Gustavo Gutiérrez: “Siento que lo que me desunió con el PD es lo que me volvió a juntar”

Gustavo Gutiérrez: “Siento que lo que me desunió con el PD es lo que me volvió a juntar”
Gustavo Gutiérrez, dirigente de la Coalición Cívica. Mariana Villa / Los Andes

El histórico dirigente vuelve al Partido Demócrata de la mano de la Coalición Cívica. En esta entrevista explica por qué se separó del frente oficialista, se queja de los manejos con la Justicia y los organismos de control. Y dice qué piensa de Suárez y Cornejo.

La figura de Gustavo Gutiérrez tomó vuelo esta semana luego de que la Coalición Cívica, partido fundador de Cambiemos y Cambia Mendoza, se fuera con el Partido Demócrata. Con dilatada trayectoria legislativa, el dirigente quiere ser candidato, aunque asegura que aún no tuvo ofertas. Vuelve al PD luego de ser expulsado hace varios años cuando junto a Lilita Carrió iniciaron la Coalición Cívica.

En una extensa charla con Los Andes, Gutiérrez, que tiene en la pintura una gran afición además de la pasión por la política, no esconde su enojo por las negociaciones con la Unión Cívica Radical. Asegura que las propuestas han sido “cargos no entrables”, aunque ha participado. “Lo más agraviante es que eso lo quieren compensar con otra cosa”, dice. Echa mano a la frase de Beatriz Sarlo en el programa 6,7,8 (TV Pública) y asegura: “Con nosotros, no”.

“Hemos dicho desde el comienzo que queríamos lugares en la Legislatura, concejos deliberantes donde podemos ayudar mucho al Gobierno y ser el control, y en los organismos de control. Lo que se ha hecho con el Tribunal de Cuentas de la provincia, con la Contaduría General, nombrando militantes en cargos vitalicios, con los manejos del Poder Judicial, con partidizar la Justicia. Como ficha técnica evidentemente es el kirchnerismo asintomático, no son las mismas personas pero son los mismos métodos y en eso nos diferenciamos”, resumió.

-¿Habló con Lilita Carrió sobre esta decisión de dejar Cambia Mendoza?

-Hace pocos días estuve viviendo en su casa, en Capilla del Señor. Llevé mi peaje como aceite de oliva, aceitunas, tomates envasados con pimientos, ciruelas secas, sin ese peaje no se puede entrar. Me dijo: hagamos todos los esfuerzos para mantener la unidad, y respetamos la decisión que tomen en Mendoza. Esas dos cosas me dijo.

-¿Pensó que Omar De Marchi pegaba el portazo y se iba de Cambia Mendoza?

-Pensé que estaba cerca de pegar el portazo. Tenía en juego la estructura, es el vicepresidente de la Cámara de Diputados, integra un partido que hasta hace poco gobernó la Nación, pero se que estuvo cerca de hacerlo. No quiero comprometer ni a De Marchi ni a (Jorge) Difonso, lo que digo es en nombre propio: se han sentido muy maltratados, injustamente maltratados.

-¿Qué molestó más en la CC? ¿Lo que ofrecieron, la falta de atención pese a ser partido fundador?

-Utilizar la casa del Gobernador, que fue la que cedió la familia Pescarmona, o la Municipalidad de Godoy Cruz o la Casa de Gobierno para hacer reuniones partidarias, ya me parece un exceso porque para eso están los cafés y los quinchos. Ahí hay una diferencia de forma que pasa a ser de fondo. Después, este festival de fotos que son casi pornográficas, de simpatías de los distintos grupos que se van presentando, en un día en donde tenemos 100.252 personas muertas, cincuenta por ciento de pobres, y cincuenta por ciento de inflación. No hay lugar para celebraciones, para fotos deportivas, a ver a quién conquistamos primero. Tampoco estamos de acuerdo con las conversaciones de último momento, eso de estar tirando cargos como si esto fuera una negociación de gitanos.

He mirado con mucho respeto y mucho apoyo a las observaciones que hizo el presidente del radicalismo, que es mendocino y ex Gobernador de Mendoza, sobre la necesidad de participar de las políticas y de las decisiones. Tengo que decir que lo mismo que se ha dicho del gobierno de Mauricio Macri es lo mismo que se ha hecho con los partidos del frente, es una realidad. No nos hemos ido de Cambia Mendoza, notamos que Cambia Mendoza se fue de la Coalición Cívica. Les encantan tanto las internas que se metieron en otros partidos.

-¿Pasó en la CC?

-Pasó en todos los partidos, en el Pro, en el Partido Demócrata, en Libres del Sur, en el Socialismo, con el Frente Renovador. La Coalición Cívica es una ONG que ha conseguido la validez de partido político, sino las ONG se agotan en una marcha. Somos un partido político horizontal, como una ONG, por lo tanto no está hecho como para estar luchando por lo cargos en una línea interna. Ricardo Balbín decía que “somos un partido horizontal de hombres verticales”, y eso pretendo. Y Benjamín Prado decía que “en una democracia se puede perder una elección, pero no se puede perder la democracia en una elección”.

-¿Tenía mejor diálogo con Cornejo o con Suárez?

-Es una pregunta que no tiene una respuesta unívoca. Prefiero hablar con Cornejo.

-Hablaba de los organismos de control y Carlos Morán Crowley es el director del EPAS

-Hemos propiciado que esos organismos se fusionen o que dejen de existir porque están controlándose a sí mismos. Llevamos un proyecto al ex Gobernador y al actual. No voy a hacer nombres propios, pero son personas que vienen con una fuerte vinculación con el radicalismo y está bien. Lo que pido que entiendan es que están por el radicalismo no por los ideales nuestros. Mendoza tiene tres organismos de control que no controlan nada porque se controlan a sí mismos. El EPAS, el EPRE y el de Transporte es otro que es donde hay más gente contratada y para más favores políticos que otra cosa. En la elección anterior, la señora que no conozco, que estaba a cargo del EPRE (Jimena Latorre) encabezó la lista de diputados nacionales.

-¿Qué fue lo mejor y lo peor de integrar Cambia Mendoza?

-Lo mejor es haber sacado a la provincia del pozo después de las gestiones de Celso Jaque y Paco Pérez. Y lo peor es como la gota que rebalsa el vaso. Yo pretendo que, hablando en términos conyugales, esta sea una discusión severa y no un divorcio. Los hemos apoyados en muchos temas, algunos dudosos y difíciles. La gotita que rebasó el vaso fue lo de IMPSA y hay un tema sobre planes sociales repartidos. Por desconocimiento, esto requiere consenso. Hay una zona gris entre el silencio responsable y el silencio cómplice. Y mi temor es que del silencio responsable que no han valorado, uno termine en el silencio cómplice.

-¿Cómo es lo de los planes?

-Me hago cargo de lo que quieran reclamar porque estoy señalando la gravedad. Entiendo que la amplitud táctica y estratégica de Cambia Mendoza haya tenido que incluir a la gente de Libres del Sur (NdR: Libres del Sur es un partido socio del radicalismo en frente oficialista), que maneja el área de acción social. Es la peor gestión que lleva 6 años en Mendoza. Estamos haciendo lo mismo que hace el kirchnerismo, especular con los pobres.

No hace mucho tiempo, esto es muy reciente, Libres del Sur y el Movimiento Evita tomaron terrenos en la provincia de Buenos Aires. El presidente de la Nación (Alberto Fernández) negoció como se hace en estos casos, mal negociado como también lo hizo Mauricio Macri, y entregó a nivel nacional, al Movimiento Evita que es Libres del Sur, 90 mil planes que son $10 mil por plan. De esos a Mendoza llegaron 15 mil planes, y esos planes los utilizan de 8 a 9 de la noche para apoyar a un candidato y a la madrugada del otro día o los fines de semana, para apoyar a otro candidato. Estas cosas hay que extirparlas, nos quitan autoridad moral, el sentido republicano, transparente, liberal y federal que debemos tener frente a la crisis humanitaria que estamos viviendo.

-¿Los usa el Frente de Todos o también el Gobierno provincial?

-Los están repartiendo entre ellos. Esta información la recibo de los mismos problemas internos, por quienes se quedan con estos planes. Pero con qué autoridad vamos a salir a criticar lo que sucede en la provincia de Buenos Aires, que es una cosa vergonzosa lo que se está haciendo con los movimientos villeros. La prolijidad de Mendoza es una prolijidad de la que estamos orgullosos, pero hay que mejorarla. A conciencia, el ex Gobernador de la provincia y el actual, van a tener que poner la boleta nuestra en lugar de la de ellos cuando vayan a votar.

-Vuelve a un viejo amor como el PD, ¿es una revancha?

-No, de ninguna forma. No puede haber revancha si no hubo agravio. Todos ganamos en madurez, Cuando me separo del Partido Demócrata, el partido había apoyado a López Murphy-Gómez Diez. La lección que da la madurez es que hoy López Murphy, gracias a la apertura de Rodríguez Larreta, competirá en una lista con María Eugenia Vidal. Siento que lo que nos desunió nos unió.

-¿Qué aporta este nuevo frente?

-Creemos que le estamos haciendo un gran aporte al Gobernador de la provincia porque nuestro objetivo es que el kirchnerismo no ingrese al Senado de la Nación, no metan más diputados nacionales. Intentamos que este espacio de descontentos, que medidos supera el 30%, no sea ocupado por un trotskista o por un irresponsable que se suma al otro día al kirchnerismo. Ese espacio no lo vamos a dejar ocupar, espero poder conquistar esos votos, es el mejor servicio que le podemos hacer al Gobernador de la provincia.

-¿Cómo está Mendoza hoy?

-Mendoza es una provincia que en la década del 90, lo digo como profesor de economía y contador público, como seguidor de las finanzas, el gasto consolidado del gobierno provincial, más las municipalidades, más los organismos descentralizados significaban alrededor del 8 o 9% del producto bruto provincial. Hoy es el del 25%, algo está mal. Como decía Konrad Adenauer, “todo el mercado posible, todo el Estado necesario”. Eso hacía Mendoza y es lo que no hace Mendoza hoy.

-¿Qué piensa de la Reforma Constitucional?

-Es un zafarrancho. Está muy mal presentada, lo negociaron mal, no nos preguntaron nunca nada. La eliminación de una cámara es quitar un doble control que es imprescindible, el gasto político no pasa por ahí, si empezamos a tachar los apellidos repetidos de los funcionarios ahorramos tres veces lo que gasta una de las cámaras. Eliminar las elecciones de medio término es otra aberración que concentra la mayoría del poder. En la torpeza en la que han diseñado esto, creen que van a estar 100 años en el Gobierno. Si el justicialismo se hace cargo del Gobierno se puede quedar como se han quedado en Santiago del Estero. Es repetir lo de Santa Cruz, Chubut, La Rioja, Formosa. Se puede ir modernizando la Constitución con cada enmienda. Es una idea que nació muerta donde le han hecho pisar el palito, obviamente con la picardía del justicialismo, como se lo hizo pisar con la 7722. No aprenden, para ser aprendiz de brujo hay que ser brujo primero. Y no lo son. Habla bien de ellos que no son de la calidad de estos pícaros, pero habla pésimo de lo torpes que son para dejarse engañar por este tipo de cosas.

-Sobre el caso Bento aseguró que sólo usted y Arturo Lafalla se habían expresado, ¿el silencio del arco político está relacionado a la complicidad?

-Absolutamente. Bento, más allá de su culpabilidad o su inocencia, debería haber dado el primer paso dejando esto voluntariamente dando garantías de un proceso electoral transparente. No estoy hablando mal de Bento, no tengo objeciones. Me parece un signo de degradación que no merece Mendoza. Debería haber dado el ejemplo que dio el juez (Luis) Leiva, que al otro día había cesado en sus funciones.

No sólo es sospechoso el silencio. Cuando se ventile el expediente y las comunicaciones con los personajes más relevantes de la política provincial y miembros de la Suprema Corte de Justicia de la provincia, habrá sorpresas importantes que a más de uno van a dejar estupefacto.

-¿Qué opina del Mendoexit que integra el frente junto a la Coalición Cívica?

-Coincidimos mucho, estoy muy contento de que hayan tomado estas consignas. Creo que los movimientos muy facilitados y crecidos en las redes deben tener una organización política. No hubiera elegido ese nombre (se ríe). Mendoza no se aísla de la Nación, la Nación se aísla de Mendoza. Queremos que se restablezca la autonomía y soberanía de Mendoza, como núcleo de ideas me parece muy acertado.

-Fue muy crítico de la capitalización de IMPSA, ¿cuál hubiera sido la solución?

-La Ley de Quiebras, eso de dejarla quebrar es un latiguillo del que se han prendido directores que saben menos de un enchufe con sueldos altísimos. Esa ley permite una salida de un grupo empresario, total o parcialmente en continuidad con sus acreedores, con su personal, dada una cantidad de procesos que la ley establece. Esto es un agujero negro que nadie sabe dónde ha ido a parar. Esta empresa que ya era un fantasma porque no era la empresa de Pescarmona, uno ha tomado control de algo que fue hace 5 o 6 años, ya no es más. Si me hubieran consultado, hubiera aportado una solución.

-¿Cuál es la clave para conquistar a los desencantados?

-La vinculación con los jóvenes es a través de la docencia, voy a tratar de difundir con los medios que tengamos, que la clave es la docencia. Lo demás requiere un esfuerzo organizativo y económico tremendo. Y en esto la Coalición Cívica ha sido ejemplar, porque nosotros nunca hemos pedido aportes privados y nunca hemos recibido aportes. Se hace con aportes voluntarios de personas con nombre y apellido. No vamos a tener problemas que sean ajenos a su voluntad pero todavía no puede justificar Julio Cobos que la efedrina haya financiado su campaña para ser vicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner. No caemos en ese tipo de cosas.

-De la gestión de Suárez, ¿qué rescata y qué le critica?

-Le rescato haber resistido como ha podido, y ha podido poco, el manejo con la Nación. Se ha dejado presionar con cosas básicas, fue la primera provincia que gracias al subsecretario de salud, Oscar Sagás compró los respiradores y la Nación se los birló. Le valoro que ha sido más abierta, porque en definitiva los muertos y los contagiados son los mismos y la provincia ha estado tan cerrada como la Nación. En lo que le critico, me parece que se ha metido en unos berenjenales por inexperto que han terminado todos en fracasos. A veces parece que está asesorado por el ángel de la guarda de los Kennedy.

Política y arte

-Gutiérrez en 5 palabras.

-Calentón, apasionado, muy mendocino, muy liberal y muy feliz con mis amigos, pero muy honrado por mis enemigos.

-¿Cristina o Alberto Fernández?

-Cristina, sabe dónde está parada

-¿A que radical y peronista invitaría a cenara su casa?

-Peronistas, a Carlos Abihaggle y Arturo Lafalla. Y radicales a muchos, a Rody Suárez para hablar.

-Un libro para recomendar.

-De la doctora Giamportone sobre los viajeros ingleses y las sagas de Antonio Di Benedetto.

-¿Óleo o acuarela?

-Para mirar, la acuarela. El óleo es el rey y la expresión de lo más clásico y contemporáneo. Opto por el acrílico porque me permite trabajar rápido.

-Un pintor que lo haya marcado.

-Extranjero Picasso y el catalán Fidel Roig Matons

-Un cuadro.

-Uno de Roig Matons que está en el Concejo Deliberante de la Capital que es el encuentro de San Martín con Olazábal volviendo del Perú.

-Una contradicción.

-Si tengo que optar entre un peronista y un radical, voy a estar votando a un radical. Ahora si tengo que invitar, elijo a un peronista porque aprendo de ellos y los radicales me dan lecciones en todo.

-Un error en política.

-No haber sido candidato a intendente de la Capital, en la primera renovación. Fue Héctor Pedrosa y yo opté por la vía legislativa. Tendría que haber sido candidato.

Perfil:

Fecha de Nacimiento: 5 de diciembre de 1952.

Edad: 68 años

Profesión: Contador Público Nacional, docente y empresario de transporte.

Trayectoria: Diputado provincial (1983-1989), Senador provincial (1990-1994), Diputado Nacional (1995-2013). Actualmente es vocal en el directorio del Ente Único Regulador de los Servicios Públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Signo: Sagitario

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA