Imputaron por lavado de activos a dos hijos del juez Walter Bento

El juez Bento,  detrás del  tapabocas, en una de sus últimas apariciones públicas, allá por el mes de octubre del año pasado. Foto: Orlando Pelichotti/ Los Andes
El juez Bento, detrás del tapabocas, en una de sus últimas apariciones públicas, allá por el mes de octubre del año pasado. Foto: Orlando Pelichotti/ Los Andes

Nahuel Agustín y Luciano Ezequiel Bento fueron acusados formalmente de “haber puesto en circulación fondos de procedencia ilícita” con inmuebles y vehículos. Además, les prohibieron salir del país.

Dos de los hijos del juez federal Walter Bento, procesado como supuesto líder de una organización ilícita dedicada a pedir coimas a cambio de beneficios procesales para presos, fueron imputados hoy en el marco de la megacausa que sacude a los Tribunales Federales. Nahuel Agustín y Luciano Ezequiel Bento fueron formalmente acusados por lavado de activos de origen ilícito.

Puntualmente el fiscal federal Dante Vega, quien contó con la colaboración de los titulares de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), acusó a los hermanos, ambos funcionarios de la Justicia Federal, de “haber puesto en circulación fondos de procedencia ilícita al adquirir bienes muebles e inmuebles registrables, como así también realizar inversiones en fideicomisos inmobiliarios y numerosos viajes al exterior”.

El juez federal sanjuanino Leopoldo Rago Gallo, quien subroga a Eduardo Puigdéngolas por estar de licencia, hizo lugar a las solicitudes de Vega. Por eso los nuevos imputados fueron definidos como coautores penalmente responsables, junto a sus padres Walter Bento y Marta Isabel Boiza, del delito de lavado de activos de origen ilícito, que luego trataron de cubrir “dando apariencia de legalidad al producido de la maniobra ilícita investigada mediante su incorporación al sistema económico formal”, según se lee en el acta de imputación.

Además se dispuso la prohibición de salida del país de los hermanos Bento y la retención de sus documentos de viaje.

A Nahuel Bento se le atribuye “haber puesto en circulación fondos de procedencia ilícita mediante la aceptación de la donación por anticipo de herencia”, el 27 de diciembre de 2012, de un departamento, una cochera y una baulera en el barrio privado Palmares, de Godoy Cruz.

Parte de esas maniobras sospechosas fue la compra de una cochera de un edificio ubicado en calle Pedro Molina al 250 de Ciudad que compró en marzo de 2016 por $60.000, “que fueron pagados íntegramente en dinero efectivo en ese acto”, de acuerdo a la acusación fiscal.

Las operaciones de compra-venta con varios vehículos también habrían contribuido a la presunta configuración del delito que se le imputa. Según ello, Nahuel Bento habría adquirido con activos ilícitos un Renault Clio 1.2 Autentique modelo 2006 por un precio declarado de 46.000 pesos, un Ford Fiesta Kinetic Design Titanium, modelo 2012 cero kilómetro por 96.000 pesos y un Audi A3 cero kilómetro por 320.000 pesos en diciembre de 2013. Además, el 26 de diciembre de 2017 adquirió un lujoso Audi S3 modelo 2017 por el valor de 890.000 pesos.

Por último, se le atribuye “haber puesto en circulación fondos de procedencia ilícita al adquirir mediante contrato de adhesión al fideicomiso de un inmueble a construirse” en el carril Ozamis Sur, de Maipú, y obtener ganancias de tres locales comerciales en otro fideicomiso en el mismo departamento.

En tanto, a Luciano Ezequiel Bento los investigadores le atribuyen “haber puesto en circulación fondos de procedencia ilícita al adquirir bienes muebles e inmuebles registrables, como así también realizar inversiones en fideicomisos inmobiliarios y numerosos viajes al exterior, dando apariencia de legalidad”. En esas maniobras se incluye, al igual que su hermano, la aceptación de la donación por anticipo de herencia el 27 de diciembre de 2012 de un departamento, una cochera y una baulera en el complejo residencial Villa Palmares.

También realizó operaciones de compra-venta con un Ford Fiesta Kinetic Design Titanium modelo 2012 por 115.000 pesos. En diciembre de 2013 adquirió un Audi A1 Sportback cero kilómetro por el precio de 204.782 pesos y en febrero de 2018 compró un BMW 120I modelo 2017 por un valor de 590.000 pesos. Ya en julio de 2020 adquirió un Audi A3 modelo 2018 a un valor de 1.220.000 pesos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA