Güemes, paisano y amigo de San Martín

Güemes, paisano y amigo de San Martín
Luego de los combates por la libertad, la amistad entre Güemes, San Martín y Belgrano continuó de manera franca y sincera.

Luego de los combates por la libertad, la amistad entre Güemes, San Martín y Belgrano continuó de manera franca y sincera.

Así como lo hicimos en 2020, dedicado a la memoria del “hombre indicado para fundar la Nación”, Manuel Belgrano, este año recordamos los 200 años del paso a la inmortalidad de Martín Miguel de Güemes, otro de los grandes líderes de la Revolución.

La amistad y alianza entre Belgrano, Güemes y San Martín, fue fundamental para los destinos de la guerra de la independencia. La correspondencia entre ellos lo atestigua dejándonos un ejemplo de unidad y trabajo en equipo desde las diferencias; porque a pesar de su formación, personalidades e historias de vida muy disímiles, los tres supieron estrechar visiones e intereses haciendo grandes esfuerzos para lograr aquella “unidad de miras” tan necesaria para sortear las adversidades, traiciones y sinsabores de la noble causa.

Esa conjunción de ideas y acción se vio plasmada, por ejemplo, en los acuerdos y apoyos al Congreso de Tucumán: la prédica sanmartiniana a través de la diputación por Cuyo donde destacó Tomás Godoy Cruz; la defensa de Güemes desde el Norte y su influencia mediante los diputados salteños, en especial a través de su amigo personal, asesor y colaborador José Ignacio de Gorriti; y la participación de Manuel Belgrano, especialmente en la sesión secreta del 06/07/1816; constituyeron el apoyo político y militar necesario para la Declaración de la Independencia. Logrado este gran paso político y jurídico, Belgrano y Güemes, comprometidos en la dura guerra defensiva y de contención ante incursiones realistas, enfocaron sus esfuerzos en alentar y ayudar a San Martín para iniciar el Cruce de Los Andes y comenzar el Plan de Liberación Continental.

Así en carta del 23/10/1816, Belgrano decía a Güemes: “… San Martín me escribe, también con necesidades; pero ya se halla en campo de instrucción con el ejército que manda y disponiéndose para la grande y necesaria empresa. No me parece que bajarán de cuatro mil quinientos con los que pase los Andes, mientras yo ni subo, ni bajo, ni me estoy quieto. Siempre me tocan apuros mi amigo y no sé cómo vencer los presentes... En fin, mi amigo siga Ud. en buena salud; ánimo y confianza en Dios y nuestra Generala, y adelante por medio de cuantos obstáculos se presenten que con la constancia todo se vence. Siempre de Ud. fiel amigo y compañero. Manuel Belgrano”.

Concluido el Cruce de Los Andes, Güemes y Belgrano seguían con atención la campaña de San Martín en Chile. El 26/02/1817, el Gobernador de Salta escribía a su padre político Domingo Puch: “Mi amado padre... ya estará Ud. impuesto de la victoria completa de nuestras armas en Chile. Ayer he recibido esta noticia que me la comunica el general, y por momentos, espero el detalle de la acción la que concluyó el mismo San Martín cargando con su caballería sable en mano, en la Cuesta de Chacabuco, distante 12 leguas de la Capital ¡Viva la Patria!”.

En tanto Belgrano, por el 3/03/1817 en carta al mismo Güemes, decía: “Amigo y compañero querido: antes de anoche recibí la noticia de la entrada del teniente coronel Zelada en Copiapó después de haber sorprendido al subdelegado con su tropa en el cuartel. Ha salido cierto mi pronóstico respecto del valiente San Martín, que hice cuando lo di a reconocer a los pueblos en 25 de febrero de 1814: Esto y el hacerles entender la gran noticia de Chile me ha obligado a expedir la adjunta proclama que Ud. comunicará a dónde guste”.

Luego, tras la decisiva victoria de Maipú, San Martín escribía afectuosamente a Güemes informándole: “Santiago [de Chile] y abril 12 de 1818. Mi amigo amado: Hemos triunfado completamente de los godos y hemos asegurado la libertad de Chile. Sé cuánto agradará a Ud. esta noticia. Probablemente la Serna se retirará precipitadamente y las Provincias del Perú serán libres; vamos amigo a trabajar con tesón ya que la causa de la patria va ganando terreno. Yo parto esta noche para Buenos Aires a objetos del servicio. Si en aquella o en cualquier distancia puedo serle útil mande con franqueza a su afectísimo paisano y amigo”.

Al tiempo que Güemes le escribía desde Salta: “Las armas de la Nueva Nación manejadas por la diestra mano de V.E., repiten sus triunfos dando mayor timbre al valor americano, y sirviendo de terror y espanto al orgulloso peninsular. Muy pronto verá este que el estandarte de la liberad flamea aún en sus mismos muros... ya que la suerte no ha querido que al lado de V.E. tenga mi espada una pequeña parte en la venturosa gloria del día 5 del actual, quiera al menos dar acogida al amor y respeto con que tengo el honor de felicitar a V.E. y acompañarle desde aquí...”.

Mientras Belgrano, exultante por la victoria, le decía: “Nunca se manifiesta el sol con más brillantez y alegría que después de una tempestad furiosa: el azaroso acontecimiento del 19 de marzo en los campos de Talca, le dio palpablemente el último grado de importancia e inmortalidad al venturoso del 5 del corriente en los de Maipú... Circunscribo los plácemes que doy a V.E. a la extensión de mi característica sinceridad... complaciéndome la infalibilidad, de que la nación en masa, entrando yo en parte, elevará en el centro de su corazón el monumento de su eterna gratitud que inmortalice al héroe de los Andes”.

La amistad entre los tres líderes de la independencia continuó de manera franca y sincera, sin embargo las tempranas muertes del gran Manuel Belgrano el 20/06/1820 y del bravo Güemes, un año después, el 17 de Junio de 1821, dejaron a San Martín sólo en la última fase de la guerra por la independencia.

Tal como afirmamos junto a Roberto Colimodio en el libro “San Martín más allá del Bronce”, creemos sin duda que San Martín sintió, al final de su obra, la falta de aquellos hermanos de causa que tanto hicieron junto a él por la Libertad de América.

*El autor es autor del libro: “San Martín, modelo de líder americano”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA