Peronistas y radicales cierran filas en la defensa por el Atuel, tras la nueva avanzada de La Pampa

Alejandro Molero, Celso Jaque y Omar Félix sentaron postura ante las presentaciones judiciales de la provincia vecina. También participó el superintendente general de Irrigación, Sergio Marinelli.

Vista del río Atuel en el Sosneado.
Vista del río Atuel en el Sosneado.

El departamento de General Alvear fue la sede de una cumbre de intendentes sureños, quienes sentaron este lunes una fuerte postura en defensa de los intereses de Mendoza tras la nueva avanzada de la provincia de La Pampa por las aguas del río Atuel.

Fueron nuevas acciones judiciales de La Pampa -que presentó un informe en el cual sostuvo que la provincia “malgasta” el agua sin enviarla a La Pampa-, que presiona para que Mendoza ceda un caudal de agua del río Atuel sin necesidad de obras que puedan eficientizar la mejor utilización del recurso hídrico, las que generaron el encuentro de jefes comunales en el Concejo Deliberante alvearense.

Allí estuvieron el intendente radical Alejandro Molero; así como también sus pares justicialistas Omar Félix, de San Rafael; y Celso Jaque, de Malargüe. Además participaron el superintendente de Irrigación Sergio Marinelli; el director General de Asuntos Gubernamentales, Francisco Mondotte; más otros dirigentes políticos y empresarios.

Sergio Marinelli, Celso Jaque, Alejandro Molero, Omar Félix y Francisco Mondotte.
Sergio Marinelli, Celso Jaque, Alejandro Molero, Omar Félix y Francisco Mondotte.

La síntesis del encuentro se tradujo en una postura firme de los jefes comunales; Irrigación y el Gobierno local, quienes aseguraron que Mendoza debe establecer en conjunto una “política de Estado” para defender sus intereses y presionar por la realización de obras públicas en Mendoza -aguas arriba- financiadas por ambas provincias y Nación, para poder llegar al límite de los 3,2m3 de agua por segundo que fijó la Corte en el límite con La Pampa.

Defensa del Atuel y la producción mendocina

Quien abrió el juego fue el anfitrión Molero, quien expresó que el informe pampeano surgió porque el 2023 “fue un año donde mejoraron las condiciones del río por acumulación nívea y mayores precipitaciones en la región”. “Dicen que Mendoza, con tal de que no llegue el agua a La Pampa, hizo mal uso del agua en un mejor año hidrológico. Dijeron que inundábamos campos, que éramos sumamente ineficientes en el uso del río y que hicimos todo lo posible para que no llegara el agua a La Pampa”, marcó.

En este sentido, sostuvo que el informe tiene pasajes “erróneos o maliciosas”; y aseveró que en Mendoza “no se claudicará en la defensa del río Atuel”.

“Tenemos prendidas luces de alarma que nos preocupan. Se le dio lugar a un informe desprolijo, con falta de de verdad y de forma maliciosa como lo ha hecho la Pampa que debemos rebatir en conjunto y con una fuerte defensa de Mendoza”, acotó.

Por otro lado, Félix aseguró que la salida de este entuerto con La Pampa “es político, no judicial”. “Dejar esto librado a la resolución de funcionarios de la Corte que deciden a mucha distancia desde nuestro sur, sin conocer en in situ la realidad de la región y basándose solamente en estudios técnicos dudosos; sumado a una presión mediática que está llevando adelante la Pampa, para nosotros es sumamente perjudicial”

“La Pampa demoniza a los mendocinos, pero se olvida que Nación hizo las obras para regular el río con agua y energía. Insisto en que buscar soluciones por la vía judicial será difícil, hay que apelar a estrategias políticas con el Gobierno Provincial al frente, apoyado por los intendentes y entidades”, expresó.

Y advirtió, con un tiro por elevación al Gobierno Provincial: “A veces los sureños sentimos que los temas se plantean distinto cuando son del sur a cuando son del norte, yo me pregunto si esto ocurriera sobre el río Mendoza, cómo serían las reacciones de toda la sociedad mendocina. Este no es un problema solo del sur, sino de toda Mendoza”, expresó.

Además, aseguró que Mendoza ha tenido “la mejor de las predisposiciones con La Pampa” y remarcó que adelante de esta defensa “tiene que estar al frente el Gobernador de la Provincia; y acompañado desde luego no sólo por los intendentes del sur, porque este es un problema de todo Mendoza”.

Por el lado de Jaque, indicó que “deben ser las decisiones políticas las que encuentren una solución, porque el problema es grave, estamos hablando del manejo de un recurso crítico, frente a una situación también que tiene que ver con la necesidad de una mayor eficiencia en el uso del agua”.

Y se lamentó: “No puede ser que en estos cuatro años, en la propia Comisión Interprovincial del Atuel Inferior (CIAI), no se hayan podido lograr acuerdos, aun cuando la provincia siempre ha estado presentando propuestas y en ninguno de los casos, tanto la Nación como La Pampa han puesto la predisposición necesaria en lo técnico para resolver este problema”.

“Estamos mostrando voluntad política de contener y encontrar una solución, que no va a ser mágica y que no va a ser rápida, porque las obras que hay que hacer no se hacen de un día para el otro”, marcó.

En tanto, Marinelli recordó que este tema trata una “larga lucha de más de 70 años entre las dos provincias”. Pero expresó que lo importante para la provinica es que “tenemos que regar una superficie de 75.600 hectáreas que todavía nunca hemos logrado regar por falta de agua. De hecho, gran parte del abandono que se puede advertir en el oasis, si bien tiene connotaciones económicas, un altísimo componente es por falta de agua”.

También disparó contra La Pampa: “Gastan más plata en ocuparse del agua que no les llega, que la que sí les llega y no ocupan, como el agua del río Colorado”.

Por otro lado, sostuvo que Mendoza ha sufrido una “larga serie de años de muy bajos caudales”; y que si bien el año pasado fue positivo, en La Pampa “no toman en cuenta la demanda que se tiene, con las necesidades de agua para cubrir la demanda poblacional, la demanda de los cultivos, la demanda pecuaria y los otros usos que tenemos en la cuenca. Está muy por encima esa demanda que la oferta en un año medio”.

Necesidad de obras

Por último, Mondotte, en representación del Poder Ejecutivo, habló sobre la necesidad de obras financiadas por las provincias y Nación, y revalorizó el fallo de 1987 de la Corte, en la que estableció que Mendoza debía poder regar 76.561 hectáreas antes de dejar escurrir el agua hacia La Pampa.

“El fallo del 2020, en parte, establece la Corte Suprema que deben dejarse correr 3,2 m3 por segundo; pero Mendoza ha hecho no menos de 5 propuestas concretas de obras tripartitas, a los efectos de poder resolver esta situación. Pero La Pampa no ha aceptado ninguna, con lo cual hay una voluntad obstruccionista”, enfatizó.

Sobre el informe pampeano, lo tildó de “realismo mágico”, porque “lo que habla es de una disponibilidad de agua que no es tal” y agregó que dicho documento “de técnico y científico tiene poco”.

“Si queremos resolver este problema necesitamos obras y es importante que La Pampa y la Nación se sienten a conversar con Mendoza con la finalidad de poder justamente llevar adelante este plan de obras. Sin ese plan de obras no hay ninguna posibilidad de cumplir justamente con este fallo”, finalizó.

Río Atuel
Río Atuel

La nueva presentación de La Pampa por el Atuel

El informe presentado en las últimas semanas por el gobierno de La Pampa a la Corte, indica que el río Atuel “trae caudal suficiente para cumplir el fallo de la Corte Suprema de 2020, para que cese el perjuicio económico y ambiental”.

A cuatro años de ese fallo, este estudio técnico de parte de La Pampa sostiene que el río “tiene agua más que suficiente”, lo que provocó la ola de reclamos y medidas, judiciales y políticos, por parte de la administración que encabeza el gobernador Sergio Ziliotto.

El informe en cuestión fue elaborado por la porción pampeana del Comité Interprovincial del Atuel Inferior (CIAI), que integran representantes tanto de la demandante como de la demandada.

La conclusión unánime es que “hay agua disponible en la cuenca del Atuel, que Mendoza retiene de manera ilegal”.

“Se cae rotundamente el argumento de que el caudal del Río Atuel es deficitario: ¡Agua hay! Sólo hace falta que Mendoza cumpla con el fallo de la Corte Suprema. No sólo dejando correr el agua hacia La Pampa sino también aceptando que la gestión de la cuenca debe ser compartida y eficiente. El Río Atuel también es pampeano. Ya no hay excusas para detener su regreso definitivo”, dijo Ziliotto en redes sociales.

El informe da cuenta también de un supuesto “manejo ineficiente del recurso, prácticas de sobreriego para alimentar las napas subterráneas en perjuicio del caudal aguas abajo y del aumento de la cantidad de reservorios de agua, que pasaron de 160 a 260 desde que se conoció el fallo de 2020″.

El gobierno pampeano sostiene también que hay un “manejo discrecional” del Atuel por parte de Mendoza, que comenzó con el corte del río por la construcción de Los Nihuiles a fines de la década de los cuarenta y se profundizó “por el uso total de sus aguas en el oasis de San Rafael a partir de los setenta”, y que “explica en buena medida el desarrollo exponencial de la actividad vitícola en una provincia y la degradación ambiental y desertificación de más de un millón de hectáreas en la otra”.

Además de la demanda presentada en la Corte, La Pampa realizó una presentación ante la Corte Interamericana de Derecho Humanos (CIDH).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA