sábado 19 de septiembre de 2020

El más perjudicado. El intendente Juan Manuel Ojeda, ya avisó que no podrá pagar sueldos sino sube el precio del principal ingreso de Malargüe: las regalías petrolíferas.
Política

Efecto cuarentena: la coparticipación municipal tuvo una caída real de 11% en el primer semestre de 2020

Si bien subió la coparticipación respecto al mismo semestre del 2019, el incremento fue sensiblemente menor a la inflación. Impacto por departamento.

El más perjudicado. El intendente Juan Manuel Ojeda, ya avisó que no podrá pagar sueldos sino sube el precio del principal ingreso de Malargüe: las regalías petrolíferas.

La provincia y los municipios de Mendoza están haciendo fuertes esfuerzos para mantener sus servicios y obligaciones en medio de una pandemia que ha afectado no solamente lo sanitario, sino también lo económico. Las bajas abruptas de la recaudación inevitablemente han impactado en la coparticipación, del cual se nutren tanto provincia como los 18 departamentos. En este sentido, en el primer semestre se vio una caída en términos reales del 11% de la coparticipación municipal, y hay incertidumbre de cómo seguirá la curva económica, teniendo en cuenta las restricciones previstas a partir de esta semana por el aumento de casos de coronavirus.

Loading...

Según un estudio de Fundación Ideal, en el acumulado de los primeros seis meses del año, en promedio los municipios tuvieron un aumento del 31% de la coparticipación. Sin embargo, con una inflación interanual que ha sido calculada en un 47%, esta suba termina siendo significativamente menor, lo que se explica en la baja del 11% en términos reales.

Si bien la caída en términos reales de la coparticipación ha sido similar en la Provincia (aumentó en promedio un 32% en el semestre, pero fue sensiblemente menor a la inflación), los departamentos han podido abonar a tiempo el medio aguinaldo para los municipales. Pero de todas maneras, que las finanzas de los departamentos hayan sido más holgadas que la provincia, no quiere decir que no estén en problemas. De hecho, en varios de los departamentos se han visto desplomes en la recaudación: “Lo primero que deja de pagar el vecino que está ajustado en las cuentas, son las tasas municipales”, aseguran los intendentes.

Volviendo a la coparticipación, la caída se ha notado –naturalmente- en los meses de cuarentena. En el primer trimestre el crecimiento de la coparticipación fue del 41%, según indicó a Los Andes Alejandro Bianchi, economista e investigador de Fundación Ideal. En abril y mayo cayó con fuerza, y repuntó un poco en junio, con una suba del 38% interanual en promedio.

La causa fue una suba en el Impuesto Automotor, uno de los impuestos que son coparticipables para los municipios, así como también la porción que llega de coparticipación federal, y también sellos y tasas. El lastre sigue siendo las regalías petrolíferas, que tuvieron una caída interanual en junio del 44%, y que en el semestre el crecimiento respecto a los mismos 6 meses del 2019 es de tan solo el 4%, lo que ha perjudicado severamente a Malargüe.

No obstante, esta “mejora” de junio no quiere decir que se pueda proyectar una suba que pueda mantenerse en el tiempo, por lo que los intendentes “deberán seguir con el control y ajuste de sus economías”.

“Lo que importa es la actividad económica. Estos recursos que reciben los municipios dependen de la actividad económica, y si bien hay proyecciones de cómo va a evolucionar la actividad, no deja de ser incierto. No se sabe cuándo terminara la pandemia, ni cuándo se flexibilizarán las actividades”, completó el economista.

Subas dispares

En números, la coparticipación bruta en este semestre representó $11.496 millones de pesos, que tras una serie de retenciones a los municipios por diferentes aspectos (en mayor parte pago de préstamos o programas municipales), la coparticipación neta, es decir lo efectivamente distribuido a los departamentos, terminó siendo de $9.512 millones.

De este total, el mayor monto le correspondió a Guaymallén con $1.314 millones (14%), seguido por Godoy Cruz con $1.031 millones (11%), Las Heras con $947 millones (10%) y San Rafael con $907 millones (9,5%). Los que menos recibieron fueron Santa Rosa con $193 millones (2,0%), La Paz con $199 millones (2,1%) y San Carlos con $234 millones (2,5%).

Hay que recordar que la coparticipación municipal representa el 18,8% de los recursos provinciales, y luego, en la distribución secundaria, un porcentaje se distribuye por población de los departamentos, pero los que terminan siendo más beneficiados en el conteo per cápita son los departamentos con poca población.

En este sentido en términos por habitante, los que más recibieron son departamentos como La Paz con $18.383 transferidos per cápita, Santa Rosa con $10.902 y Malargüe con $10.559. En el fondo de la tabla quedaron Guaymallén con $3.953, Las Heras con $4.017, San Martín con $4.067 y Maipú con $4.114.

Pero respecto al semestre anterior, también hubo una brecha bastante alta en los propios departamentos. En los primeros puestos vemos a Capital, que tuvo un aumento del 40% de la coparticipación, junto con Tunuyán (35%), San Martín (35%), Junín (34%) y San Rafael (34%); mientras que los que menos aumentos tuvieron fueron Malargüe (4%), San Carlos (26%) y La Paz (26%).

Según Bianchi, la mayor parte de la coparticipación evoluciona igual para todos, mientras que las diferencias entre los municipios “se da en las retracciones, que dependen de acuerdos y programas entre provincias y municipios, o préstamos que se sacan en conjunto y se hace la quita directamente”.

El caso Malargüe

Sin dudas el municipio más perjudicado ha sido Malargüe. El principal factor fue el desplome de las regalías petrolíferas, con la baja de 44%.

De hecho, en el mes de junio, el departamento sureño fue el único que tuvo una contracción de la coparticipación con una caída interanual del 24%.

La explicación se da en que más de la mitad de los recursos que obtiene Malargüe, provienen de la actividad petrolera. Este semestre, por ejemplo, se dio que el 57% de la coparticipación fueron regalías petrolíferas. La Coparticipación Federal representó otro 21%, Ingresos Brutos un 12% y automotor otro 5%.

Con este panorama, el intendente, Juan Manuel Ojeda, adelantó que sin regalías no podrán seguir afrontando el pago de sueldos en tiempo y forma.