Atacaron a un delivery con un machete y le cortaron cuatro dedos: su jefe tomó una drástica decisión

Gentileza
Gentileza

Ocurrió en Tucumán. Cansado de exponer a sus empleados, el dueño del negocio decidió sacar el servicio de repartos por las noches.

Un joven delivery fue víctima de un violento asalto en San Miguel de Tucumán. Un delincuente lo atacó con un machete y le cortó cuatro dedos de su mano izquierda.

El hecho ocurrió el lunes pasado. Martín Abraham tiene 19 años y trabaja como repartidor para una de las dos sucursales de la sanguchería El Turco.

A raíz de esto, el dueño de la sanguchería decidió cambiar la dinámica de sus comercios para evitar otros episodios violentos y resguardar la vida de sus empleados.

Según informó Infobae, el robó ocurrió en calle Idelfonso de las Muñecas al 2.200, en el barrio El Pino de la capital tucumana. Según el relato de Juan Pablo Delgado, amigo de la víctima y encargado de la otra sucursal, el ladrón se le cruzó al repartidor mientras circulaba en la moto y lo atacó de repente.

El machetazo iba directamente al cuello o la cara. Martín levantó el brazo para defenderse y le cortó los dedos. No sabemos si lo quería matar o robarle la moto”, dijo.

El agresor huyó y el día después fue detenido. Se trata de un joven de 22 años identificado como Gabriel Rojas y cuenta con antecedentes penales.

Tras el hecho, la víctima permanece en un fuerte estado de angustia y está tomando medicación para las heridas. Según contó su amigo, recientemente fue papá. “Le quedó el dedo gordo nada más”, contó.

La decisión del dueño del local

La sanguchería para la que trabaja Abraham comenzó a aplicar el servicio de repartos a domicilios cuando se inició la pandemia de coronavirus. Lamentablemente, en casi dos años fueron siete las motos que perdieron los cadetes en hechos de inseguridad, pero hasta ahora los trabajadores no habían resultado heridos.

El ataque a Martín fue la gota que rebalsó el vaso y el dueño de los dos locales, Sergio Santillán, decidió cambiar la dinámica de los negocios para no exponer a sus cadetes. El hombre suspendió los repartos nocturnos y reacomodó a los cadetes de la noche.

Gentileza
Gentileza

“Lo que le pasó a Martín fue el extremo. Nuestro jefe nos reunió a todos y decidió, lamentablemente, sacar los repartos nocturnos. Había más de 15 cadetes. Los reacomodó a todos en la cocina para que no se queden sin laburo. Nos dijo que ya no atentan contra él con los robos sino contra la vida de los cadetes por querer ganarse un pesito bajo el calor, la lluvia, el frío. Lo más importante es que conservaron los laburos”, resaltó el encargado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA