martes 9 de marzo de 2021

Exequiel Salas recibirá mañana una pena que será entre los 8 y los 25 años de cárcel.
Policiales

Un jurado popular “salvó” de la perpetua al hombre que mató a un verdulero en Guaymallén

Los doce mendocinos consideraron que Exequiel Salas es culpable de homicidio simple y de robo agravado.

Exequiel Salas recibirá mañana una pena que será entre los 8 y los 25 años de cárcel.

Los 12 integrantes del jurado popular constituido para juzgar a Exequiel Salas Cracco (25) por la muerte del verdulero Miguel Núñez (75), consideró que el imputado es culpable de homicidio simple y robo agravado por lo que el imputado no recibirá la pena de prisión perpetua.

Durante los alegatos, el jefe de los fiscales de Homicidios Fernando Guzzo había solicitado la pena máxima por el delito de homicidios criminis causa. Para Guzzo, el sospechoso tenía en su poder el celular y las llaves de verdulero cuando fue detenido , y cerró la puerta de la casa de la víctima para evitar ser descubierto. Es decir que lo había matado para procurar su impunidad.

En cambio la defensora de Salas –la abogada Gabriela Massad- hizo dos pedidos distintos: homicidio simple, porque para ella, se abalanzó en una discusión y lo apuñaló y no hubo robo. El hombre iba a buscar un dinero que la víctima le iba a prestar y terminó matandolo .

La otra posición que propuso fue de un crimen bajo emoción violenta: el “estallido” de furia se del de Salas se produjo por una supuesta relación entre el verdulero y su ex mujer y una supuesta paternidad, cosas que lo impulsaron a matar.

Finalmente, el jurado se inclinó por el homicidio simple, una de las posiciones marcadas por la abogada Massad.

Mañana a las 9, se realizará una audiencia de cesura donde el juez determinará la pena que le aplicará que será entre 8 y 25 años.

El crimen

En la madrugada del 19 de abril de 2019, en una vivienda ubicada en calle Severo del Castillo al 8.100, en Los Corralitos, Salas le habría dado 14 heridas cortopunzantes con un cuchillo a Núñez, quien falleció al instante, producto del ataque.

La nuera de Núñez, quien vive en una casa que colinda con la del verdulero, comenzó a escuchar ruidos extraños y gritos de su suegro, por lo que decidió llamar al 911 para denunciar la situación.

A los pocos minutos llegó un móvil policial que fue alertado justo cuando patrullaba la zona. “Los policías llegaron justo cuando el tipo se iba corriendo. Saltó la acequia y corrió para allá (por Severo de Castillo hacia el Sur). Cuando salgo, escucho que le dan la voz de alto y le disparan como cuatro veces”, explicó un vecino a Los Andes al día siguiente del hecho.

Mientras los policías lograban detener a Salas unos 200 metros más adelante, otros uniformados llegaron a la vivienda del verdulero y cuando quisieron entrar se encontraron con que la puerta estaba cerrada con llave, por lo que optaron por derribarla.

“Núñez estaba en la cocina. Lo habían apuñalado varias veces; tenía una herida importante en el costado, debajo de la axila”, explicó el vecino consultado.

Minutos más tarde llegaron los efectivos que habían detenido a Salas con las llaves de la casa, que estaban en poder del aprehendido. El presunto autor del crimen también tenía en su poder 15.000 pesos y el teléfono celular de la víctima. Además, a unos metros lograron dar con el cuchillo que se habría usado en el homicidio.