Pirotecnia: ¿cuál es la peor consecuencia del impacto de un fuego artificial en los ojos?

Estos accidentes son frecuentes y de poca severidad. Muchas veces, mediante un lavado profuso con agua, son lesiones que se revierten en 48 a 72 horas sin secuelas. En algunos casos, se pueden agravar si la zona afectada fue la córnea, ya que pueden quedar secuelas visuales.

Pirotecnia salud navidad rumbos 1007
Pirotecnia salud navidad rumbos 1007

A la humanidad le gustan los espectáculos de fuegos artificiales desde tiempos inmemoriales. Originarios de China, ya en el siglo VII había quienes hacían estallar cañas de bambú para espantar con sus chispas a los malos espíritus. Actualmente, los atractivos fuegos de artificio siguen vigentes y representan distracciones artísticas magníficas, que, llevadas a cabo por profesionales, suelen resultar seguras.

Los problemas, en realidad, se asocian con su uso masivo por “no profesionales”, lo cual ha provocado gran cantidad de accidentes, como daños oculares indirectos, superficiales por quemaduras secundarias de partículas que caen en la conjuntiva, la piel palpebral y las pestañas. Son frecuentes y de poca severidad. Muchas veces, mediante un lavado profuso con agua, son lesiones que se revierten en 48 a 72 horas sin secuelas. En algunos casos, se pueden agravar si la zona afectada fue la córnea, ya que pueden quedar secuelas visuales.

Pero los daños por impacto directo son los más graves, sean por un cuerpo extraño/proyectil o por la onda expansiva de la explosión. Son situaciones en donde se puede verse afectada la retina, que es la parte interna del ojo. En algunos casos, se produce una inflamación que, con un tratamiento con gotas se resuelve, aunque en ocasiones puede llegar a desprender la retina. Y, en esta situación, la visión podría perderse completamente, a pesar de que se realicen complejas microcirugías.

Otro escenario son las quemaduras profundas de la superficie ocular, que también son severas y afectan la visión. A veces, la lesión suele ser tan severa que, para su resolución, se requiere un trasplante de córnea. Pueden ocurrir quemaduras de la piel palpebral. Siempre son lesiones muy dolorosas ya que la superficie ocular es la zona del cuerpo con mayor sensibilidad.

Ante el riesgo de accidentes que se pueden advertir, los fuegos deben emplearse, principalmente, por profesionales, en lugares abiertos y adecuados con el fin de evitar incendios o heridos indirectos. Solo los adultos deben manejarlos, aunque en todo el mundo se desalienta su utilización y se enfatiza en la necesidad de medias de control y regulaciones sobre el tema. Es importante resaltar que, además del riesgo de quemaduras, incendios y daños oculares, también producen un daño psicológico y alteran a los animales por los estruendos generados.

En estas fiestas, a la hora de destapar una sidra, evitemos apuntar hacia la propia cara o hacia la de terceros. Sostener el corcho con la mano para que no salga expulsado con fuerza ni pueda golpear a alguien de rebote.

*Médico oftalmólogo, jefe de trasplante de córnea en Clínica Nano.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA