Otra perspectiva sobre vías y medios de comunicación

Esta gran área urbana, desarrollada sobre el piedemonte cordillerano posee pendientes importantes tanto en dirección Norte-Sur, como principalmente, Oeste-Este. Tal situación es un elemento “disuasorio” del traslado diario en bicicleta.

El gobierno y los municipios extenderán las ciclovías en todo el Gran Mendoza.
El gobierno y los municipios extenderán las ciclovías en todo el Gran Mendoza.

Me quiero referir al tema tratado en diario Los Andes por Leo Lardone, en “Escribe el lector” el 17 de diciembre pasado, es decir, circular por el área Gran Mendoza.

No es posible tratar aisladamente el tema circulación de personas en vehículos sean particulares o de medios públicos de transporte, en cada uno de los departamentos que constituyen el Gran Mendoza, por cuanto, desde hace ya mucho tiempo, los mismos conforman una sola unidad urbana. Al mismo tiempo, la población de Capital no aumentó en los últimos años, pero sí lo hicieron los otros núcleos urbanos de los departamentos aledaños. Y lamentablemente, la escasa planificación conjunta ha permitido mantener concentrados en Capital, servicios de educación, de salud, de gobierno provincial, etc., que obligan a muchos ciudadanos a trasladarse al “centro”.

Esta gran área urbana, desarrollada sobre el piedemonte cordillerano posee pendientes importantes tanto en dirección Norte-Sur, como principalmente, Oeste-Este. Tal situación es un elemento “disuasorio” del traslado diario en bicicleta.

Cuando se reconstruyó la ciudad, después del terremoto de 1861, se cambió el criterio de zonas de circulación angostas, por calles y avenidas anchas, agregándose la formación de cortinas de árboles, que además de generar un micro clima, lograran formar una especie de “muros contenedores”, para que, en caso de terremotos y derrumbes, éstos permitieran que las calles quedaran libres de escombros y se pudiera continuar circulando por ellas en la emergencia.

Sin embargo, hoy, al construirse bicisendas, se altera ese objetivo. Por un lado, el uso de bicicletas para el traslado diario de una gran parte de la población es “utópico”. El Área Metropolitana Gran Mendoza no es como Ámsterdam, Copenhague y tantas otras ciudades donde la circulación con bicicletas es masiva. No es un área plana, por lo tanto, demanda mucho esfuerzo “bicicletear”, según la dirección que se deba tomar, salvo que se usen bicicletas con motor.

En muchos casos, la no disponibilidad de espacio, obligó a planificar las bicisendas quitándole ancho a las calles o avenidas existentes. No se debe haber pensado incluso, que se le quita espacio de circulación a quien paga patente y otras obligaciones por el vehículo que lo traslada, mientras que a quien no paga ningún tipo de patente o impuesto, se le facilita su traslado. En algunos lugares, donde las bicisendas tomaron el lugar de las veredas, los ciclistas entran a competir con los peatones, con mayor riesgo para éstos, en caso de accidentes.

En las grandes urbes, y aún en muchas de tamaño menor al del Gran Mendoza, se privilegió el traslado masivo a través de medios de circulación “amigables con el medio ambiente”. Y pensando en la contaminación atmosférica, se pensó no sólo en autobuses eléctricos, sino en otros medios de transporte como trenes suspendidos que no interfieren con el tránsito, subterráneos, telesillas, etc.

Si Mendoza no hubiera tenido generaciones visionarias como las de principios del siglo XX, hoy careceríamos de grandes áreas verdes que modifican nuestro árido ambiente, y no viviríamos aliviados en un bosque natural, como piensan muchos turistas. Por tanto, debiéramos estar pensando no sólo en el hoy, sino también en el mañana.

El municipio de Capital, por ser el más antiguo, debiera ser el “líder” de todos los que conforman el Área Gran Mendoza, sin importar el color político circunstancial de quienes los dirigen, y llamar a conformar grupos técnicos que planifiquen la circulación masiva de los próximos 50 años, con objetivos precisos de mediano y largo plazo. No es posible que en 2023 se estén construyendo tramos del Metro tranvía, que vinculan los extremos Norte y Sur de la mencionada área, a nivel superficie, para ser recorridas luego con vehículos de segunda mano. Las asociaciones de profesionales vinculadas al tema debieran, además de brindar su apoyo, ser grupos de presión con suficiente preparación que incidan sobre la efectivización de estas medidas.

* El autor es ingeniero civil jubilado, exgerente de Gestión Hídrica en el Ente Regulador de los Servicios Sanitarios en la Provincia de Mendoza, desde 1995 hasta 2010, exjefe del Servicio Gran Mendoza de OSM SE entre 1992 y 1995, exgerente de Planeamiento (1987-1990), exgerente de Obras (1986), exgerente de Estudios y Proyectos (1982-85) y exgerente de Zonas Rurales (1980-81) en la mencionada empresa. Profesor de la Facultad Regional Mendoza, Universidad Tecnológica Nacional, en las Cátedras Proyecto Final y Diseño Arquitectónico y Planeamiento II (entre 1972 y 2011).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA