El empresario imputado por la muerte de tres jóvenes en El Challao seguirá con prisión domiciliaria

La justicia dictó la prisión preventiva para Jorge Roberto Díaz, imputado por homicidio culposo.

Accidentes con dos muertos en la rotonda del challao en la noche del  martes 22 de marzo
Accidentes con dos muertos en la rotonda del challao en la noche del martes 22 de marzo

Jorge Roberto Díaz (62) –imputado por las muerte de tres jóvenes ocurridas durante un accidente de tránsito en El Challo- seguirá preso pero en su casa.

Esta mañana la Jueza Mariana Gardey del Juzgado Penal Colegia Dos, dictó la prisión preventiva para Díaz, imputado por el delito de “homicidio culposo por ser unas de una las víctimas fatales”, manteniendo la modalidad de encierro domiciliario.

La magistrada siguió la posición solicitada por Fernando Giunta, fiscal de Tránsito. La misma posición fue apoyada por dos abogados de las familias de las víctimas, en tanto que el tercero solicitó que la prisión preventiva fuera en la cárcel. Por su parte, los abogados defensores solicitaron la libertad y el sobreseimiento, considerando que no cometió ningún delito.

Díaz está acusado de haber atropellado a Pablo Navarro Bermejo (26), domiciliado en el barrio Sueños de María; Dayana López (29), del barrio La Favorita; y Andrea Soledad Morales (27), con domicilio en el barrio Alto Mendoza. Los tres perdieron la vida en el siniestro vial.

Según la acusación, el 22 de Marzo de 2022 a las 22:10 horas aproximadamente, el empresario Díaz circulaba por sector sur de rotonda de calle Regalado Olguín a bordo de su auto Mercedes Benz, cuando perdió el dominio del mismo y embistió a Dayana Tamara López, Pablo Maximiliano Navarro y Andrea Morales. Las dos primeras víctimas murieron en el lugar en tanto que Andrea resultó con múltiples fracturas y fue internada en el hospital Central donde falleció el 13 de abril.

Jorge Díaz (62), el empresario imputado.
Jorge Díaz (62), el empresario imputado.

Para la Fiscalía de Tránsito el conductor no habría ido a alta velocidad, no estaba alcoholizado, ni tenía rastros de estupefacientes en sangre. Sin embargo, los exámenes toxicológicos revelaron que había consumido benzodiacepina, un fármaco que se receta para la ansiedad, el insomnio o las convulsiones.

Dentro del vehículo de Díaz había una pistola Bersa calibre 9 mm, con el permiso de portación vencido, dos cargadores, once balas, más de 200.000 pesos y cheques. Por eso tiene una causa abierta por portación ilegal de arma de guerra que tramita el fiscal Oscar Malla de la Unidad Fiscal de Delitos no Especializados.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA