La tercera dosis no evita que Israel registre récord diario de contagios de covid desde que comenzó la pandemia

La tercera dosis no evitó que Israel registre el récord diario de contagios Foto: Nir Alon/Zuma Wire/dpa
La tercera dosis no evitó que Israel registre el récord diario de contagios Foto: Nir Alon/Zuma Wire/dpa

Ayer alcanzó el pico máximo desde que comenzó la pandemia con 11.365 casos positivos por coronavirus en 24 horas pese a que ya han vacunado casi 2,5 millones de personas.

Israel fue el primer país en apostar por inocular la tercera dosis contra la COVID-19 pero no consiguió frenar el número de contagios, ya que este jueves alcanzó el pico máximo desde que comenzó la pandemia, con 11.365 casos positivos por coronavirus en 24 horas, pese a que ya han vacunado casi 2,5 millones de personas.

Aunque el país, que llegó a poner los contagios casi a cero tras una exitosa y rápida campaña inicial de inoculación, ha encadenado tres máximos de infecciones diarias esta semana, por encima de 11.000, la tasa de infección se sitúa en el 8,4%, por debajo del 10% que superó en oleadas anteriores.

También son inferiores en esta cuarta ola las hospitalizaciones por COVID-19, que hasta anoche sumaban 1.068, de los que 667 están en condición grave y 143 conectados a respiradores, según datos oficiales. La mayoría de los enfermos graves por COVID-19 son personas no vacunadas, grupo que, junto con la contagiosa variante delta, es una de las causas de esta nueva ola en Israel, ya que son más de 1,1 millones, el 20% de la población adulta del país.

Desde el inicio de la pandemia, Israel supera 1,1 millones de casos de coronavirus y 7.120 muertes, en una población de 9,3 millones de habitantes. En paralelo a los contagios, ha aumentado la cifra de vacunados con la tercera dosis de Pfizer, con más casi 2,5 millones de israelíes con esa dosis de refuerzos y más de 5,5 con la pauta completa de dos inyecciones. La mayoría de las personas que se han aplicado la tercera dosis son mayores de 50 años, aunque desde principio de esta semana Israel la autorizó para toda la población apta para la vacuna, que es a partir de los doce años, coincidiendo con el inicio del curso escolar.

Un factor de optimismo en el país es que, a medida que el porcentaje de inoculados con la tercera dosis fue aumentando, comenzó a descender la curva de contagios entre los grupos de edad que primero la recibieron. El nuevo pico de infecciones coincide con el inicio el miércoles del curso escolar, que vio a 2,5 millones de niños volver a las aulas, que funcionan de manera normal en casi todo el país pero exigen a estudiantes, padres y personal de las escuelas presentar certificados de vacunación o pruebas de coronavirus negativas antes de entrar.

Podrían recibir una tercera dosis

Las personas más mayores se perfilan como otro colectivo que también podría ver reforzada su protección contra el virus por medio una tercera dosis, siempre que así lo aconseje la evidencia científica que el Ministerio de Sanidad y los expertos esperan obtener de estudios en marcha o a punto de empezar, como uno que conducirá el Instituto de Salud Carlos III sobre la inmunidad de personas que viven en residencias de ancianos.

Por el momento, los expertos de la Ponencia de Vacunas del Ministerio han recomendado empezar con personas inmunodeprimidas que han sido sometidas a un trasplante o padecen un cáncer, pero no está aún sobre la mesa poner dosis de refuerzo por edad, por ejemplo, a la población mayor de 65 años —como va a hacer Francia— a la espera de que exista evidencia científica que así lo aconseje.

Precisamente, el Centro Europeo de Prevención de Enfermedades (ECDC) difundió ayer un comunicado que no ve “necesidad urgente” de administrar dosis de refuerzo de vacunas “a individuos completamente vacunados en la población general”, pero sí abrió la puerta a volver a administrar otra dosis a personas inmunodeprimidas y también a “personas mayores y más frágiles” como “medida de precaución”. El organismo europeo se refiere, en concreto, a quienes viven “en entornos cerrados”, como residencias de ancianos, en las que se centrará la investigación del Instituto Carlos III.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, insistió en seguir las indicaciones del ECDC y de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), “y si van surgiendo otras propuestas [distintas a las dirigidas a trasplantados y enfermos de cáncer], estaremos atentos”, afirmó. Una de las investigaciones que podría arrojar luz es la que lanzará este mes de septiembre el Instituto de Salud Carlos III para conocer la evolución de la inmunidad tras ser vacunadas de personas que viven en residencias de mayores. La institución espera poder tener resultados a finales de año.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA