Por qué el pero-kirchnerismo gobernó 16 años

Por qué el pero-kirchnerismo gobernó 16 años. / Foto: Federico López Claro.
Por qué el pero-kirchnerismo gobernó 16 años. / Foto: Federico López Claro.

Las principales causas están dadas por la conducta de la oposición, los gobernadores con su dependencia estructural del gobierno central, el peronismo residual del conurbano bonaerense y los más importante: cómo valoró su voto el votante.

“Tenemos el máximo de memoria para lo que nos conviene y el mínimo para lo que no nos conviene”.

A. Schopenhauer.

¿Cómo fue posible que el relato psicopático y la sarasa populista hechizaran al 54% de los votantes en el 2011, Carrió sacara menos del 2% con su discurso anticorrupción y a solo tres años de la lucha “patriótica” de todo o nada del campo?

Junto a un radicalismo que en el 2003 había sacado el 2,3% y en ese 2011 sólo el 11%, pasado ocho años.

¿Cómo se explican los 16 años de gobierno pero-k? Estas son algunas reflexiones que intentan dar respuesta a tan inquietante pregunta.

Las principales causas están dadas por la conducta de la oposición, los gobernadores con su dependencia estructural de la dádiva del gobierno central y sus cotos de caza locales, el peronismo residual del conurbano bonaerense y los más importante: cómo valoró su voto el votante.

Uno por uno:

• La oposición:

Practicó clara connivencia distrayéndose en sus “enredos” provinciales, mientras el discurso populista y triunfalista “nestoriano” jugaba hacia el 2007, con la sarasa de la “trasversalidad” y los gobernadores radicales le respondían con la “Concertación” con tal entusiasmo que hasta lo acompañaron en la fórmula presidencial de Cristina en ese año.

Los argumentos eran patrióticos: sumarse “al proyecto nacional para ser la bisagra histórica”, “mejorar la calidad institucional”, “contribuir al desarrollo del país”. A tal punto que el radicalismo construyó el Movimiento Radical Federal como estructura política concertadora.

Y así el pero–k se instaló durante dos períodos presidenciales más con Cristina a la cabeza permitiéndole sumar años de experiencia y control del poder y del Estado

El pero-k por otra parte, a diferencia de la oposición, que solo tuvo atisbos de estrategias electorales nacionales difusas, enredadas y contradictorias, nunca se basó solo en sus resultados electorales sino que siempre actuó complementándose con:

• Su poder de cooptación y colonización del Estado.

• Su penetración en los sectores más pobres, creando un verdadero estilo de vida dependiente del activismo político y sus negocios.

• Sus fuerzas de choque en las calles.

• Los aprietes sindicales y de las mafias que pululaban y pululan por toda nuestra sociedad.

• Se replegó en su “Resistencia” y enfrentó así cualquier intento de cambio estructural por más improvisado, confuso y casi sin rumbo que fuera.

Por eso el radicalismo:

• no ha podido terminar ningún gobierno nacional en estos casi cuarenta años de democracia.

• Alfonsín hijo terminó de embajador en España del pero–k y Leopoldo Moreau en la voz cantante de diputados cristinistas.

Toda una larga historia de errores, mescolanzas ideológicas agachadas y condescendencias lamentables.

• El votante:

Siempre miró desde su bolsillo y con esa visión oblicua juzgó cada votación y cada resultado, por lo que en materia de valores, dejó sus principios afuera del cuarto oscuro.

Y la gran paradoja es que aunque siempre priorizó la plata, dejó un 50% de pobres con su conducta ¿qué cosa rara, verdad?

•Los gobernadores

Cedieron cada cuota de su poder para retener sus cotos de caza provinciales y así fueron controlados con los fondos que aportaba el gobierno nacional a las provincias, junto a la lapicera y el látigo disciplinante.

Esto solo generó obsecuencias, silencios múltiples y apoyos cómplices infinitos en el Senado Nacional

• La justicia

Y todo esto bien cubierto con el manto de impunidad que nuestra justicia supo tejer día a día y sin el cual esta historia no hubiera sido posible en lo absoluto.

El pasado es hoy:

El reciente 30 de junio se votó en senadores una nueva moratoria previsional para incorporar más gente sin haber realizado aportes al sistema jubilatorio quebrado y el pero-k lo hizo ¿cómo? con un voto de una peronista ¿de dónde? de Córdoba!.

¿Y como votó la oposición?: 6 senadores del Pro votaron en contra y 18 senadores radicales se abstuvieron.

*El autor es sociólogo con experiencia en procesos de cambio organizacional y cultural.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA