miércoles 16 de junio de2021

Sólo suscriptores
Cómo preservar a nuestras plantas más sensibles del impacto de las primeras heladas
Si tenemos plantas sensibles, en invierno lo mejor es regar o vaporizar por la noche y a su alrededor -no directamente sobre la tierra- para generar así una mayor humedad ambiente.
Rumbos

Cómo preservar a nuestras plantas más sensibles del impacto de las primeras heladas

Muchas especies originarias de climas cálidos la pasan pésimo cuando arrecia el invierno. La buena noticia es que podemos generarles un contexto más agradable adoptando sencillos ecotips.

Cómo preservar a nuestras plantas más sensibles del impacto de las primeras heladas
Si tenemos plantas sensibles, en invierno lo mejor es regar o vaporizar por la noche y a su alrededor -no directamente sobre la tierra- para generar así una mayor humedad ambiente.
Sólo suscriptores

Según los pronósticos, las primeras heladas intensas para el Centro del país se producirán entre esta semana y la que viene. Por eso, si tenés plantas sensibles al frío, lo mejor es que riegues o vaporices por la noche y en sus alrededores (no directamente sobre la tierra), con el fin de generar así una mayor humedad ambiente. En estos casos, se desaconseja el riego matutino y directo sobre la tierra, ya que este procedimiento hidrata rápidamente a las plantas, que se vuelven más propensas al congelamiento.

Podemos armarles a estas plantas un techito protector con hojas de diarios y broches, una sábana vieja o una manta antiheladas.

¿Otro consejo muy práctico? Colocar plantas sensibles que tengas en maceta encima de un banco o una repisa... Al elevarlas, las cuidamos también: tené en cuenta que el frío se acumula muy cerca del suelo y que el aire que está a un metro de altura, ya tiene, por lo pronto, 2° más que el de abajo.

Otra opción para proteger a nuestras queridas plantas es taparlas con hojas de diario, una sábana vieja o manta antiheladas, pero no envolviéndolas, sino armando un techito sostenido por broches de la ropa; así, el calor que escape del suelo quedará retenido entre los diarios.

+ TIPS POR REGIONES

  • Norte + Podas: recién en julio: Aunque sientas tentación, evitá podar parrales y frutales a los que se les estén cayendo las últimas hojas. Para esta tarea, es mucho mejor esperar a mediados de julio, cuando los fríos disminuyen y comienza a calentarse un poco el aire.
  • Centro + Casita para sapos: Con dos mitades de ladrillos, armales a los sapos y lagartijas de tu jardín (imbatibles controladores de insectos) unas “casitas” para que se guarezcan en invierno. Sin estos refugios caseros, lo más probable es que copen los caños de desagüe del techo, con el riesgo de taparlos en días de lluvia.
  • Patagonia + Cortadora al service: Aprovechá estos días en que el césped crece poco para enviar la máquina cortadora a revisar. Si nos dejamos estar, en unos meses los talleres estarán abarrotados de trabajo, cobrarán más caros y el césped crecerá a mayor velocidad.
Para podar parrales y frutales es mejor esperar a mediados de julio, cuando los fríos disminuyen y comienza a calentarse un poco el aire.Archivo Rumbos

CARTAS DE LECTORES

Federico Herz, de Córdoba Capital, envía la fotografía de un árbol que produce bellísimas flores, ya que le encantaría comprar uno y plantarlo en su jardín.

Federico, la fotografía que mandás corresponde a un lapacho rosado, un árbol muy hermoso conocido científicamente como Handroanthus impetiginosus. No solo podés conseguirlo en cualquier vivero, sino que este es un excelente momento para comprarlo. Solo tené en cuenta que, con el tiempo, la copa del lapacho adquiere un gran volumen, por lo que te recomiendo colocarlo a más de cuatro metros de cualquier construcción.

Daniel Botello tiene dos Santa Ritas que hace tres años han dejado de crecer y ahora perdieron casi todo su follaje. Ambas están en maceteros de 60 cm de profundidad y en un balcón. Inicialmente crecieron explosivamente, pero luego de la primera poda quedaron así.

Daniel, evidentemente la poda les ha quitado a estas plantas las reservas guardadas en sus ramas y, además, la tierra se quedó sin nutrientes para incentivar el crecimiento. Deberías cambiar al menos la parte superficial de la tierra, aportando lombricompuesto o humus, ya que estos preparados orgánicos tienen mucha riqueza mineral. Si todo marcha bien, la próxima primavera podrás observar algunos cambios a partir de esta nueva etapa de nutrición.

Si vas a comprar un lapacho rosado, recordá que la copa de este árbol adquiere gran volumen, por lo que te convendrá colocarlo a más de 4 m de cualquier construcción. Archivo Rumbos

José Estéban Onofri, de la Ciudad de Mendoza, tiene en el jardín un roble de un cuarto de siglo. Cada año brota maravillosamente, pero no da bellotas. Consulta cómo puede estimularlo.

José, los robles tardan entre veinte y veinticinco años en producir sus primeros frutos, por lo que ya estaríamos entrando en fecha... Además, tené presente que el roble produce en los extremos de las ramas las flores masculinas, que van a generar el polen para fecundar a las flores femeninas (estas se encuentran en inflorescencias más cercanas a la base de la rama). Muchas veces, durante las podas, ocurre que se quitan, sin saber, las ramas que producían la flor masculina; y al no haber polen, la flor femenina nunca llega a fecundarse, por lo que no se genera ningún fruto. Esta podría ser otra de las razones por las que tu roble no fructifica.

Adriana Althabe envía la imagen de un lapacho rosado que tienen en el campo y nunca floreció.

Adriana, lamento no saber de qué zona me escribís para darte una respuesta más precisa. Si sos de una provincia del Centro o Norte, te cuento que, con suerte, los lapachos producen flores después de ocho años de sembrados; y si sos de más al Sur, tal vez puedas verlos florecer en nueve o diez años. No obstante, si se producen heladas en el momento de la formación del pimpollo, a partir de agosto, tampoco florecerá en ese lapso. Una vez que haya pasado un año con heladas suaves en agosto y que el pimpollo no se queme, podrás ver flores en doce o trece años.

* Especialista en Jardinería de revista Rumbos. Contenido exclusivo de Rumbos.