El oído fino de un vecino fue clave para esclarecer un crimen: “Era un Ford V6 con caja de tercera”

La camioneta en la que se trasladaban los delincuentes.
La camioneta en la que se trasladaban los delincuentes.

Un hombre fue asesinado en Pergamino, Buenos Aires cuando paseaba en bicicleta junto con su esposa. El testigo contó a la autoridades que escuchó cuatro disparos, pero la clave fue cuando oyó el vehículo, el cual pudo identificar inmediatamente. Gracias a este aporte, lograron detener a los implicados.

Un escenario desolado puede ser una trampa para un par de asesinos que, aprovechando ese marco, atacan suponiendo que nadie los ve. Pero en este caso, el del asesinato de Fernando “Poroto” Liguori (52), ocurrido en Pergamino, Buenos Aires, los homicidas no contaban con el oído fino de un chacarero vecino a la escena del crimen. No los vio, pero los escuchó. Y fue ese el principio del fin para los agresores.

El crimen sucedió alrededor de las 15.30 del jueves pasado. Fernando iba con su mujer andando en bicicleta cuando fueron atacados por detrás. El hombre quedó en la mira de los individuos y alcanzó a gritarle a su pareja que “acelere”, para de ese modo huir de los asesinos.

Ante el accionar de las víctimas, los sujetos comenzaron a disparar. Fue en ese momento que “Poroto” Liguori, querido en la ciudad, padre de un hijo y oficial mayor del Juzgado de Familia de Pergamino, cayó muerto.

Fernando iba con su mujer andando en bicicleta cuando fueron atacados por detrás. El hombre quedó en la mira de los individuos y alcanzó a gritarle a su pareja que “acelere”, para de ese modo huir de los asesinos.
Fernando iba con su mujer andando en bicicleta cuando fueron atacados por detrás. El hombre quedó en la mira de los individuos y alcanzó a gritarle a su pareja que “acelere”, para de ese modo huir de los asesinos.

Por suerte su mujer pudo huir ilesa y llamó al 911. A los pocos minutos, otros ciclistas llegaron a la escena del crimen, un lugar que es frecuentado por jóvenes y vecinos de la zona que salen a camina o simplemente a correr. Según fuentes oficiales, esta no es la primera vez que sucede un hecho similar.

Sin embargo, este caso no quedó impune gracias al aporte trascendental de un vecino. El hombre contó a la autoridades que escuchó cuatro disparos, pero la clave fue cuando oyó el vehículo. Sin dudarlo afirmó que se trataba de un Ford, motor V6, con caja de tercera. Por otro lado, detalló que por la acelerada fuerte que escuchó notó que tenía una falla en la caja de cambios.

Horas más tarde, ya había tres detenidos y otro sospechoso de encubrimiento. El dueño de la camioneta, una Ford F-100 de color verde, patente TIG070, es Amílcar Leonel Valente. Sus cómplices fueron identificados como Fernando José Aita Valiente y Marcelo Damián Barrionuevo. Todos quedaron a disposición de la Justicia.

las cámaras de seguridad captaron el paso de Fernando junto a su esposa por el lugar del hecho.
las cámaras de seguridad captaron el paso de Fernando junto a su esposa por el lugar del hecho.

Que revelo la autopsia

Por lo que se pudo saber, gracias al fiscal Oldani, la autopsia reveló que el ciclista falleció de un solo disparo, la bala ingresó por la zona de la espalda, atravesó los pulmones y salió por la parte frontal de tórax. Dicha lesión le causó un shock hipovolémico que le ocasionó a Liguori la muerte de manera instantánea.

Vecinos de la zona reclaman justicia por la vida de Fernando.
Vecinos de la zona reclaman justicia por la vida de Fernando.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA