Seguirá preso el acusado de matar a puñaladas al novio de su ex en General Alvear

El muchacho imputado.
El muchacho imputado.

A Tomás Morales le dictaron la prisión preventiva por el crimen de Lucas Matías Gallego, ocurrido el pasado 10 de abril. El hecho de sangre fue presenciado por la ex del sospechoso.

Con pasos muy firmes y pruebas contundentes avanza la investigación por el crimen de un joven en General Alvear, presuntamente en manos de la ex pareja de su novia. Al acusado le dictaron prisión preventiva y seguirá preso.

Tomás Morales (21) se encuentra detenido desde el 10 de abril pasado por el asesinato de Lucas Matías Gallego (21), ocurrido esa misma jornada. Testigos y ropa con manchas de sangre complican al detenido, que este miércoles recibió un revés en la primera audiencia judicial de la causa.

El juez Luis Ojeda consideró que hay evidencias suficientes a esta altura de la pesquisa, para mantenerlo en la cárcel e imputado por homicidio simple.

El hecho ocurrió alrededor de las 6 de aquel sábado, en una vivienda del barrio Río Atuel, en la ciudad de Alvear. Según los sabuesos del caso, el sindicado logró ingresar a la propiedad de su ex novia por la ventana y sorprendió a ella y a la víctima mientras estaban en la cocina. Casi sin emitir una palabra el agresor se abalanzó contra el otro muchacho y lo hirió en el pecho con un arma blanca.

Tras el ataque Morales escapó en una bicicleta, en tanto que en el domicilio quedó Gallego malherido y la chica, de 16 años, desesperada pidiendo ayuda.

Personal policial trabaja en la casa en el barrio Río Atuel donde se cometió el crimen.
Personal policial trabaja en la casa en el barrio Río Atuel donde se cometió el crimen.

La familia de la adolescente logró que un vecino llevara en su vehículo al joven al hospital Enfermeros Argentinos, donde los médicos no pudieron salvarlo; cerca de las 7 murió por un neumotórax.

El chico fallecido.
El chico fallecido.

Durante esas horas el acusado se encontraba en plena fuga, primero haciendo escala en la casa de una pariente en 9 de Julio y España, donde dijo “me mandé una cagada”. Allí le pidieron que se fuera y partió en taxi a lo de la madre, en el distrito de Alvear Oeste. Al llegar y ver un móvil policial que estaba en el lugar, se escabulló y entró por la parte de atrás del inmueble. Sin embargo, la mamá lo convenció y se entregó a las autoridades que estaban a punto de allanar.

Una de las hipótesis del episodio es que en la madrugada Morales habría recibido mensajes de su ex-con quien tiene un hijo-, en compañía de Gallego. Estos chats, que habrían incluido fotos de la pareja, habrían desatado la furia del imputado. El expediente es instruido por la fiscal Ivana Verdún.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA