Bento viajó en avión privado a un recital de Luis Miguel para clientes VIP de un casino en Punta del Este

Lo confirmó uno de los testigos clave que expuso en el proceso de juicio político que lleva adelante el Consejo de la Magistratura para evaluar la destitución del cuestionado magistrado. El 9 de octubre se realizarán los alegatos.

La segunda audiencia del jury al juez Walter Bento (Foto: Federico López Claro)
La segunda audiencia del jury al juez Walter Bento (Foto: Federico López Claro)

Las declaraciones testimoniales en el juicio político contra el suspendido juez federal de Mendoza Walter Ricardo Bento permitieron constatar que el cuestionado magistrado realizó un viaje en avión privado para asistir al recital que el artista mexicano Luis Miguel realizó en 2008 para clientes VIP del Hotel Conrad Resort & Casino de Punta del Este.

El jury continuó el miércoles con las presentaciones de los testigos convocados, que aportaron elementos que prometen ser claves para la evaluación final del tribunal integrado por Javier Esteban de la Fuente (Presidente), Javier Leal de Ibarra (Vicepresidente), los senadores Pablo Bensusán y José María Torello, las diputadas Anahí Costa y Ana Clara Romero, y el abogado Alfredo Enrique Barrau.

El ex juez federal de Mendoza Alfredo Manuel Rodríguez Gómez aportó en la presentación que el martes realizó por zoom un dato de extrema relevancia para los fiscales, al confirmar que Bento integró una reducida comitiva que viajó en avión privado para concurrir a un concierto que Luis Miguel realizó en Uruguay.

“¿Alguna vez compartió un viaje al exterior con un avión privado o similar con Bento?”, preguntó la parte acusadora y Rodríguez respondió: “Sí. Fuimos a Uruguay. Lo del avión fue una cuestión muy casual: yo ya estaba retirado, tenía un abogado que era como un amigo de él y nos invitó a ir a un festival en Uruguay”.

“Nos invitó, tanto a él como a mí y no pensábamos ir en avión. Y bueno, pensábamos ir a Buenos Aires y de allí tomar un barco que va a Uruguay”, recordó y reconoció que el traslado fue para concurrir a un evento de Luis Miguel.

Esa información ya forma parte del expediente de una de las causas penales que Bento afronta en Mendoza, donde se precisó que el mencionado vuelo partió el 5 de diciembre de 2008 desde el aeroparque metropolitano de “Jorge Newbery”, ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hasta Uruguay y volvió a la Argentina el 8 de diciembre.

Aquel 5 de diciembre, Luis Miguel brindó un espectáculo exclusivo en el lujoso Hotel Conrad Resort & Casino de Punta del Este. Según informó la prensa local, el evento se realizó en el ballroom del complejo y participaron “clientes VIP del casino”, en el marco de las actividades para celebrar el 11º aniversario del resort.

El 9 de octubre se escucharán los alegatos

El tribunal de enjuiciamiento del Consejo de la Magistratura estableció que el próximo 9 de octubre se realizará la audiencia para escuchar los últimos alegatos de la defensa de Bento y de la fiscalía que promueve las acusaciones para suspenderlo por mal desempeño de sus funciones.

La fecha se resolvió tras un acuerdo entre las partes, en el que también se modificó el cronograma de las restantes declaraciones testimoniales. Las que se preveían para el próximo viernes 29 de septiembre se pasaron para el 9 de octubre, y se cancelaron las que se tenían que realizar ese día (los convocados eran el contador Raúl Ernesto Cavecedo García y el contador Cristián Bejer).

Seguido, Bento tendrá una nueva y última oportunidad para hablar (ya lo hizo el lunes y el martes pasado). El juicio político debe completarse en un plazo no superior a los 180 días hábiles, tal como lo establece la Constitución Nacional, por lo que la definición del tribunal tendrá que conocerse a fines de noviembre.

El fallo es clave para el futuro de Bento: si lo destituyen, para lo cual se necesitan 5 de los 7 votos del tribunal, perderá sus fueros y podría quedar detenido en el marco de los ocho procesamientos que afronta en la justicia de Mendoza.

Nuevos testimonios

Este miércoles continuaron las presentaciones de los testigos convocados por la defensa, que lidera Mariano Fragueiro Frías. Se escucharon las versiones de Juan José Domnicz,de Viviana Lourdes Megazzini y Mariana Andrea Álvarez.

Primero expuso Domnicz, quien en 2019 desempeñó un cargo gerencial en la empresa de turismo TTS (ahora conocida como Travel Service) en la que Bento contrató sus viajes al exterior del país, cuestionados porque el pago se realizó a través de múltiples tarjetas de crédito que no figuran a nombre del suspendido magistrado.

“El cliente puede operar con un medio de pago y la compañía puede hacerlo con otro. Un cliente puede comprar un servicio con un medio de pago y eso no significa que la compañía cancele con el proveedor con el mismo medio de pago”, diferenció Domnicz y explicó que las compañías de turismo suelen utilizar otros medios para conseguir un “beneficio financiero”.

Los fiscales hicieron preguntas relacionadas a los costos que suponían los viajes a Las Vegas y puntualmente la estadía en el Caesars Palace, hotel y casino en el que Bento se alojó en varias oportunidades porque lo consideraba “económico”, tal como lo expuso en el jury. Sin embargo, Domnicz evitó precisar los montos aunque señaló que esos son “valores que, por lo general, están dolarizados”.

La diputada Reyes le pidió particularmente que explique si los pagos de servicios turísticos se registraban mediante facturas y Domnicz indicó que solamente se realizaba un recibo y que los mismos deben figurar “en la contabilidad de la compañía”.

Luego fue el turno de Viviana Megazzini, quien reconoció conocer a Bento porque le compró en 2019 una propiedad ubicada en el barrio Palmares, de Mendoza. “La inmobiliaria me dijo que era una persona pública y que no me podía decir quién era, me pidió un precio que me pareció muy caro pero como la inmobiliaria estaba muy interesada en vender me citó junto al doctor Bento para charlar el precio. Después acordamos y compré”, rememoró.

Megazzini precisó que pagó 430 mil dólares por la propiedad y señaló que el valor fue más alto al del resto de las casas de la zona, que indicó se vendían en torno a los 400 mil dólares, porque ese inmueble tenía “todo incluído”, tenía “lavavajillas, cortinas, electrodomésticos, artefactos de pileta”.

Cuándo le preguntaron “si no le llamó la atención” que no le hayan revelado el nombre del dueño por ser una persona pública, Megazzini respondió: “Me reí, porque no me imaginé que podía ser un juez, pensé que podía ser un cantante”. La testigo agregó que pagó “en efectivo”, en “dólar billete”.

Cerró la nueva ronda de declaraciones testimoniales Mariana Álvarez, la escribana que formalizó la compra del mencionado inmueble. “La compradora requirió mis servicios para verificar que estaba todo en condiciones y la firma se realizó en el Banco Francés”, dijo.

En un tramo de su exposición, la acusación pidió que se lea un tramo del testimonio que Álvarez concedió ante la Fiscalía de Mendoza, en la que señaló que “hubo un principio de confianza” para corroborar el origen de los fondos con los que Megazzini compró la casa de Bento.

“Exacto. La compradora es contadora, yo trabajo con ella hace varios años y sabía que estaba vendiendo una propiedad y que tenía los fondos suficientes para realizar esta compra”, agregó Álvarez.

Ante otra pregunta de la parte acusadora, la escribana reconoció que no le requirió a las partes documentación para establecer si eran personas políticamente expuestas. “No, en ese momento, en el 2019, en Mendoza no estábamos inscriptos en la UIF entonces no teníamos la obligación ni de firmar declaraciones juradas ni de realizar reportes sobre la operación”, argumentó.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA