Angustia y reclamos por pacientes internados hace semanas a la espera de cirugías

Familiares relatan que aguardan en el Lagomaggiore pero que por la falta de anestesistas está resentida la atención. Preocupación y dificultades familiares y económicas para solventar la estadía ante las largas internaciones en un contexto de crisis del sistema de salud.

Hospital Lagomaggiore. Según familiares de pacientes, unas 10 personas están esperando una operación de vesícula.
Hospital Lagomaggiore. Según familiares de pacientes, unas 10 personas están esperando una operación de vesícula.

Familiares de pacientes internados en el hospital Lagomaggiore se encuentran desesperados ante la demora en las cirugías por falta de médicos anestesistas. Por un lado, temen por los riesgos para la salud de sus allegados, pero además, llevan semanas de espera con las complicaciones familiares y económicas que esto conlleva. El estado crítico de la prestación de algunos servicios de salud por falta de acuerdo salarial y de condiciones de trabajo en la provincia ha dejado a los pacientes como rehenes.

María Lucero es de 3 de mayo, en Lavalle, está realmente preocupada por el estado de salud de su hija, internada en el hospital Lagomaggiore desde hace 18 días a la espera de una cirugía que no llega. Por otra parte, su condición socioeconómica no es holgada y trasladarse hasta el hospital es un costo pesado para el bolsillo familiar: necesitan pagar 420 pesos diarios en pasajes de colectivo y a esta altura se les está haciendo muy difícil cubrirlo.

La joven, de 31 años, Jésica Alaniz, fue internada con pancreatitis, un cuadro que puede ser de gravedad, comenzó a recuperarse pero recayó y según les han dicho, la solución es una intervención. Aunque no llega, tampoco pueden darle el alta ya que no les aseguran que no vuelva a repetir el cuadro.

María contó que los médicos le dicen que quizás la semana que viene pueden operar, “pero nadie se hace responsable de sí a mi hija se le produce nuevamente una pancreatitis porque sigue teniendo la vesícula”, dijo la angustiada mujer. “La verdad no sabemos dónde recurrir, como mi hija hay como 10 o 12 personas en la misma situación, que en realidad es una enfermedad grave pero con una cirugía que no es tan difícil puede salir adelante y no repetir el cuadro”, opinó.

“No tenemos los recursos para estar tanto tiempo acá, también hay una chica que vive a 180 kilómetros, en el secano lavallino y tampoco tiene respuestas, no tienen empatía ni siquiera por la situación del grupo familiar, si hay hijos chicos esperando en la casa, por una cirugía de 45 minutos nos hacen una espera de 20 días, un mes y más también”, reclamó.

Comentó que la chica ya está recuperada hace al menos 7 días. “Pero me dicen que no se hacen responsables de sí a mi hija le vuelve la pancreatitis”, apuntó en referencia a la posibilidad de alta. Agregó que de acuerdo a lo que ha podido conocer entre los pacientes hay una demanda de alrededor de 30 operaciones a la espera de que se solucionen los problemas.

Conflictos salariales

La situación que atraviesa el sistema de salud local, en particular en efectores públicos, es compleja y por el momento, quizás lo más crítico es la situación de conflicto con los médicos anestesistas. Estos especialistas no aceptan las condiciones laborales y salariales que propone el gobierno de la provincia y por ello, se estima que un número cercano a la mitad de quienes se desempeñan en el sector estatal ha dejado de prestar servicios o los han reducido. Para el gobierno, se trata de una extorsión, sin embargo, en busca de alcanzar un acuerdo, la negociación se ha dejado en un impasse hasta el 6 de mayo.

Desde el Ministerio de Salud destacaron que se está en un “stand by” hasta ese entonces pero negaron que los quirófanos hayan dejado de trabajar.

En el área señalaron que los espacios se han cubierto con profesionales de otros sectores o que incluso, en las zonas donde la situación era más crítica como San Rafael y el Valle de Uco, se acordó con los profesionales “rebeldes” la prestación del servicio para cubrir las principales demandas. Esta situación, aceptan, ha resentido la atención.

Dadas estas circunstancias y de acuerdo a lo que es habitual en los servicios de salud, se da prioridad a las urgencias y situaciones más críticas.

Aldana Ávila llegó el sábado 16 de abril al hospital Lagomaggiore para tener a su bebé, nunca regresó a su casa, en Guaymallén. Es que el pequeño tiene un quiste en uno de los testículos y debe ser intervenido, también espera.

La angustia de la mujer es perceptible en su voz, no es para menos: en casa hace 11 días que la esperan tres niñas pequeñas, sus otras tres hijas, a quienes desde aquel entonces no ha vuelto a ver.

“Le tienen que hacer una operación en el Notti, pero no me dan respuesta, me dijeron que mañana, ahora me dicen que quizás la semana que viene, me dicen que hay un solo anestesiólogo atendiendo ahí y que están operando a los niños más urgentes de la semana pasada”, refirió. Ella ya tiene el alta, está allí todo el tiempo acompañando a su hijo a quien no quiere dejar. “Pido que le den el alta y no me la quieren dar porque no está en condiciones, no quiero dejar solo a mi hijo, yo solo me voy a ir si me llevo a mi hijo”, subrayó decidida.

Falta de médicos

Otra cuestión que se señala es que por la situación que se presenta en el hospital Notti, también se complica la consulta con algunos especialistas. Una médica del Lagomaggiore señaló que sucede que necesitan derivar pacientes para interconsultas con especialistas y que no pueden hacerlo debido a que en el hospital pediátrico no dan abasto. Es que allí, la falta de acuerdo salarial derivó en la quita de servicios de muchos profesionales que trabajan como contratados y no lograron un acuerdo con el gobierno en cuanto a sus condiciones de trabajo. Por ello, decidieron no renovar sus prestaciones.

Según dijo la profesional, en el efector de Guaymallén están cubriendo primero su propia lista de pacientes y van lento en la recepción de aquellos externos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA