En medio de la polémica por el pago de la deuda, Mendoza recibió una buena noticia de una calificadora de riesgo

El gobernador Rodolfo Suárez y el ministro de Hacienda, Víctor Fayad. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
El gobernador Rodolfo Suárez y el ministro de Hacienda, Víctor Fayad. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Moody’s mejoró la calificación de la provincia tanto como “emisor en moneda local” así como también en su “deuda sénior garantizada en moneda local”. Cuáles son las fortalezas y debilidades de la provincia.

Mendoza se adentró en un 2023 con fuertes desafíos económicos y financieros, si se tiene en cuenta que será el primer año luego de varios en el que tendrá que afrontar vencimientos de capital de una deuda en dólares, que supera los U$S 80 millones. Al margen de la judicializada estrategia de refinanciación de la deuda, con la que pretende tomar deuda en pesos para pagar ese saldo en moneda extranjera, la calificadora de riesgo con reputación internacional Moody’s le dio un espaldarazo a la provincia, al mejorar la calificación de la provincia tanto como “emisor en moneda local” así como también en su “deuda sénior garantizada en moneda local” correspondiente a los Títulos de Deuda 2023 y 2024.

Desde el Gobierno Provincial celebraron la mejora en la calificación y aseguraron que los principales beneficios para la provincia es que podrá solicitar créditos en pesos “a mejores tasas que las que se tienen ahora porque Mendoza es más confiable”.

Según el informe que se publicó en diciembre de este 2022, Moody’s subió a “BBB.ar” la calificación de emisor en moneda local de la Provincia de Mendoza (estaba en BBB-.ar) y lo mismo ocurrió con la calificación de deuda sénior garantizada en moneda local.

Desde Moody’s dieron fundamentaciones en 3 grandes aspectos sobre Mendoza: una mejora de los resultados fiscales; una “amplia base de recaudación propia” en comparación a otras jurisdicciones gracias a una diversificada economía provincial; e indicadores de deuda sobre ingresos operativos “moderados” en términos relativos.

No obstante, advirtieron que el perfil de vencimientos en moneda extranjera “presenta desafíos” en este 2023, particularmente por el mencionado vencimiento de cuotas de capital.

Además, se puso en valor que Mendoza sea productora de crudo (está ubicada en cuarto lugar con un 11,6% de la producción nacional), “lo que le permite recibir regalías hidrocarburíferas vinculadas a la evolución del tipo de cambio, las cuales alcanzaron un 4,6% de sus ingresos operativos en el año 2021″.

En resumen, la calificadora explicó que la perspectiva de las calificaciones que le otorgó a Mendoza “se mantiene estable”, y manifestaron que “no se esperan cambios significativos en los fundamentos crediticios en el corto y mediano plazo”. Además, insistieron en que la suba de las calificaciones “se basa en la mejora sostenida observada en ciertas métricas crediticias como los resultados fiscales primarios positivos y una disminución progresiva del endeudamiento en relación a los ingresos operativos de la provincia”.

Sobre este último punto, el Gobierno Provincial sostuvo días atrás que disminuyó la deuda pública consolidada medida en dólares de Mendoza en un 19% respecto a fines del 2015, último año de gestión del peronismo. A diciembre de 2015, la deuda total (incluida la flotante, que no estaba “consolidada”, es decir con todo el proceso contable cerrado) ascendía a U$S 1.487 millones. Siete años después, es de U$S 1.205 millones. La diferencia de U$S282 millones menos entre la deuda actual y la de hace siete años, representa un 19% menos.

Los Andes dialogó con Ignacio Barbeira, subsecretario de Finanzas del ministerio de Hacienda, quien destacó que el informe tiene un impacto “directo” con Mendoza, ya que se espera que a futuro “mejoren las condiciones de endeudamiento de la provincia. Con esta calificación Mendoza es elegible para más inversores y mejora la tasa”.

“La ecuación es simple: a más riesgo, más tasa y viceversa. Nos vamos a ver beneficiados”, agregó, y habló sobre la posibilidad que tiene Mendoza de tomar deuda en pesos y pagar lo que vence en dólares en este 2023, proceso que hoy está judicializado por la oposición, quienes aseguran que debe solicitarse autorización legislativa para una toma de nueva deuda.

También señaló que todo esto “es resultado de una mejora en los números fiscales de Mendoza y mejora sostenida. El informe proviene de un organismo muy respetable. Todo es fruto de un proceso que lleva muchos años de saneamiento de las cuentas públicas. Es un reconocimiento a la austeridad”, añadió.

Volviendo al informe, Moody’s fortaleció su mirada de Mendoza como economía diversificada, y amplió que contempla una “moderada proporción de ingresos propios” si se compara con tras provincias. Además, los resultados fiscales mostraron una “evolución favorable” en los últimos años, revirtiendo el “importante déficit financiero de 2019″.

Alta deuda en dólares

No obstante, si bien indicaron que los niveles de deuda “resultan similares a los de otras jurisdicciones comparables”, marcaron que “la proporción de deuda en moneda extranjera resulta significativa (en torno al 68% de la deuda total), aunque se mantiene por debajo de otros subsoberanos locales”. Pese a esta situación, agregaron que esta deuda en dólares se encuentra “parcialmente mitigada” por los ingresos vinculados a la evolución del tipo de cambio, correspondientes a regalías hidrocarburíferas.

Deuda de Mendoza. Moody's
Deuda de Mendoza. Moody's

Sobre el manejo de la deuda y los vencimientos próximos, el ministro de Hacienda, Víctor Fayad, aseguró a Los Andes que la misma es “manejable” y que el superávit de Mendoza le permitiría cancelar dichos vencimientos, más allá que defendió la “oportunidad” de Mendoza para tomar créditos en pesos a tasas reales que podrían ser incluso “negativas”.

Este momento del comienzo de pagos de amortización de la deuda en dólares que reestructuró Mendoza en 2020, fue tomado de igual manera por Moody’s como un “desafío” para este 2023, pese a que en ese proceso liderado por el exministro de Hacienda, Lisandro Nieri “suavizó” el perfil de los vencimientos.

Buenas noticias para Mendoza

En el repaso de las variaciones entre los ingresos y gastos totales de Mendoza, Moody’s indicó que generalmente han sido “similares” a lo largo del tiempo, “mayormente explicados por la evolución de la inflación”.

No obstante, la calificadora puntualizó en los últimos dos ejercicios (2021 y 2022), en los cuales “los ingresos totales han crecido por encima de los gastos totales, en beneficio de los resultados de la provincia” y contrarrestando la evolución observada en el 2019. Y explicó: “Al cierre del ejercicio 2021, la provincia exhibió un resultado corriente positivo de $29.190 millones, representando un 11,4% de los ingresos corrientes (margen operativo, incluyendo intereses), lo que significa una mejora respecto al 2,1% exhibido en el ejercicio anterior”.

En tanto, sumaron que, tras computar ingresos y egresos de capital, el resultado financiero fue superavitario en $11.699 millones, representando un 4,2% de los ingresos totales, habiendo mejorado significativamente frente al déficit de 1,4% reportado para el cierre de 2020″.

Ya para el tercer trimestre de 2022, el margen operativo de la provincia según Moody’s “fue de 21,3%, superior en comparación al tercer trimestre del ejercicio anterior”. Y cerraron: “El superávit financiero se ubicó en $48.783 millones, representando un 21,3% de los ingresos totales, superior al mismo periodo del ejercicio pasado (16,5%)”.

Los 3 desafíos del país que afectan a Mendoza

Como otro de los puntos importantes que valoró la calificadora de riesgo, en este caso a nivel nacional, fue la de la recuperación a partir del 2021, es decir, luego del bajón de la pandemia del coronavirus, momento en el que el PBI de Argentina se contrajo en torno a un 9,9%. En ese sentido, expresaron que a partir del 2021, “los gobiernos locales y regionales recuperaron su recaudación y registraron resultados fiscales positivos en la mayoría de los casos, tras registrarse una recuperación de la actividad económica estimada en 10,3%”. En tanto, esa tendencia alcista se mantuvo hasta por lo menos mediados del 2022.

No obstante, dejaron tres puntos que sin dudas presentan una fuerte incertidumbre tanto para Mendoza como para el resto de las jurisdicciones y que podrían afectar sus contextos económicos y sociales. Estos son, por un lado, la “escalada inflacionaria”, teniendo en cuenta que Argentina cerró con una inflación acumulada del 94,8% según el Indec; la “escasez de reservas internacionales”; y la “incertidumbre política”, por todo el período eleccionario que enfrentará el país y provincias.

Fortalezas y debilidades crediticias de Mendoza según Moody’s

Fortalezas crediticias

Economía local diversificada que da soporte a la recaudación de ingresos propios. » Flujo de ingresos asociado a moneda extranjera en concepto de regalías.

Debilidades crediticias » Niveles de deuda moderados, aunque con cierta exposición a deuda en moneda extranjera parcialmente mitigado por ingresos dolarizados vinculados a regalías hidrocarburíferas. » Débil ambiente operativo de Argentina, factor común a todas las jurisdicciones dentro del territorio nacional.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA