Lo que sucede es que luego los egresados eligen dónde trabajar: en el sistema público o el privado, en Mendoza o en otro lugar. Incluso eligen realizar tareas distintas a la práctica médica o no ejercer. En eso tienen libre elección. Plantas, contratos y prestaciones siempre se ofrecen”.

Al momento de elegir una especialidad, los galenos recién recibidos se inclinan por la clínica médica, pediatría y cirugía. Y en los últimos años, creció el interés por dermatología, anestesia y traumatología.

La realidad del Notti

La jefa del sector del departamento de Internación del Notti, Mariana Arreghini, explicó que el personal no se dedica sólo a una especialidad, sino que ocupa varias áreas. Por ejemplo puede hacer guardias pediátricas en general y también en otro horario dedicarse a las subespecialidades, como por ejemplo gastroenterología.

En el caso de terapia intensiva ha habido bajas por distintas razones, como el éxodo al sistema privado o porque se han radicado a otro país y se hace compleja la reposición de estos puestos en el sistema de prestaciones, al no haber incentivos como política sanitaria.

“En Internación renunciaron dos profesionales en un año. El Ministerio puso a otros dos pediatras en trabajos no asistenciales, hubo otros dos que pidieron licencias sin goce de sueldo y otro colega lo cambiaron de especialidad por falta de personal en otro lugar. Si bien algunos se reemplazaron aún faltan dos puestos por cubrir”, analizó la profesional, dejando en claro la alta rotación y los movimientos internos que afectan al plantel para cubrir la fuerte demanda. Y continuó: “De esos se han cubierto algunos, pero dos quedan sin suplantar”.

14 de Junio 2022 Política

Anuncio de marcha de la Salud

Desde Ampros la gremialista Claudia Iturbe junto a la dra. Mariana Arreguini jefa de internación del Hospital Notti , anunciaron el paro para la semana que viene


Foto:  Orlando Pelichotti / Los Andes
14 de Junio 2022 Política Anuncio de marcha de la Salud Desde Ampros la gremialista Claudia Iturbe junto a la dra. Mariana Arreguini jefa de internación del Hospital Notti , anunciaron el paro para la semana que viene Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

El déficit también se da en la guardia y se siente más en la época de invierno, con la alta demanda por cuadros respiratorios. Aquí toma protagonismo lo salarial: se paga una suma de $1.000 aproximadamente por hora de un total de 24 que deben cubrirse (unos $25.000 por guardia), mientras que, por la misma tarea, en el privado el honorario oscila entre $30.000 y $40.000.

“Han renunciado seis profesionales con diferentes horas médicas, que no han sido tomadas por otros médicos y se cubren con el personal que hay, recargándolos”, reconoció Arreghini.

“En otro de los puestos, como es el de Neonatología, tres de los médicos del staff se fueron a vivir a España, aunque se han vuelto a cubrir con nuevos. Pero en terapia intensiva pediátrica hay profesionales que también se fueron a España o cambiaron de servicio y faltan reponer seis lugares”, completó.

La especialista recalcó que la política sanitaria debe contemplar el mercado para que haya un equilibrio entre lo público y lo privado.

Hoy un pediatra elige trabajar en la parte privada por las mejores condiciones, pero si se mira a nivel provincial faltan porque en los consultorios ya no están admitiendo nuevos pacientes. Si hubiera más recursos humanos se equilibraría. Hoy no está copado el privado, por eso se van los profesionales del sistema público”, dijo.

La realidad en el Perrupato

En el Este, el jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Perrupato, Eduardo Piatelli manifestó que el problema es económico: “Puede sonar feo, pero los profesionales necesitamos comer, poder pagar el combustible para trasladarnos y cuando el personal que viene de la Ciudad de Mendoza por ejemplo saca cuentas no les alcanza con lo que ganan por prestación por ejemplo, o incluso siendo de planta no superan $ 60.000 al mes “.

Desde el 1 de junio el nosocomio de referencia del Este de Mendoza perdió el servicio de los consultorios externos de pediatría por la renuncia de los médicos que estaban contratados.

Hoy esta atención se concentra en la mañana y como no se puede absorber toda la demanda se estresa la guardia, con un promedio de consultas de 500 niños al día con tres médicos de guardia.

Se perdió el consultorio externo de la tarde por problemas en los contratos con condiciones de trabajo poco atractivas y encima a esto hay que sumarle que hubo liquidaciones mal hechas”, admitió.

En tanto, el área de terapia intensiva pediátrica “el 50% de la planta viaja todos los días desde la Ciudad de Mendoza, pero no se les paga la movilidad por ejemplo y lo tienen que pagar de su bolsillo con salarios que no superan los $80.000″, graficó

En el ámbito privado, el director médico del Hospital Español, Wálter Vázquez reconoció que hay especialidades más difíciles de cubrir, como los médicos neonatólogos o intensivistas en la pediatría.

“Los sueldos son bajos y este es un tema que debe revisarse desde lo privado pero también desde lo público con una mirada integral”, opinó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA