Alivio para el bolsillo: suba del salario mínimo y del piso de Ganancias; en estudio bono para jubilados y un IFE acotado

El Gobierno busca la manera de aliviar los bolsillos de los argentinos, como parte de las medidas que tomó el nuevo gabinete nacional. - Los Andes
El Gobierno busca la manera de aliviar los bolsillos de los argentinos, como parte de las medidas que tomó el nuevo gabinete nacional. - Los Andes

El Gobierno nacional apuró en la semana distintas medidas de impacto social, tras el reordenamiento del gabinete de ministros. Juan Manzur su primera semana como remplazante de Santiago Cafiero.

El programa “PreViaje” para afiliados del PAMI fue el último anuncio de la semana del Gobierno nacional, respecto al paquete de medidas denominado “de alivio para el bolsillo”. Si bien la iniciativa -que ofrece un 70 por ciento de reintegro de todos los gastos de vacaciones- implica un beneficio para la clase pasiva, continúa la expectativa sobre otras medidas de impacto social inmediato que deberán esperar unos días más: Un bono extraordinario para jubilados y asignaciones familiares, y una ayuda similar al IFE para trabajadores informales.

“Puede haber otras medidas, están todas en estudio y se irán anunciando a medida que vayan saliendo”, dijo el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, sobre las iniciativas dirigidas “a poner dinero en el bolsillo de la gente”, según dijera el Presidente Alberto Fernández.

En la presentación del “PreViaje Pami estuvo el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien encabezó los distintos anuncios económicos hechos en la semana. El gobernador de Tucumán en licencia, asumió el lunes, después de haber sido propuesto para el cargo por la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner en remplazo de Santiago Cafiero.

El cambio -motorizado por el mal resultado del oficialismo en las PASO- buscó imprimir otro ritmo en la gestión del gabinete de ministros. “Muy breve y ejecutiva, con intervenciones de cuatro o cinco minutos por ministros; temas muy concretos”, describió Moroni a la primera reunión de gabinete presidida por Manzur, quien llega a la Casa Rosada antes de las 7 de la mañana.

El Gobierno nacional no quiere llamar “IFE” al auxilio que se analiza dar a trabajadores informales. El año pasado, durante la cuarentena dura, hubo tres ediciones (diez mil pesos por mes) del IFE. Fueron alcanzadas unos nueve millones de personas.

“El IFE fue una medida extraordinaria para un momento extraordinario, en el que se había restringido la circulación; hoy creemos que no hace falta una asistencia extraordinaria, pero una asistencia focal, puede ser; se está analizando”, dijo Moroni. De la Anses trascendió que se estudia una edición “acotada” del IFE.

En el gobierno nacional confirmaron también la continuidad de los REPRO para empresas vinculadas a “actividades críticas” como el turismo, la hotelería o la gastronomía.

Actualmente el Estado asiste a más de 400 mil trabajadores y a casi 70 mil tributistas ligados a los servicios. “Yo soy muy optimista que esta tendencia en la mejora del empleo va a ser muy fuerte y hacia fin de año vamos a recuperar todo el empleo perdido”, dijo el ministro Moroni.

El Gobierno nacional replica que no es electoralista el aumento que se fijó el martes para el salario mínimo. “La convocatoria al Consejo del Salario para septiembre figuraba en el acta de abril”, argumentan en la Casa Rosada. Lo cierto es que la convocatoria al Consejo se adelantó una semana a la fecha estipulada.

Allí, dirigentes sindicales y representantes empresariales acordaron -con voto unánime, algo sin precedentes- llevar a 31.104 pesos el salario mínimo para septiembre, con una suba del 9 por ciento. Para octubre se fijó en casi 32 mil pesos y llegará a 33 mil para febrero. Se habrá redondeado entonces una suba del 52,7 por ciento entre marzo de 2021 y marzo de 2022.

El incremento alcanza a cerca de 1.100.000 trabajadoras, trabajadores y personas beneficiarias de programas sociales como Potenciar Trabajo y Acompañar, del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad.

Piso de Ganancias

La suba del piso de Ganancias siguió al anuncio del aumento del salario mínimo. Por decreto, el piso salarial pasó de 150 mil pesos a 175 mil. El aguinaldo de diciembre quedó eximido del pago de ese gravamen, para los salarios que hayan promediado menos de 175 mil pesos en los últimos seis meses.

Con la actualización de Ganancias (iniciativa fogoneada por Sergio Massa), el Gobierno dijo que pretende que “solo el 10 por ciento de los asalariados” tengan deducciones en sus haberes. La medida se aplica a partir del 1 de septiembre, por lo que no habrá retroactivos.

Las 1.267.000 personas que dejaron de pagar Ganancias cuando se aprobó la ley en abril, seguirán sin pagar el impuesto. En la Casa Rosada se encargan de recordar que “durante la administración de Juntos por el Cambio se duplicaron los trabajadores alcanzados por Ganancias y ahora se busca volver a los niveles anteriores al período 2015-2019.

Días atrás de fuentes gubernamentales salió la versión respecto a la entrega de un bono extraordinario y por única vez para jubilados y beneficiarios de distintos programa sociales. En las últimas horas, los funcionarios se limitaron a decir que “distintas medidas están en estudio”.

La Anses ya pagó un bono similar en agosto pasado, de unos 5 mil pesos, que llegó a 6 millones de jubilados y pensionados.

La titular de la Anses, Fernanda Raverta, confirmó, en cambio, que el gobierno “está trabajando en un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para implementar una jubilación anticipada”.

La iniciativa está dirigida a personas que se encuentran desempleadas, que reúnen 30 años de aportes previsionales pero les faltan 5 años o menos para cumplir la edad jubilatoria -entre 55 y 60 años las mujeres y entre 60 y 65 los varones-.

Según estimaciones oficiales, la medida alcanzará en una primera instancia a una población aproximada de entre 20 mil y 30 mil personas, de las cuales el 90 por ciento son hombres.

“Hay personas que trabajaron toda su vida, que tienen sus 30 años de aportes y que, en los últimos años del gobierno anterior o incluso en la pandemia, perdieron su trabajo, no se pueden jubilar todavía y por su edad tienen una enorme dificultad para reincorporarse al mercado formal de trabajo”, argumentó Raverta.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA