IMPSA, ¿quién pagará la deuda?

¿Por qué el gobierno nacional se hace cargo de una empresa que es de los bancos acreedores y asume un pasivo de más de 500 millones de dólares?
¿Por qué el gobierno nacional se hace cargo de una empresa que es de los bancos acreedores y asume un pasivo de más de 500 millones de dólares?

¿Por qué el gobierno nacional se hace cargo de una empresa que es de los bancos acreedores y asume un pasivo de más de 500 millones de dólares?

IMPSA o Pescarmona, como la conocemos los mendocinos, hoy es una sombra lejana de la empresa que fue alguna vez. Cuando oimos argumentos de los gobiernos nacional y provincial acerca de porqué se la estatiza, se refieren a una empresa que hace años no existe.

A fines del gobierno de CFK, cuando ella y su ministro de economía, Axel Kicillof, impusieron el cepo cambiario, las empresas argentinas que poseían deuda extranjera, tuvieron inconvenientes para renovar sus deudas. Otra empresa, la brasilera VALE, que hacía una inversión importante en nuestra provincia, abandonó el proyecto aduciendo que no podía seguir a raíz de la brecha cambiaria.

Los bancos acreedores se hicieron cargo de IMPSA. A su presidente, el ingeniero Pescarmona, lo desplazaron del directorio en el 2018 y le prohibieron ingresar a la planta. El éxodo de empleados, sobre todo los más calificados, directores, gerentes, jefes, empleados, operarios, fueron tomados por empresas competidoras por su nivel profesional.

En cuanto a la inversión en tecnología, equipamiento, maquinaria y sector informático, se estancó en 2011. En ese año la planta contaba en Mendoza con 1500 empleados, sin contar a los empleados que estaban en otros países. Hoy queda la mitad.

¿Por qué el gobierno nacional se hace cargo de una empresa que es de los bancos acreedores y asume un pasivo de más de 500 millones de dólares? Claramente es para cubrir actos de corrupción. Como lo expresa en su libro, Mariana Zuvic, que conoce muy bien a los Kirchner desde su infancia en Santa Cruz, no son un grupo político sino un modelo empresario de negocios. Cuando el ingeniero Pescarmona, le reclamó ayuda al multiprocesado De Vido, por las dificultades que tenía en Venezuela y Brasil o por la obras desadjudicadas en Santa Cruz y en Neuquén, el ministro le pidió acciones de la empresa a cambio. Lo sabe bien Alberto Fernández. cuando se descubrió la corrupción en Ciccone, la estatizaron para tapar los delitos. Recientemente lo intentaron con Vicentín.

En realidad, la pregunta es ¿por qué hace esto el gobierno de Suárez? Recordemos que la nación debía indemnizar a Mendoza con 1000 millones de dólares. Los Kirchner no le cumplieron ni a Mendoza ni a Cobos.

Ficha técnica de la saga

1-La nación debe financiar Portezuelo del Viento porque es un dinero que le adeuda a Mendoza debido a los perjuicios que le ocasionó la promoción industrial otorgada por más de 50 años a San Luis, San Juan, Catamarca y La Rioja. Entre las perjudicadas, además de Mendoza, estaban Córdoba y la Pampa que cobraron. La nación debía indemnizar a Mendoza con 1000 millones de dólares. El ingeniero Cobos optó por un acuerdo en lugar de percibir los fondos. El 30 de agosto de 2006, Julio Cobos, Julio De Vido y Néstor Kirchner –quienes por entonces se desempeñaban como gobernador de Mendoza, ministro de Planificación y presidente de la Nación, respectivamente– suscribieron un acuerdo para financiar la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento. En 2007, Cobos pasó a ser vicepresidente de Cristina Kirchner y fue expulsado del radicalismo.

2-La Nación administrada por los K, nunca pagó esta deuda.

3-El gobierno de Macri dio comienzo al pago y se inició el proceso licitatorio, durante el gobierno de Alfredo Cornejo.

4-Al asumir Alberto Fernández, el ex gobernador justicialista Rodolfo Gabrielli, cuestionó la obra. También lo hizo La Pampa.

5-El gobernador Suárez abrió la licitación. Hubo un solo oferente, el consorcio integrado por las firmas Sinohydro Corporation, IMPSA, CEOSA y Obras Andinas.

6-La licitación con un ofertante despertó sospechas y se sucedieron más cuestionamientos a la obra.

7-Al final, la Nación y la provincia anunciaron hace pocos días, que habían decidido estatizar IMPSA. Significa que se hacen/mos cargo de la deuda de más 500 millones de dólares, a favor de los bancos acreedores.

¿Cuál es el negocio para Mendoza? ¿La provincia se compra a sí misma? El colmo de los colmos es que el director que la provincia coloca en IMPSA es el que hizo los pliegos para licitar la obra y que debe controlar el avance de la misma.

Con esto le dejaron la pelota en el arco a La Pampa y Mendoza no tiene arquero. El excelente trabajo que realizó en su momento el ministro Vaquié con las provincias del COIRCO, se esfuma.

Final

Los mendocinos estamos muy orgullosos de nuestros logros, también tenemos varios muertos en el placard. En los 80, Greco dejó deudas por 1000 millones de dólares, productores afectados que no cobraron nunca y bodegas que tuvieron que cerrar. En los 90, Moneta hizo quebrar a los dos bancos provinciales. Mendoza y Previsión Social. Las entidades dejaron al Estado provincial una deuda de 1.000 millones de dólares.

En 1982 se publicó un libro llamado El Caldero de Yaciretá, su autor Helvio Botana, describió el proceso de la construcción de esta presa, a la que Menem calificó como el monumento argentino a la corrupción (y no era el adalid de la transparencia). El gobierno de Mendoza todavía está a tiempo de evitar que se escriba El Caldero de Portezuelo del Viento y evitar que la provincia de La Pampa, con la complicidad del gobierno nacional altere nuestra soberanía hídrica y energética, que capitales chinos sean los beneficiarios de ésta confusa situación y que no se repitan los casos Greco y Moneta.

*El autor es Ex Diputado Nacional por Mendoza.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA