Protectora: cómo pasó de la gloria al ocaso, en solo tres años

Compartieron estudio jurídico y ONG. Ahora se tratan como enemigos.
Compartieron estudio jurídico y ONG. Ahora se tratan como enemigos.

La fuerza de Ramón y Vadillo llegó a ser la tercera en 2017, detrás de la UCR y el PJ. Pero la diáspora la vació y hoy sus fundadores están peleados.

El fenómeno de Protectora que sorprendió en las elecciones de 2017 con un megáfono, una antigua camioneta y una frazada parece haber llegado a su ocaso tras una serie de rupturas y quiebres que terminaron con los dos principales referentes del partido enfrentados y sin reconciliación a la vista. Y lo peor de todo, con miles de votantes que confiaron en esta nóvel fuerza política y que hoy empiezan a darle la espalda. Justo en el inicio de la carrera electoral a las legislativas 2021.

Tras dos décadas de trabajar en la asociación por los derechos de los consumidores que le dio nombre al partido, hace tres años José Luis Ramón y Mario Vadillo decidieron sumarse a la política aliándose al Partido Intransigente y a MasFe para poder competir. En los comicios legislativos se consagraron como la tercera fuerza de Mendoza. Sin embargo, en menos de un año esa alianza ya se había roto, anticipando lo que ocurriría después. El año pasado, Protectora compitió con sello propio pero no ganó ni un solo espacio en la Legislatura.

Hoy, Ramón y Vadillo no solo están distanciados sino que formaron dos facciones: Protectora Fuerza Política (la de Ramón, que tiene el sello partidario) y Protectora Línea Fundadora (la de Vadillo, quien la última semana tildó a su excompañero de fórmula de “traidor a la Patria”.

Este fuego amigo que se disparan contrasta con las fotos de hace tres años que los muestran festejando en la calle con un centenar de seguidores su gran performance electoral. En aquellas generales Protectora alcanzó el 17% de los votos, casi el doble de lo que había obtenido en las PASO (7,8%). “Hemos venido para instalarnos en la política de Mendoza. Acá no hay marketing hay un megáfono, hay zapatos. Cuando se habla de caminar, se habla de llegar a los barrios”, decía Ramón con su megáfono mientras saludaba a la gente en la calle envuelto en una frazada.

Sus votos venían apalancados en la lucha que Protectora dio contra los incrementos de las tarifas de gas, tras la quita de subsidios, durante el gobierno de Mauricio Macri.

La cosecha electoral fue importante: además de la banca de diputado nacional de Ramón, meieron seis legisladores provinciales (entre ellos Vadillo) y concejales en nueve departamentos.

Cambios de viento

Durante la larguísima campaña electoral de 2019 (en algunos departamentos se votó seis veces) arreciaron los rumores de que Ramón, precandidato a Gobernador, se iba a unir al PJ para fortalecer a la oposición. Sin embargo, el diputado nacional, envalentonado con el recuerdo del logro de 2017, pasó las PASO y hasta presentó candidatos en casi todos los departamentos con listas conformadas por candidatos amateurs, desde estudiantes hasta jubilados. A nivel nacional, en tanto, Protectora se alió con Roberto Lavagna, que armó Consenso Federal para su candidatura a Presidente.

Sin embargo, los resultados fueron muy diferentes. Es más, la fórmula Ramón-Vadillo perdió votos entre las PASO y las generales. En dos meses, pasaron de 8,7% a 6,7%. Y en comparación a 2017, perdieron 10 puntos.

“Es una fuerza política que está naciendo. A nosotros nos va a tocar ser oposición y nuestros senadores y diputados en la Legislatura van a tener el trabajo enorme de marcar el camino para poder sembrar las bases de la Mendoza que pensamos”, sostuvo Ramón, ya sin frazada y con búnker propio.

Quiebres y rupturas

Pese a ese optimismo, la fuerza ya arrastraba antecedentes de rupturas políticas internas. En 2018 había sido el primer quiebre: en la Legislatura quedaron desperdigados el Partido Intransigente, MasFe y Protectora a pesar de que habían firmado un acuerdo para seguir trabajando juntos en las elecciones de 2019.

Héctor Bonarrico, el pastor líder de MasFe, formó un monobloque y se convirtió en un aliado de Alfredo Cornejo en el Senado, donde más de una vez su voto fue clave para el oficialismo. Lo mismo hizo Daniel Galdeano (PI), aunque sin sumarse al cornejismo. El único senador que permaneció en Protectora fue Marcelo Romano. En Diputados, en tanto, Eduardo Martínez formó monobloque con el PI y Mario Vadillo y Pablo Cairo integran el de Protectora.

Pero la sorpresa electoral de 2017 no solo perdió lugares en la Legislatura, sino también cuatro concejales: dos que respondían a Bonarrico y dos al PI.

La diáspora no solo no se detuvo, sino que llegó a la misma conducción de Protectora, que se partió al medio. Por un lado quedó Ramón con su primo Pablo Cairo; y por el otro, Vadillo, Romano y cinco concejales.

Los primeros se quedaron con el nombre, las redes sociales y los comunicados; los segundos, autoproclamados Línea Fundadora, se rearmaron con las causas que los llevaron a la política: el cuidado del ambiente y la protección de los consumidores.

EL DIVORCIO

Mario Vadillo y José Luis Ramón son abogados y se conocen desde hace muchos años. Arrancaron como socios en un estudio jurídico y se dedicaron de lleno a los juicios por daños y perjuicios. Según cuentan los que los conocen, hicieron mucho dinero en ese rubro.

En el 2001 cambiaron de clientes y empezaron a patrocinar a personas cuyos ahorros quedaron atrapados en el “corralito”. Después, armaron la ONG de los consumidores.

Más de dos décadas recorrieron con Protectora y los juicios a las empresas de servicios. Hasta que finalmente se lanzaron a la política. Uno pensante y estudioso, el otro histriónico y verborrágico, sorprendieron en los comicios de 2017. Pero con el regreso del kirchnerismo al gobierno nacional, las diferencias se hicieron evidentes.

El primer roce fue en junio con el caso Vicentín. Ramón había apoyado la expropiación de la agroexportadora, pero su socio en Mendoza la rechazó.

En julio, las diferencias se blanquearon con el quiebre de los bloques en la Legislatura, aunque Ramón seguía defendiendo la unidad del partido. “Protectora Fuerza Política es un solo partido y lo de la Línea Fundadora no tiene que ver con el partido. La conducción del partido está a cargo de su presidente que es Pablo Cairo y están funcionando todos los órganos como la Junta Central de Gobierno que emite todos los comunicados oficiales”, explicó a Los Andes el diputado nacional en ese momento.

Mientras, Vadillo se ponía en la vereda de enfrente y no dudaba en sostener las diferencias ideológicas. “Protectora es un partido y se ha generado una línea interna para diferenciarnos porque si hoy me preguntan, no estoy con Ramón y si el año que viene se presenta, yo voy a estar en contra de él”, decía Vadillo.

Con las cartas sobre la mesa, los cruces no se hicieron esperar. Los últimos días de agosto Vadillo criticó el sistema de salud en Mendoza y los “ramones” Cairo y Gustavo Montilla pidieron disculpas por los exabruptos del diputado provincial en un comunicado.

Hace unos días, el golpe certero vino de la mano de Vadillo, que dijo que Ramón es un “un traidor a los valores de la República” tras la polémica sesión en el Congreso en la que su ex socio acompañó al kirchnerismo para evitar las sesiones presenciales que pedía Juntos Por el Cambio, y así seguir con las sesiones remotas en las que se espera tratar la Reforma Judicial.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA