Cosecha 2023, todos hacen sus apuestas

Cosecha de Malbec en Finca Argento en Alto Agrelo. Claudio Gutierrez / Los Andes.
Cosecha de Malbec en Finca Argento en Alto Agrelo. Claudio Gutierrez / Los Andes.

Las estimaciones varían, mientras que no terminan de conocerse los efectos de las últimas heladas. Todavía quedan varios factores antes de la próxima vendimia.

Durante el Foro Vitivinícola, organizado por Bodegas de Argentina, tanto en el cóctel pre-foro como en el evento en el Ángel Bustelo, a la mayoría de los empresarios se los escuchaba, entre otros temas, haciendo sus estimaciones sobre qué realmente dejó la helada.

Es que muchos sacan cuentas y este año finalmente la materia prima va a ser escasa. Desde el ministerio de Economía de la provincia de Mendoza, ya difundieron que hay más de 54 mil hectáreas denunciadas por productores con un daño promedio denunciado superior al 50%.

En off se decía que el gobierno provincial está reviendo la mayor cantidad de denuncias de las que tiene registro en los últimos 20 años. Hasta que no se haga la tasación, no se podrá tener una dimensión real del problema.

Durante el foro, los ministros de Producción de Río Negro y Neuquén admitieron que la helada se llevó prácticamente todo. Son superficies cultivadas muy pequeñas, pero sirven para seguir graficando un problema que termina siendo regional.

Pero volviendo a Mendoza y si tomamos en cuenta que la que afectación más seria está sobre la zona Norte, Este y Sur, donde están los paños más productivos, varios hacen sus apuestas. Entre varios referentes se habla de que este año Mendoza ubicaría su producción entre 10 y 11 millones de quintales. Por supuesto, nada es ciencia cierta y se trata de percepciones que se hablan en estos ámbitos. No obstante, este accidente climático nos deja mal parados.

Es evidente que el precio del vino en el mercado de traslado va continuar en alza. Al menos, hasta que se conozcan números finos o avance la cosecha.

Entre tanto, Argentina tiene que cumplir con los compromisos comerciales asumidos en el exterior y a esto se le suma el mercado interno. ¿Estaremos entonces en 2023 frente a la necesidad de importar vinos? Hay ruido en ese sentido, pero habrá que ver si finalmente se cristaliza esta baja de la que muchos hablan y calculan en off.

Son múltiples las variables que van a terminar diagramando el negocio esta emporada. Vale recordar que estamos en diciembre, todavía faltan las olas de calor, que se suman a la falta de agua y la posible caída de granizo.

Es decir, estamos frente a la tormenta perfecta.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA