Práctica despreciable: cazar pumas para trofeos

Organizaciones proteccionistas de la fauna, entre ellas Cullunche, de matriz mendocina, lanzaron una campaña para impedir la caza de trofeo del puma concolor, especie autóctona de Argentina, y exigir distintas medidas en esa dirección y erradicar su práctica.

Los pumas en el país están en riesgo a pesar de ser especie protegida. Foto: Claudio Gutiérrez / Los Andes
Los pumas en el país están en riesgo a pesar de ser especie protegida. Foto: Claudio Gutiérrez / Los Andes

Organizaciones que protegen la vida y el desarrollo en su hábitat de animales silvestres, entre ellas la Fundación Cullunche y la Red Argentina Contra el Tráfico de Especies Silvestres (Ractes), vienen reclamando para que cese la caza de trofeo del puma concolor, especie autóctona que habita un vasto territorio, en el que se incluye la provincia de Mendoza.

Esas entidades quieren que se derogue la norma que tolera la caza de trofeos desde 1981, reglamentada por el Decreto 666/97 de la Ley Nacional 22.421 de Conservación de la Fauna.

Sostienen que en la actual situación en la que prima la protección de la fauna y la biodiversidad, es inconcebible que se admita aún una actividad recreativa para los humanos, a costa de la muerte animal.

“Pasaron cuarenta años y seguimos protegiendo y conservando a la fauna con un instrumento legal que ha quedado obsoleto en el tiempo. El mundo está cambiando y nuevos paradigmas se anteponen a la situación actual, recuperando ecosistemas degradados, reintroduciendo especies que fueron extintas hace más de 100 años y revalorando las funciones y servicios ecosistémicos que nos brinda la fauna silvestre”, sostuvieron las organizaciones en un comunicado.

En muchos de los cotos de caza, habilitados en distintas provincias, se liberan animales en lugares cercados, donde no tienen escapatoria, violando así los principios éticos de todo cazador. Bajo el principio de la caza justa, cobrar un ejemplar adulto en buena ley constituye un trofeo importante por la dificultad para encontrarlos. Pero en el caso de la caza garantizada para trofeos de puma, es evidente que el uso de estos métodos condicionados para masacrar animales sólo puede seducir a personas de baja catadura. La caza garantizada -o “caza enlatada”- es un vil engaño al turista internacional que, a sabiendas o no, se presta “al juego de la cacería”, siendo entonces una actividad morbosa.

En el caso particular de la provincia de Mendoza, el puma es una especie protegida.

La Fundación Cullunche denunció, en 2016, una triangulación de pumas que pasaron por Mendoza, venían de Córdoba e iban a la provincia de La Pampa. Esto destapó el tráfico de pumas que iban a salir desde Mendoza. En esta triangulación de tráfico de animales, estaban involucrados 10 pumas y derivó en la prohibición de cacería en la provincia de La Pampa por un par de años, hasta que finalmente lo retomaron.

Por eso, si bien el puma en Mendoza es una especie protegida, no se descarta la salida de animales desde la provincia.

Una forma de ayudar a combatir la caza de trofeos, es con la difusión de la campaña, firmando la petición en Change.org y pidiendo a los legisladores la modificación de la Ley Nacional de Fauna, que es de la época de la dictadura militar y en 2021 queda obsoleta y anticuada.

También solicitar que se vote en el Congreso el proyecto de ley que se ha presentado para prohibir la importación y exportación de trofeos de caza en toda la Argentina.

Respecto de las normas, sólo existe la Ley Nacional de Conservación de la Fauna, pero no todas las provincias están adheridas. En el caso de Mendoza, está adherida a la ley y toda su fauna silvestre está protegida.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA