Las elecciones del Sute ya tienen fecha y la interna sindical entra en ebullición

El Sindicato Unido de Docentes de Mendoza votará a sus nuevas autoridades el 15 de diciembre.
El Sindicato Unido de Docentes de Mendoza votará a sus nuevas autoridades el 15 de diciembre.

El último plenario del gremio definió que los comicios se desarrollarán el 15 de diciembre. Se intensifican las negociaciones y movimientos en los tres sectores internos.

Finalizada la suspensión de los procesos electorales gremiales dispuesta por la Secretaría de Trabajo de la Nación a raíz de por la pandemia, el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (Sute) estableció que el 15 de diciembre sus afiliados votarán por la nueva conducción del gremio estatal más grande de Mendoza. Con fecha de los comicios definida, los movimientos y negociaciones al interior de la entidad se intensifican y las agrupaciones ya están en campaña.

En el último plenario provincial del Sute se determinó que las elecciones se desarrollen el 15 de diciembre y se conformó la Junta Electoral. El organismo encargado de supervisar el proceso está compuesto por representantes de las distintas fuerzas internas del sindicato.

Vale recordar que la votación de las nuevas autoridades del gremio docente deberían haberse realizado en junio pasado. Sin embargo, a comienzos de este año la Secretaría de Trabajo de la Nación dictó la Resolución 133/21 a través de la cual dispuso una prórroga a la suspensión de procesos electorales en los sindicatos de todo el país hasta el 31 de agosto. El motivo de la medida era la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 y la necesidad de evitar la movilización y aglomeración de personas.

Mediante esa misma disposición extendió los mandatos de las autoridades, delegados e integrantes de estas asociaciones por el plazo de 180 días a partir del el 31 de agosto, es decir hasta el 28 de febrero de 2022. No obstante, se trata de un tiempo máximo, por lo que la renovación de la dirigencia sindical podría producirse antes.

Ya definida la fecha en que los casi 30.000 afiliados podrán concurrir a las urnas, resta que la Junta Electoral determine cuál será el cronograma del proceso y los plazos para la presentación de padrones y listas.

Se calcula que presentación de las candidaturas tendrá lugar en los primeros días de noviembre, sin embargo las negociaciones y la rosca entre las distintas agrupaciones comenzaron hace tiempo y se irán intensificando conforme avancen los días.

En las últimas elecciones de 2017 el panorama político al interior del Sute quedó dividido en tres grandes sectores. El Frente de Unidad para la Recuperación del SUTE (FURS) está a cargo de la actual conducción y en él han confluido las agrupaciones Marrón, Verde, Bordó, Rosa y el frente Índigo, mayoritariamente vinculadas a espacios de izquierda.

Por el lado de la oposición, se encuentran la lista Azul-Naranja, identificada con el kirchnerismo, y la lista Celeste, de histórica extracción peronista y que comandó el gremio durante casi 20 años.

No obstante, por el momento no está garantizado que esta configuración se mantenga para los próximos comicios y de hecho en las próximas semanas podrían producirse movimientos que modifiquen el mapa electoral al interior del sindicato que nuclea a los trabajadores de la educación de Mendoza.

La pugna interna del oficialismo

Durante el manejo del gremio, el frente oficialista no pudo evitar el surgimiento de diferencias y conflictos internos entre las distintas líneas. Esto ha puesto en duda la continuidad del FURS y la presentación de una alianza con los mismos integrantes para las elecciones de diciembre.

El actual secretario general, Sebastián Henríquez, asumió como representante de la agrupación Marrón pero luego se alejó de ese sector. A comienzos de este año tuvo un apartamiento temporal de su función, tras una denuncia penal que concluyó en un sobreseimiento y un retorno al secretariado.

Durante el periodo de ausencia del titular, quedó al frente del sindicato el secretario general adjunto, Alberto Muñoz, referente de la agrupación Verde. Esa agrupación fue ganando hegemonía al interior de la conducción y se fue alejando del resto de las agrupaciones oficialistas más vinculadas al “trotskismo”. Desde el gremio indican que estaría descartada la posibilidad de que la Verde mantenga su alianza con la Marrón y hay quienes aseguran que existen conversaciones avanzadas de la primera con la lista Celeste.

Roberto Garcés, referente del sector Marrón, manifestó a Los Andes que todavía están resolviendo internamente cómo participará el oficialismo de los comicios. “Seguimos sosteniendo el mismo programa con el que llegamos a las elecciones del 2017, entendemos que hay que profundizar la democracia en el sindicato y para eso tenemos que apelar a la mayor unidad posible. Porque enfrentamos a un Gobierno que no se caracteriza por ser amigo de los sindicatos”, sostuvo.

Asimismo, subrayó que “conflictos siempre hay y han existido al interior del FURS, pero nosotros vamos a insistir sobre la base de mantener un programa de independencia política del gobierno y de los partidos”.

En tanto, dentro del oficialismo también confluyen las listas Rosa y Bordó, referenciadas políticamente al Partido Obrero y al PTS, respectivamente, dos espacios políticos que coinciden actualmente en el Freten de Izquierda (FIT).

El armado de los sectores opositores

Por otra parte, la lista Azul-Naranja busca ampliarse de cara a este nuevo proceso electoral y advierte que la próxima conducción necesitará de acuerdos programáticos para que el Sute no termine desapareciendo como organización gremial.

El principal referente de este espacio es Gustavo Correa, secretario general de la CTA de los Trabajadores de Mendoza, de reconocida militancia en el Frente de Todos y allegado a la presidenta del PJ mendocino, Anabel Fernández Sagasti.

En diálogo con Los Andes, el dirigente sindical manifestó que “ya estamos teniendo reuniones departamentales” y resaltó que “tenemos avanzadas algunas charlas con la lista Violeta (vinculada al Partido Comunista) y con un grupo de independientes”.

Hizo hincapié en que mantienen diálogo con diferentes espacios al interior del gremio, aunque hace explícito su enfrentamiento con la actual conducción y los dirigentes que la integran.

Desde este sector tienen planeado realizar un acto de campaña el próximo 16 de octubre para comenzar a armar un programa y delinear la propuesta electoral que presentarán a los docentes y celadores.

“Los procesos no pueden ser solo acuerdos de superestructura. El Sute no tiene destino si no hay acuerdos programáticos en la próxima conducción. Si los que ganen no tienen unidad de concepción en cuatro o cinco temas, vamos a pasar a ser una unión vecinal. Si volvemos a repetir una conducción como la actual, el Sute desaparece como organización gremial”, afirmó Correa.

Por otro lado, consultado acerca del posible interés del kirchnerismo provincial en estos comicios sindicales, el gremialista dijo que “tenemos compañeras que fueron candidatas por el Partido Demócrata en las últimas elecciones provinciales, hay gente del Partido Federal, tenemos una diversidad importante en la base. Después, los que tenemos más visibilidad tenemos una pertenencia más fuerte al peronismo, pero ha sido así desde el 2011. Yo conozco a Anabel Fernández Sagasti, obviamente, pero ella está lejos de discutir qué pasa adentro del Sute”.

La lista Celeste condujo los destinos del Sute durante dos décadas con la conducción del histórico dirigente sindical Gustavo Maure. Actualmente este sector está liderado por Sandra Lacoste, a cargo de la seccional de Maipú del Sute.

“Nosotros buscamos un frente muy amplio, bien plural y diverso, más aún con el contexto político que tenemos en la provincia de Mendoza”, expresó a este diario y remarcó que todavía no tienen definiciones sobre acuerdos electorales.

Señaló que “los frentes necesitan de mucho debate, mucha discusión y mucho consenso. Esto no es algo que nosotros hemos empezado ahora sino que ya venimos trabajando hace bastante, pero para las definiciones estarían recién a mediados de octubre”.

La dirigente gremial aseguró que la conducción actual del sindicato está “debilitada” y sostuvo que “hace más de cuatro años que se ha destejido esta estructura que teníamos de delegadas y delegados y hay que volver a refundar la organización sindical”. En esta línea, sostuvo que “nuestro propósito en estos cuatro años, además de rearmarnos hacia adentro, ha sido cuidar lo institucional”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA