Estafas políticas de los gobiernos populistas

Argentina sigue en este rumbo y seguirá si no cambia su voto populista por otro democrático. Con el populismo está asegurada nuestra pobreza y degradación.
Argentina sigue en este rumbo y seguirá si no cambia su voto populista por otro democrático. Con el populismo está asegurada nuestra pobreza y degradación.

Los gobiernos populistas se enriquecen delictualmente pero el pueblo cree que proveen a sus necesidades, votándolos.

La estafa es un delito por el cual alguien con gran inteligencia y mediante engaño, artificio, astucia o maquinación, causa perjuicio a otro con beneficio personal.

La estafa política la cometen los gobiernos populistas, que valiéndose de engaños, le hacen creer falsamente al pueblo que gobiernan en su beneficio y en realidad solo se benefician ellos.

Gobiernos populares son los que ejerciendo el poder correctamente lo utilizan en beneficio del pueblo que gobiernan y tienen su reconocimiento en las urnas.

Los gobiernos populistas estafan al pueblo, se enriquecen delictualmente y el pueblo cree que proveen a sus necesidades votándolos constantemente eternizándolos en el poder.

Inflación. Es el alza generalizada y permanente de todos los precios de la economía. Una o más empresas por sí solas no pueden generar inflación, así se trate de un monopolio (dominio de una empresa en el mercado) ú oligopolio (dominio de varias empresas). La magnitud de todas las empresas es inferior a la magnitud del Estado.

Precios altos. Son los que fija una determinada actividad industrial o comercial y que solo benefician a las empresas del rubro. Por eso la inflación la genera solamente el gasto público estatal, que cuando es mayor que el ingreso produce déficit fiscal y para cubrirlo el gobierno recurre al aumento insoportable de la presión tributaria y a la emisión monetaria sin ingreso de dólares porque se cierra su economía fundiendo a las empresas.

C5N, canal kirchnerista, afirma que la teoría de la emisión monetaria productora de inflación es falsa y antigua (¡?), como lo dice Mercedes Marcó del Pont. Pero nunca explican por qué durante décadas de emisión y déficit seguimos con inflación no obstante los permanentes precios cuidados o máximos con los que se engaña al pueblo.

Es increíble el fanatismo y la ignorancia. Quienes sostienen con énfasis que la emisión monetaria produce inflación son los premios Nobel de Economía Edmund Phelps, Tomas Sargent, Paul Krugman, Milton Friedman y otros. Ellos no existen para el kirchnerismo, Cristina en especial .

Los gobiernos populistas estafan a la población mayoritaria y de bajo nivel educativo culpando a las empresas del alza generalizada de precios, estableciendo precios máximos o cuidados y recurriendo a leyes contra el agio y la especulación.

Estafan también a la población mediante una inventada asistencia y justicia social. Cuando la inflación producida por el gobierno genera un elevado nivel de pobreza, el populismo engaña al pueblo prestando asistencia social que crece en la medida que la inflación crece.

Y con la justicia social fundada en que aumentan los impuestos a los ricos para entregarlos a los pobres (Máximo Kirchner y Carlos Heller). Falso, los retienen para sí y continuar agrandando al Estado.

Todos estos procedimientos producen gravísimos perjuicios a la actividad privada o su quiebra, la disminución o ausencia de puestos de trabajo, crecimiento del gasto público, más impuestos, asistencia y justicia social falsas, aumento de la inflación y más pobres que, engañados, votan en masa al populismo que les roba y no lo saben.

El Estado no es generador de puestos de trabajo, salvo los burocráticos que son lastres macroeconómicos. Solo puede propiciar medidas para que crezca la actividad privada y que ésta pueda generar puestos de trabajo genuino.

No hay milagros ni magia. Y esto lo sabe toda la clase dirigente informada, pero lo oculta porque su negocio es que mediante la inflación pueda haber mayor cantidad de pobres, asistencia y justicia social, perpetuándose en el poder y enriqueciéndose a costa de la ignorancia total y mala fe de los millones de Dady Brieva que existen. Esto lo hace Cristina, Máximo, Fernanda Vallejos y compañía.

Asistencia social y Justicia social. La asistencia social correcta es la que se brinda por gobiernos democráticos honestos que administran en beneficio del pueblo que los elige, propiciando una pujante actividad privada que crea puestos de trabajo en constante crecimiento.

Pero siempre hay una parte minoritaria de la población que por diversos motivos no se ha beneficiado ni puede hacerlo. Por ello debe asistir a este sector social. Así como hay incapacitados mentales y físicos, hay incapacitados laborales de los que debe hacerse cargo el Estado y la actividad privada con mayores ingresos, mediante su aporte impositivo para su distribución equitativa.

La Justicia social consiste en que los impuestos sobre las ganancias –no sobre la propiedad- de la actividad privada permita que toda la población pueda gozar de los beneficios de una correcta y justa participación en el Producto Bruto Nacional. No sobre la riqueza porque es propiedad privada inviolable. Solo puede privarse de ella por sentencia judicial fundada en ley. La expropiación requiere declaración de utilidad pública e indemnización previa (Constitución Nacional art. 17).

En 1940 se nacionalizó el BCRA y con ello el gobierno comenzó a manejar el crédito y emitir dinero produciéndose en 1945 un salto inflacionario del 19,7%, que no había ocurrido antes. Juan Domingo Perón atribuyó falsamente el aumento de la inflación desde 1946 a culpa a los empresarios y el 3 de mayo de 1947 dicta la ley 17.983 sobre represión del agio y la especulación. A partir de entonces los gobiernos peronistas, militares, Alfonsín en 1989 (3.089%) y siguientes siempre culparon a los empresarios de la inflación. Nunca se achicó el Estado ni se disminuyó el gasto público.

En este contexto los precios cuidados y máximos siguen siendo una estafa populista. Vivimos en un engaño permanente de ocho décadas pero los gobernantes y fanáticos lo ocultan. Argentina sigue en este rumbo y seguirá si no cambia su voto populista por otro democrático. Con el populismo está asegurada nuestra pobreza y degradación.

*El autor es Doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA