El cuerpo de Fernando tenía ADN de Blas Cinalli, el rugbier que presumió por chat el asesinato

El cuerpo de Fernando tenía ADN de Blas Cinalli, el rugbier que presumió por chat el asesinato.
El cuerpo de Fernando tenía ADN de Blas Cinalli, el rugbier que presumió por chat el asesinato.

En las jornadas de este jueves y mañana declararán los peritos encargados de los estudios genéticos del caso.

En la jornada de ayer en el juicio contra los ocho rugbiers acusados de matar a Fernando Báez Sosa, investigadores que intervinieron en la causa revelaron los contenidos de los teléfonos incautados en el arresto del grupo. Fueron audios y chats de un cinismo notable, ocurridos a minutos del crimen y durante ese 18 de enero de 2020.

Los rugbiers conversaron entre ellos, con amigos de Zárate. De todos los mensajes, los de Blas Cinalli fueron particularmente indignantes. “Nos sacaron todos los patovicas, lo recagamos a palos mal”, dijo a un interlocutor. “Nos agarraron del cuello, nos sacó la Policía, pero ganamos igual”, agregó. Ahora, lo que continúa en el juicio puede complicarlo más todavía.

En las jornadas de este jueves y mañana declararán los peritos encargados de los estudios genéticos del caso, los análisis de ADN, con 42 muestras extraídas entre la víctima y los acusados mediante hisopados, todos con sus tarjetas marcadoras FTA, con material genético de comparación para los forenses.

Blas Cinalli, el rugbier detenido que habló con un amigo tras el asesinato de Fernando Báez Sosa. / web
Blas Cinalli, el rugbier detenido que habló con un amigo tras el asesinato de Fernando Báez Sosa. / web

El expediente marca que la muestra 814.122 del caso, el hisopado al meñique izquierdo de la víctima, “se obtuvo un perfil mezcla en el que se advierte coincidencia con el perfil de la muestra 814.7″, que pertenece a Blas Cinalli. La misma coincidencia forense, por ejemplo, llevó a la condena de Jorge Mangeri, el femicida de Ángeles Rawson.

Este hallazgo, escribió la fiscal Verónica Zamboni, “denota que la víctima al defenderse durante la agresión lastimó a Blas Cinalli, quedando material genético de éste en un dedo meñique, lo que contrasta claramente con las lesiones que presentaba Cinalli el día del hecho, lesiones éstas constatadas por el reconocimiento”, que fueron constatadas por un médico legista.

No habría sido el único que dejó sus rastros sobre el cuerpo. En las pericias de ADN, los resultados no suelen ser totales. El expediente continúa que en los estudios a las manos de Fernando “se determinó que en las muestras 814.120, 814.125 (hisopados dedo medio izquierdo y hisopado dedo medio derecho): se obtuvieron diferentes perfiles mezcla en los que se observó coincidencia parcial con el perfil genético de la víctima; lo que marca la multiplicidad de autores atacantes”.

Los rugbiers acusados del crimen de Fernando Báez Sosa. / Foto: Clarín
Los rugbiers acusados del crimen de Fernando Báez Sosa. / Foto: Clarín

Los amigos de Fernando, que fueron agredidos por los acusados cuando intentaron ayudarlo, también dejaron su sangre frente a la disco Le Brique:

Zamboni continúa en el expediente asegurando que los imputados “agredieron, y atacaron a sus amigos que intentaban ayudarlo, causándole lesiones corporales a más de uno de ellos (que incluso sangraron en el lugar, y manipularon a la víctima para ayudarlo una vez que quedó tendido en el piso, conforme sus testimonios)”. Luego asevera que los propios imputados, como Blas Cinalli, “también sangraron mientras agredieron a la victima y sus amigos”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA