La trágica historia del abuelo y su nieto que terminó en muerte: “Mi hijo vivía en un ambiente de humillación”

Domingo Faustino Verna (77), mató a balazos a su nieto, Brian Alexis Verna Batalla (29).
Domingo Faustino Verna (77), mató a balazos a su nieto, Brian Alexis Verna Batalla (29).

Así lo afirmó su madre, Mariel Verna. El padre de la mujer mató a su único hijo, el cual sufría trastornos de la personalidad. Antes de la balacera, el joven había atacado al anciano y este luego le propinó cinco tiros que le provocaron la muerte en el acto.

Apenas oyó los disparos, pensó que se trataba de tiros al aire, de una intimidación, “una más” de su padre hacia su hijo. Pero esta vez el panorama fue distinto y el resultado irreversible.

Mariel Verna Batalla (49) es instrumentadora quirúrgica. El día miércoles su padre, Domingo Faustino Verna (77), mató a balazos a su único hijo, Brian Alexis Verna Batalla (29). Fueron en total cinco disparos los que le lanzó el adulto mayor al joven después de que este lo atacara en la puerta de su casa a patadas.

Previamente, Brian lo había golpeado en la cabeza y en el cuerpo, según se ve en la cámara de seguridad de la vivienda que registró toda la secuencia. Tras la balacera, el joven tambalea y cae envuelto en un charco de sangre, detalla Clarín.

“Mi situación es de incertidumbre”

Verna fue dejado libre, debido a su edad y la pena en expectativa, además se negó a declarar. En la fiscalía de Homicidios sigue imputado por el crimen y evalúan la prueba recogida y ordenada, para determinar si pudo haber actuado en legítima defensa o en un exceso de ella.

“Mi situación es de incertidumbre sobre cómo continúa esto. Al mismo tiempo, siento tranquilidad porque mi hijo está descansando de su cabecita. Por la enfermedad mental que le provocaron”, dijo Mariel sobre lo que Brian afirma que vivió con sus abuelos, cuando se mudó de su casa.

Aseguró que la relación empeoró “cuando ellos (por sus padres) dejaron de darle la medicación que necesitaba tomar. Lo hicieron cuando yo se los dejaba cuando tenía guardia”.

La mujer comentó que su hijo sufría un trastorno de la personalidad e hiperactividad de chico, por lo que desde los 6 años lo hizo atender en Buenos Aires.

“Tengo el diagnóstico del médico que lo atendió, donde requería un tratamiento psicológico y medicación”, dijo. Más adelante, surgió el temor de que cayera en una depresión y, junto al abuelo, decidieron internarlo en una clínica psiquiátrica de Bahía Blanca. “No le gustó nada, pero era por su salud y la mía. A los dos meses, le dieron de alta”, recordó.

Mariel, madre de Brian Verna, habló tras el crimen de su hijo a manos de su abuelo.
Mariel, madre de Brian Verna, habló tras el crimen de su hijo a manos de su abuelo.

“Vivía en ambiente de humillación y discriminación”

Más tarde, Brian se fue a vivir con sus abuelos, cerca del centro neuropsiquiátrico del Hospital Provincial Doctor José Penna. “Estuvo como tres años viviendo con ellos y yo no supe nada de él, porque le crearon un odio hacia mí”, afirmó.

Definió al tiempo que Brian vivió con los abuelos, como “un ambiente de humillación y discriminación que le afectó a la salud y lo que lo llevó a volverse a vivir conmigo”. Al regresar, notó un cambio para mejor, pero aparecieron problemas con la alimentación.

“Todo lo que comía lo despedía y tenía hemorragias. Le conseguimos una medicación muy costosa que, si no la tomaba, debía operarse”, recordó su madre. Todo lo atribuyó a la presión psicológica que recibía en la casa de sus abuelos.

“Ellos creyeron que lo iban a educar bajo las órdenes, indicaciones y un garrotazo y esa no era la forma, menos a una persona con los trastornos que tenía”, agregó.

Brian Verna.
Brian Verna.

“Siempre fue muy manipulador”

Mariel sostuvo que su padre “siempre fue muy manipulador, de querer imponer todo”. Y añadió que su hijo había conseguido un trabajo en el área de Espacios Verdes del municipio, pero tuvo que dejarlo porque su abuelo se interponía entre él y su jefe y le ordenaba lo que tenía que hacer.

“Lo controlaba permanentemente. Le decía cuántas bolsas tenía que cargar, fijate esto, fijate el otro, que el cerco lo cortaste mal… siempre persiguiéndolo y agrediéndolo verbalmente”, describió sobre la última experiencia laboral de Brian. “Pidió el traslado a otro parque y no se lo autorizaron, por lo que tuvo que renunciar”, contó la mujer.

En la capilla en la que lo velaron, se enteró de que su hijo, que cursaba el último año de secundario en una escuela para Adultos, estaba a punto de conseguir otro trabajo. “El padre de la novia me dijo que hoy, jueves, tenía una entrevista con el gerente para que ya comenzara a trabajar. Y quedó todo en la nada”, se lamentó.

“La relación entre los dos era pésima y mi hijo trataba de no quedarse nunca solo con él. Le decía a la novia que lo acompañara desde el trabajo a la casa”, ejemplificó sobre el temeroso vínculo entre el abuelo y el nieto. “La novia sabe muchas más cosas sobre eso”, acotó Mariel y volvió a la pelea previa al desenlace del lunes.

“Ella, la novia, me dijo que mi padre le dijo algo muy feo, muy hiriente, pero que en ese momento no me lo quiso decir. No sé qué palabra le dijo, pero el comienzo de todo fue de parte de mi padre”, remarcó Mariel, sobre la reacción de su hijo previa al ataque. Para la mujer, todo fue premeditado por Domingo.

El abuelo acusado de matar a balazos a su nieto en Bahía Blanca fue liberado por su “avanzada edad”.
El abuelo acusado de matar a balazos a su nieto en Bahía Blanca fue liberado por su “avanzada edad”.

“Me podía haber costado la vida también a mí”

“Sé que le dijo ‘andate, Marta’, mi madre, antes de dispararle”, aseguró. Recordó la pelea por un dinero que le reclamaba a su hijo (“Me lo vas a devolver con intereses, le decía”) y lo acusó de espiar a Brian a través de las cámaras de seguridad que tenía en su casa y que registraron toda la escena.

Antes de la pelea y los disparos, se ve a Aldana, la novia de Brian, cómo se aferra a él, para evitar, sin éxito, el enfrentamiento. La chica es arrastrada por la furia del joven, mientras cuatro perros no dejan de ladrar. Luego de la balacera, con el joven en el piso, se ve a Mariel cruzar la calle, recriminarle a su padre y tomarse la cabeza.

“Me podía haber costado la vida también a mí, por la saña que hubo. Nadie me lo cuenta. Yo lo viví, como si fuera una película, con la saña que le tiró los tiros. Mi madre decía “mirá lo que le hicieron, después de darle de comer durante dos años”. Los dos están mal psicológicamente y necesitan atención, como se los dijo mi hermano que es médico”, concluyó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA