El delincuente que asesinó a un programador con un cable HDMI pidió misericordia: “Les pido piedad”

Mauricio Nahuel Fernández fue ahorcado y luego lanzado a una pileta durante un intento de asalto. Sus sobrinas de 8 y 11 años fueron testigos del hecho.

Mauricio Nahuel Fernández (31), condenado a perpetua por el crimen de Federico Sáenz (41) en Boulogne, San Isidro. Foto Clarín
Mauricio Nahuel Fernández (31), condenado a perpetua por el crimen de Federico Sáenz (41) en Boulogne, San Isidro. Foto Clarín

Condenaron a prisión perpetua al hombre de 31 años que asesinó a un programador de 41 años al estrangularlo con un cable HDMI y tirarlo a la pileta. Durante el juicio, el delincuente suplicó piedad y pidió disculpas.

Mauricio Nahuel Fernández, quien fue condenado a la pena máxima del Código Penal como autor del homicidio agravado del programador Federico Sáenz.

El hecho ocurrido en junio de 2022 en la localidad bonaerense de San Isidro y tuvo como testigos a la novia de la víctima y a dos sobrinas de 8 y 11 años.

Tal como había solicitado en el debate el fiscal de juicio, Sergio Szyldergemejn, el TOC 1 condenó a prisión perpetua a Fernández como autor de los delitos de homicidio “criminis causae” robo agravado por escalamiento en tentativa y privación ilegítima de la libertad agravada por violencia, todos en concurso real”.

Con la última reforma que hubo en 2017 del artículo 14 del Código Penal, Fernández no tiene la posibilidad de pedir la libertad condicional por haber sido condenado por un homicidio agravado y la prisión perpetua equivale a pasar 50 años en la cárcel, es decir, que recién podría llegar a recuperar la libertad cuando en 2072 tenga 80 años.

Federico Sáenz (41) - Foto Clarín
Federico Sáenz (41) - Foto Clarín

Asesinado con un cable HDMI

El hecho ocurrió el 19 de junio del 2022, a las 11.50, en una vivienda ubicada en la calle Aguado 1251 de Boulogne, partido de San Isidro, en el norte del conurbano.

Todo comenzó cuando la novia de Sáenz (41), una médica llamada María Laura Martínez (45), lavaba el auto en el patio delantero de la casa y un único ladrón saltó la reja de la propiedad y la abordó con fines de robo.

El asaltante agredió y amenazó a la mujer y logró quitarle las llaves de la casa, con las que entró a la propiedad y cerró la puerta, dejando a la médica del lado de afuera. El delincuente golpeó y redujo a Sáenz.

Al describir la mecánica del crimen en el fallo, los jueces destacaron que “el imputado, con la finalidad de consumar y asegurar los resultados del delito de robo que se encontraba desarrollando y con la inequívoca intención de causar la muerte de Federico Sáenz, procedió a colocar alrededor de su cuello un cable HDMI anudándolo por detrás, ejerciendo fuerza sobre el mismo hasta lograr conforme su propósito, quitarle la vida”.

“Deceso precisamente que se produjo a consecuencia de la asfixia por estrangulamiento a lazo”, agregaron. También remarcaron que “luego del deceso arrojó el cuerpo de quien fuera en vida Sáenz a la piscina de la propiedad, donde minutos más tarde fue hallado por personal policial”.

El asesino pidió misericordia durante el juicio

Según informó la agencia de noticias Télam, durante el juicio el asesino pidió perdón por el crimen cuando declaró en el juicio y dijo: “Yo pido disculpas. Nunca quise matar a nadie, solamente entre a robar, les pido piedad, misericordia”.

“Tengo tres chiquitos, yo me desvivo por ellos. Toda mi vida trabajé. Yo desde chiquito, que nací, mi madre me quiso dar en opción y me crió un tío, un abuelo siempre, nunca tuve un techo digno. Si usted me daría una oportunidad, que me puedan acercar a un lugar más cerca como para que yo pueda estudiar, para que yo pueda tener una carrera”, dijo en el debate.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA