martes 3 de agosto de2021

Policiales

Investigan si la muerte a tiros de un hombre en el centro fue un caso de gatillo fácil

Investigan si la muerte a tiros de un hombre en el centro fue un caso de gatillo fácil
No está claro por qué dispararon los efectivos federales / Nicolás Ríos

Hay muchas dudas sobre el deceso de Kako Martínez, en el que están involucrados efectivos de la Policía Federal. Podría pasar al fuero local si no se confirma que estaban en un procedimiento por drogas.

La Fiscalía de Homicidio se encuentra a punto de definir si la muerte de Facundo “Kako” Martínez (43) – ultimado el jueves por un efectivo de la Policía Federal en el centro capitalino- va a ser investigada por la Justicia provincial o debe pasar al fuero federal.

La cuestión central del asunto es definir si los dos policías involucrados –un hombre y una mujer, ambos detenidos- estaban afectados al funcionamiento de la fuerza. Es decir, si estaban trabajando al momento del hecho que, por el momento, no estaría del todo claro, ya que los uniformados han optado por no declarar.

Por esto, la fiscal de Homicidios Andrea Lazo se encuentra reuniendo pruebas básicas –registro de cámaras de seguridad, teléfonos de los detenidos, testimonios y otros elementos- para saber cómo fueron los hechos que terminaron con la vida de Martínez, un “laburante” que vivía en Godoy Cruz, tenía cuatro hijos y no contaba con antecedentes policiales, según sus familiares.

Si Lazo finalmente se queda con la investigación es probable que hoy proceda a imputar al federal, de considerarlo necesario.

También puede ocurrir que, desde la Justicia Federal, se pida a la fiscal Lazo el expediente, aunque en este caso la fiscal puede o no cedérselo. Este pedido, hasta el cierre de esta edición, no había pasado.

Dos versiones, una muerte

A falta de una declaración de los uniformados, existen dos versiones del hecho. En las dos, el uniformado que disparó podría ser imputado por homicidio agravado, si se llegara a comprobar que se está frente a un caso de “gatillo fácil”. Y esto, sea cual fuere el fuero que lo investigue.

La primera versión y (la más sólida) indica que el jueves, después de las 20, los policías que habrían ido vestidos de civil, a bordo de un Fiat Sienna sin ningún tipo de identificación, habrían detenido a Martínez - quien conducía un Ford Mondeo- o bien lo habrían encontrado estacionado cerca de Federico Moreno y Catamarca de Ciudad. La falta de una de las patentes habría despertado las sospechas de los uniformados.

Martínez, en ese momento, por falta de documentación del vehículo o porque habría llevado dos frascos de cogollos de marihuana -o bien porque pensó que eran delincuentes y no policías- quiso escapar de lugar y recibió un disparo mortal: el proyectil, en un recorrido descendente, ingresó por la axila, habría tocado el corazón y finalmente salió por la espalada. En este caso, el proyectil ingresó por la ventanilla y dio en el conductor, que podría haber tenido el brazo levantado, sujetando el volante.

Aun así, Martínez, ya herido mortalmente, arrancó –tocó a uno de los policías, sin herirlo- y alcanzó a recorrer unos 100 metros. El auto chocó contra un Peugeot que estaba estacionado en Salta y Catamarca y terminó en la acequia con el conductor ya sin vida.

La segunda versión presenta varias inconsistencias. Los policías estaban haciendo un control vehicular, o “tareas de inteligencia” –algunos dicen que con uniformes- y habrían detenido a la víctima. El hombre, por alguna razón, intentó escapar, atropelló a los uniformados –ninguno de los dos presenta heridas de seriedad- y se habría iniciado una breve persecución, en auto o a pie, y allí el uniformado le disparó.

En esta versión el disparo habría sido por detrás y la bala habría ingresado por la espalda, dañándole el corazón. Lo cierto es que no ha trascendido que el Mondeo de Martínez tuviera rota la luneta trasera o el baúl. En esta versión se habla de que los uniformados habrían disparado cuatro veces y que Martínez estaba acompañado por otra persona, que escapó.

¿Los policías hacían un patrullaje habitual o algún tipo de seguimiento? ¿O actuaban dentro de un procedimiento ordenado por la Justicia Federal? La respuesta es importante para ver si es el Ministerio Público Fiscal de Mendoza o el Ministerio Público Fiscal Federal debe investigar el caso.

Sea quien fuere quien finalmente se quede con el caso, lo cierto es que el hecho de que el policía involucrado usara su arma contra una persona desarmada indicaría que no cumplió con el protocolo policial.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes