Peritan 13 armas reglamentarias para saber si una bala policial mató a un joven en Las Heras

La víctima fue dejada en el hospital Carrillo pero falleció minutos después. Tenía un disparo en el pecho. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
La víctima fue dejada en el hospital Carrillo pero falleció minutos después. Tenía un disparo en el pecho. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Mientras efectivos eran atacados por vecinos del barrio Santa Teresita, Matías Domínguez ingresó muerto al hospital Carrillo. Investigan si lo mató una bala policial.

La violencia en ebullición en la que estaba sumida el barrio Santa Teresita, en Las Heras, hacía temer un estallido en cualquier momento. Ese “magma” que se visibilizaba con hechos cotidianos de violencia, robos, aprietes, venganzas y corridas hizo erupción la mañana de este viernes durante un operativo policial de rutina. Un joven que era seguido por los uniformados, y a quien finalmente le incautaron marihuana, fue “auxiliado” por vecinos del lugar, que atacaron con piedras a los efectivos. En la batahola un joven de 26 años resultó herido y luego falleció en el hospital, presuntamente víctima de una bala policial.

Habían pasado unos minutos de las 10 de ayer cuando miembros de la Unidad Especial de Patrullajes (UEP) de Las Heras realizaban tareas de prevención en el populoso vecindario, uno de los más “calientes” de la provincia por sus índices de inseguridad y por los ataques constantes que sufren los uniformados.

En el cruce de calle Lisandro Moyano y Tres de Febrero los agentes observaron a un sujeto arrojar una bolsa de nylon al notar su presencia. Luego comenzó a correr, por lo que se inició una persecución, que terminó en un gran descampado ubicado en la intersección de El Portillo y Alsina.

Mientras los policías identificaban al aprehendido como Brian Araya (19) y se disponían a llevarlo a la comisaría 36 -donde finalmente se comprobó que la bolsa que había descartado contenía “una sustancia verde amarronada”- algunos vecinos comenzaron a arrojarles piedras y cuanto elemento tuvieran al alcance.

Los dos efectivos atacados debieron pedir apoyo y rápidamente la zona se llenó de patrulleros de distintas divisiones. Los enfrentamientos no cesaron durante largos minutos. Atrincherados detrás de postes y paredes, los uniformados aprovechaban cada segundo sin piedras en el aire para disparar proyectiles antidisturbios, según quedó registrado en videos que se difundieron en las redes sociales.

Los revoltosos respondían con piedras y así lograron lastimar a un auxiliar segundo, que sufrió una herida cortante profunda en la mano derecha, por lo que fue trasladado a un centro asistencial.

La “lluvia” de improvisados proyectiles, similares a las que dispara un volcán en erupción, también produjo daños en un móvil policial de la Unidad Motorizada, el tercero dañado esta semana en esa barriada.

Finalmente, luego de intensos minutos de enfrentamiento, las unidades policiales abandonaron la zona cuando los ánimos se habían calmado un poco.

Llegada al hospital y muerte

Mientras vecinos del Santa Teresita y policías se enfrentaban, un joven de 26 años de edad llegaba al hospital Carrillo trasladado en una camioneta Peugeot Partner, cuyo conductor se retiró del lugar una vez que dejó al herido en estado crítico.

La víctima presentaba una herida de arma de fuego en el pecho y, a pesar de los esfuerzos de los médicos por salvarle la vida, falleció minutos después de haber ingresado. El fallecido fue luego identificado como Matías Leonardo Domínguez Portugal.

De acuerdo a las versiones oficiales, desde el entorno de la víctima comentaron que el muchacho iba caminando por el lugar de los hechos cuando recibió el disparo y se desplomó. Sus allegados lo trasladaron al nosocomio, pero ya era tarde. “En esos casos no se puede ni solicitar una ambulancia al lugar de los hechos por la peligrosidad que reviste la zona”, confió una fuente de la investigación a Los Andes.

El proyectil que terminó con la vida de Domínguez quedó alojado en el tórax, por lo que el cuerpo será sometido a necropsia y se espera el resultado de la misma y de peritajes balísticos para determinar si se trata de una bala policial, algo que hasta las últimas horas de ayer era una de las hipótesis pero que no generó detenciones.

Para determinar si alguno de los uniformados que intervinieron en el operativo disparó su arma reglamentaria en vez de usar material antidisturbios, se peritarán 13 pistolas, cuyos proyectiles se compararán con el obtenido del cuerpo de la víctima.

Según se informó oficialmente, Domínguez tenía antecedentes penales por robo agravado, portación ilegal de armas e infracción al artículo 205 del Código Penal.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA