Así es la gestión de residuos plásticos en el Gran Mendoza

Cómo es la gestión de residuos en el Gran Mendoza, con los plásticos. - Imagen ilustrativa
Cómo es la gestión de residuos en el Gran Mendoza, con los plásticos. - Imagen ilustrativa

Los plásticos son materiales sumamente útiles en todos los ámbitos de nuestras vidas, pero se han convertido en un gran problema ambiental por sus altas tasas de generación y su baja degradabilidad.

Los materiales plásticos están presentes en cada espacio que habitamos, en cada tarea que realizamos y en gran parte de los productos que consumimos. Durante la primera mitad del siglo XX se produjeron importantes inventos y desarrollos industriales que prepararon el terreno para la producción masiva de plásticos que se extiende hasta nuestros días.

En 1950, la producción mundial de plásticos había acumulado unos pocos millones de toneladas y su utilización no era masiva. En la actualidad, se estima que se producen cerca de 1,1 millón de toneladas de plástico a diario para su uso en embalajes, producción textil, aplicaciones eléctricas y electrónicas, vehículos y autopartes, maquinaria industrial, materiales de construcción, agricultura, sanidad y otros productos. Los tipos de plásticos más producidos son el polietileno, el polipropileno, el PVC, el poliestireno, el PET y el poliuretano.

La importancia sanitaria de los plásticos quedó de manifiesto con la pandemia, pero también se evidenció la problemática de su excesiva generación y las dificultades para gestionar este tipo de residuos, principalmente en las regiones menos desarrolladas del planeta. La contaminación con plásticos es tan extensa que ha llegado a zonas poco exploradas de la Tierra, como el lecho oceánico y los casquetes polares. Muchos de sus efectos ambientales son aún desconocidos y su huella podría ser permanente junto con la del cambio climático y la extinción masiva de especies, por lo que algunos científicos han propuesto señalar un cambio de época geológica y denominarla “Antropoceno”, mientras que otros no están de acuerdo con otorgar un carácter geológico al asunto.

Analizando nuestra situación, en el Gran Mendoza la fracción plástica corresponde al 13% en peso de los residuos sólidos urbanos (RSU) y se estima que cada habitante produce, en promedio, 1 kg de RSU al día. Esto implica una generación de 167 toneladas de residuos plásticos a diario en la metrópolis. La composición y la tasa de generación de los RSU están sujetas a cambios estacionales y se correlacionan con el nivel socioeconómico de los ciudadanos que los generan.

La problemática típica de los plásticos que no son adecuadamente gestionados en nuestro medio es que suelen caer (o ser arrojados) a las acequias y canales, disminuyendo su capacidad hidráulica durante las tormentas y afectando la calidad del recurso hídrico. Esto desencadena distintos efectos secundarios como inundaciones, daños a la infraestructura y a las redes de servicios y gastos millonarios para su limpieza.

En términos de gestión de recursos es importante buscar, en primer lugar, la manera de reducir el consumo y la producción de plástico virgen mediante acciones de minimización y prevención. Se puede lograr este tipo de resultados limitando la utilización de plásticos de un solo uso, sustituyendo contenedores, envases y envoltorios plásticos por otros materiales, fabricando productos con mayor vida útil, consumiendo productos locales y en estado fresco y seleccionando alternativas con menos consumo de materiales. Actualmente, la reducción en la generación depende, en mayor medida, de los hábitos de consumo de la ciudadanía y de la responsabilidad social empresaria, aunque se destacan algunas acciones concretas por parte del Estado como, por ejemplo, la prohibición de la entrega de bolsas plásticas en comercios y de sorbetes para bebidas.

Una vez agotada la etapa anterior, la siguiente posibilidad es pensar en la reutilización, que consiste en aprovechar el residuo aplicando la mínima intervención posible. Son necesarios la planificación, el diseño y la logística, de modo que distintas piezas o productos completos puedan regresar a las industrias que los fabricaron para ser utilizadas en un nuevo ciclo productivo. El ejemplo típico son las botellas retornables de bebidas, aunque esta lógica circular puede aplicarse a otros productos.

La siguiente alternativa en la jerarquía de gestión de residuos es el reciclaje. Éste se inicia con la captación de la fracción reciclable de los RSU y de grandes generadores. Para ello se han implementado distintos programas como los puntos de acopio (bajo la modalidad de “puntos verdes”, “puntos limpios”, puntos de “botellas de amor”, “ruleros” y máquinas de “ecocanje”) y la recogida diferenciada domiciliaria, que se realiza los jueves.

Seguidamente, se transportan los residuos reciclables a una planta o “Centro Verde”, donde se separan según el tipo de plástico para formar fardos que se venden a las industrias recicladoras. Allí los plásticos son triturados, lavados, clasificados y paletizados para convertirse en materia prima para el moldeado de nuevos productos. Un relevamiento elaborado por los investigadores del Centro de Estudio de Ingeniería de Residuos Sólidos (Ceirs) de la Universidad Nacional de Cuyo, mostró que, a inicios de 2021, se estaban recuperando 22 toneladas diarias de residuos plásticos para su reciclaje en el Gran Mendoza.

Vale la pena destacar que distintos sectores de la sociedad (municipios, empresas, cooperativas, ONG y centros de investigación) están trabajando para generar alternativas locales de reciclaje que puedan aprovechar todo tipo de residuos plásticos con bajos requisitos de limpieza y pureza. Entre otras, se pueden mencionar la producción de maderas plásticas a partir de la iniciativa “botellas de amor”; la elaboración de ladrillos con agregados plásticos y las investigaciones realizadas por el Ceirs-UNCuyo.

Finalmente, aquellos residuos que no son reciclados deben ser recolectados, transportados y dispuestos en forma controlada en un relleno sanitario.

Juan Pablo Ojeda - Ingeniero civil. Becario doctoral Conicet.

Producción y edición: Miguel Títiro- mtitiro@losandes.com.ar

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA