PASO Mendoza 2021: ganadores y perdedores de una primaria llena de sorpresas

PASO Mendoza 2021: ganadores y perdedores de una primaria llena de sorpresas
Rodolfo Suárez celebró el contundente triunfo de Cambia Mendoza, junto a su rival interno, Rodolfo Vargas Arizu, el empresario que se animó a hacer política y enfrentar al poderoso aparato radical.

Encuestadores locales analizan la elección del domingo. La amarga victoria en el lote de los terceros y el desafío de sumar para sobrevivir. El peso

La elección del domingo en Mendoza dejó muchas aristas importantes respecto a los análisis y las decisiones que seguramente tomarán en estos días por parte de las distintas fuerzas que compitieron en las primarias y que pasaron el filtro para presentarse y disputar el poder en las generales del 14 de noviembre.

Los casi 20 puntos de diferencia entre el frente Cambia Mendoza y el Frente de Todos dejaron muy cómodo al oficialismo, que fue indudablemente el gran ganador de las PASO, marcando una imagen fuerte de los ex gobernadores Alfredo Cornejo y Julio Cobos, pero también del gobernador Rodolfo Suárez, con un aval a los dos años de gestión y el manejo de la pandemia, con diferencias importantes respecto a la gestión del presidente Alberto Fernández, y también con una nueva derrota de la senadora Anabel Fernández Sagasti y Adolfo Bermejo, principales referentes del peronismo local.

Pero en estos comicios también se dieron algunas particularidades que impactaron dentro de los propios espacios políticos y que abre a futuro algunas incertidumbres e inquietudes.

Uno de estos es el rol de las terceras fuerzas. El Partido Verde, que tuvo un 5,7% de los votos, tiene el objetivo de consolidarse en estos dos meses para tratar de ingresar legisladores en la Legislatura y el Congreso. Detrás de él quedó una larga tropa de espacios, que atomizaron el voto “antigrieta” y lo dispersaron. Allí aparecen el Frente de Izquierda (4,9%), el Partido Federal (3,5%), Vamos Mendocinos (3,4%) y Compromiso Federal (3%).

No obstante, el Partido Verde (y por ende también el resto) tendrá que mejorar considerablemente el caudal de votos para conseguir sus objetivos. Para la consultora Martha Reale, no ha sido una buena elección de este partido, ni de ninguna de las “terceras fuerzas”.

“Las terceras fuerzas en general son las perdedoras de estas PASO. Será difícil que puedan mejorar y alcanzar a entrar legisladores”, señaló Reale. Los antecedentes de las legislativas 2017 marcan que José Luis Ramón tuvo en las primarias 7,5% y consiguió crecer 10 puntos más para alcanzar entrar como diputado nacional en las generales.

De hecho, Marcelo Romano, precandidato a senador nacional, aseguró a Los Andes que convocará a todas las terceras fuerzas para tratar de ampliar el caudal de votos.

Mario Vadillo y Marcelo Romano, los cabezas de lista del Partido Verde. ¿Ganaron o perdieron? Foto: Orlando Pelichotti

Quien sí opinó que el Partido Verde fue uno de los ganadores fue otro consultor, Elbio Rodríguez, quien consideró que al ser el tercer más votado podría darle margen para ser un espacio potable por parte del electorado que este domingo se inclinó por otras fuerzas.

Entre los perdedores para Reale también está la figura de Ramón, quien integra con su partido Protectora en el Frente de Todos. “Sin dudas influyó negativamente, o al menos quedó neutral porque no consiguió más votos para el peronismo”, consideró. No obstante, agregó que el bajo porcentaje de sufragios a frentes que no fueron los dos más votados y también de parte del voto en blanco, puede tener responsabilidad en el diputado nacional.

“Hay un prejuicio de la ciudadanía a los espacios emergentes. Ramón dejo campo minado para estas nuevas fuerzas”, azotó la consultora.

Por otro lado, está el espacio liberal de Cambia Mendoza que perdió contra el oficialismo. Para Reale, “Cambia Ya” fue una “buena estrategia del oficialismo” para tratar de contener el voto liberal, y evitar la fuga de votos que podría considerar la salida del Partido Demócrata y la Coalición Cívica (hoy en Vamos Mendocinos). De hecho, si bien claramente no pasaron la interna, tuvieron 5.000 votos más que la coalición que contiene también al MendoExit, y que no pudo captar un mayor caudal de acompañamiento.

En tanto, Rodríguez dijo que se trató una estrategia “de frenar el voto liberal fuera del oficialismo” pero marcó que “no fue mucho más que eso. El desempeño fue pobre, no había mucho para hacer enfrentando al frente gobernante”.

Por último está también el partido de los Jubilados, que pasaron el filtro en todos los distritos electorales con una boleta corta y prácticamente sin campaña política. “Es un voto antisistema”, marcó Reale, mientras que Rodríguez dijo que si se analiza el costo por resultado, “es un trabajo espectacular”, teniendo en cuenta la dificultad que tienen los partidos de presentarse sin las categorías importantes, que son en este caso las nacionales.

Derrotas oficialistas en comunas

De la performance de los frentes en los departamentos, resalta la victoria que tuvo Cambia Mendoza en las comunas del peronismo Maipú (42 a 29%) y San Rafael (40 a 34%), sobre todo teniendo en cuenta la participación que tuvo el PJ con figuras fuertes en las boletas, como Omar Félix, ex intendente sanrafaelino (hoy candidato a legislador); y así como también los dos ex jefes comunales maipucinos Adolfo y Alejandro Bermejo.

No obstante, Marta Reale relativizó la idea de “bastión peronista” que tienen estas comunas, al indicar que si bien han ganado sucesivamente las administraciones peronistas, “no se trata de un electorado peronista. De hecho en 2019 Suárez ganó en Maipú, al igual que (Matías) Stevanato”, recordó.

Otro dato llamativo es que en Maipú el peronismo no hace pie en las legislativas, pero gana en las ejecutivas. De hecho, desde el 2005 que el partido de los Bermejo y Stevanato no pueden salir victoriosos en los comicios de medio término. En 2013, el peronismo maipucino sufrió la peor derrota: el radicalismo le sacó 20 puntos de diferencia de la mano de Julio Cobos.

De manera inversa está el departamento de San Carlos, administrado por Rolando Scanio (Cambia Mendoza) donde, después de 14 años, volvió a triunfar el Frente de Todos por 44 a 24%. En Tupungato, donde gobierna el radical Gustavo Soto, ocurrió algo similar: el Frente de Todos tuvo un 36%, mientras que el oficialismo quedó cerca con el 33% de los votos. Desde el radicalismo argumentan que se trató de un “gran trabajo” de las colectoras en esas comunas, aunque habrá que ver si ese resultado también se presenta en las generales.

Rolando Scanio Intendente del Departamento de San Carlos. Uno de los derrotados de las PASO. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

A quien también le fue mal de Cambia Mendoza en la primaria fue a Juan Manuel Ojeda, jefe comunal de Malargüe, ya que el peronismo consiguió con sus tres listas el 34,1% de los votos para concejales. En segundo lugar quedó el oficialismo, también con tres boletas, a 393 votos. Un dato clave, hubo 1.984 votos en blanco en el departamento sureño, y los votantes que se manifestaron de esa manera seguramente incidirán con fuerza en las generales si deciden elegir a algún candidato.

Párrafo aparte se merece la gran elección de Ricardo Mansur en Rivadavia. El ex intendente radical traccionó una buena cantidad de votos para el Partido Verde como precandidato a concejal, alcanzando el 22,9% en el departamento, por detrás de Cambia Mendoza (31,9%) y el Frente de Todos (29,4%). De esta manera, se posiciona en la carrera para pelear por la intendencia (hoy administrada por otro radical, Miguel Ronco) en 2023.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA