martes 2 de marzo de 2021

Profesionales de distintas especialidades asisten a los pacientes de forma virtual y, según el caso, de manera presencial.
Sociedad

Creció la demanda de atención psicológica en el sistema público mendocino

Debido al aislamiento hay más consultas por tratamientos y acompañamiento. Cómo las abordan en los hospitales y centros de salud de la provincia.

Profesionales de distintas especialidades asisten a los pacientes de forma virtual y, según el caso, de manera presencial.

En contexto de pandemia, las medidas de protección que se repiten una y otra vez están apuntadas fundamentalmente a cuidar la salud física de las personas. Son por supuesto muy necesarias, pero de alguna manera pasan por alto que esta crisis global no afecta solamente al cuerpo, sino también a la mente. La incertidumbre por el futuro, la soledad, más los cambios cotidianos, inevitablemente generan miedo, angustia, insomnio, entre otros síntomas.

De hecho, en el sistema público las distintas áreas de Salud Mental han notado un fuerte incremento en su demanda y han tenido que recurrir a distintas estrategias para seguir atendiendo en medio de la crisis sanitaria. Paralelamente se encuentra habilitado en el 0800-800 COVID un apartado que brinda atención psicosocial las 24 horas, pero que no recibe la cantidad de llamados que se esperan ante esta situación.

Elizabeth Liberal, directora de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud de la provincia, contó que tienen equipos (conformados por psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales) en todos los hospitales y centros de salud y que por el contexto actual se trabaja en doble modalidad. “Primero se hace la consulta a través del teléfono, pero si la persona está muy angustiada se la cita presencialmente”, detalló.

En estos seis meses de pandemia la profesional ha observado un importante aumento en la demanda de estos servicios. “Por un lado, por parte de los pacientes que ya estaban en tratamiento que pueden agravarse y, por el otro, aparecen los cuadros nuevos que son esperables por todo lo que se está viviendo durante la cuarentena”, manifestó la funcionaria.

En este último caso la directora indicó que algunas personas necesitan tratamiento psicológico o psiquiátrico, mientras que otras requieren un acompañamiento. “Esto también es importante porque cuando uno tiene un estrés sostenido y, si no se acompaña, se corre el riesgo de que se convierta en un estrés postraumático y que se genere algo crónico”, subrayó Liberal.

Aseguró que, pese a este aumento, el sistema público está dando respuesta y que han tenido que modificar las estrategias ante el actual panorama. “Las internaciones psiquiátricas han disminuido en los hospitales generales donde habíamos logrado camas gracias a la nueva ley de salud mental, pero por el Covid se redujeron”, explicó Liberal. Así, los casos más graves son directamente dedicados a los hospitales monovalentes, como El Sauce o el Carlos Pereyra.

En cuanto a los tratamientos psicológicos, se atienden principalmente en centros de salud y hospitales. “Si no los pueden recibir ahí se los deriva a la red asistencial, pero no se deja a nadie sin atender”, subrayó la directora de Salud Mental  y Adicciones. A la vez, remarcó que desde el área que comanda trabajan en distintos frentes: niñez y adolescencia, adultos mayores en geriátricos, enfermos de Covid, familiares de estos últimos, personal de salud, entre otros.

Línea telefónica con poco uso

En paralelo al aumento de la demanda de tratamientos y acompañamiento psicológico en el sistema público, llama la atención de los mismos profesionales la poca cantidad de contactos que recibe el 0800-800 COVID en el apartado de atención psicosocial. “Tenemos una guardia de lunes a lunes las 24 horas con profesionales de salud mental, pero nos ha costado mucho la difusión, notamos que mucha gente no acude a pedir esta ayuda”, manifestó Alina Del Canto, coordinadora del Área de Prevención y Capacitación de la Dirección de Salud Mental.

Una posible explicación de este fenómeno tiene que ver con que el 0800 recibe 3.500 llamadas por día por distintos asuntos y la atención muchas veces se hace esperar. “Actualmente tenemos el filtro del operador, creemos que si logramos una comunicación más directa posiblemente el flujo aumente”, consideró la funcionaria. Y adelantó que están en tratativas para que la contención psicosocial se encuentre entre las opciones que brinda la operador desde un principio de la llamada.

Ante esta dificultad para acceder a la comunidad, desde allí han abierto el equipo para brindar apoyo en distintos espacios como los Centros Extra Hospitalarios (CAE), familiares de contagiados que necesitan apoyo y en hospitales que lo requieran. “También hemos capacitado a los agentes sanitarios que salen en las brigadas territoriales para que difundan este servicio que hoy es muy necesario; sólo necesitamos superar algunas barreras”, concluyó Del Canto.

Atención en hospitales

En paralelo a la atención del Covid, así como de otras patologías, en los distintos hospitales de la provincia también brindan contención psicológica y psiquiátrica. En el Lencinas estiman que de las 25 camas ocupadas por Covid, un 40% solicita este apoyo. “Son varios factores que se suman: el aislamiento, el temor a la enfermedad, entre otros”, precisó Marcelo Barcenilla, director del nosocomio.

Allí continúan con la atención psiquiátrica y psicológica de los pacientes habituales de forma virtual. “Se satisface la demanda y lo tenemos todo bastante ordenado”, aseguró Barcenilla. En tanto, indicó que no se hacen nuevos ingresos de estos tipos de pacientes. “Si es una urgencia se atiende desde la guardia”, explicó.

En el hospital Carrillo están trabajando de forma similar. “En este momento estamos abocados a contener el personal, ya sea que tengan Covid o no, y estamos conteniendo también a todos los pacientes que ingresan con Covid”, detalló Sonia González Herrera, jefa de servicio de Salud Mental del efector.

En cuanto a sus pacientes habituales, que eran principalmente niños, se los está atendiendo telefónicamente. “Estamos en contacto con los padres para que los que necesitan no se queden sin la medicación”, agregó.

González Herrera destacó que no se están aceptando nuevos pacientes por estar abocados a la emergencia. “Lo estrictamente psiquiátrico se deriva al Pereyra y, cuando son niños, a los centros infanto-juveniles de Capital”, señaló.


Por las redes